Desperdiciar tiempo no es de sabios

No le recomiendo quedarse esperando a que algo cambie en el mundo, mejor cambie algo en el suyo
$!Desperdiciar tiempo no es de sabios
El desperdicio es evitable, simplemente teniendo un método que lleve a resultados.

Cuando pedimos que los días tengan más tiempo es porque no estamos teniendo suficiente de tan preciado recurso no renovable.

La mala noticia: Nadie logrará colocar más tiempo a cada día. Muchos lo han solicitado al cielo, nunca han conseguido resultados. La buena noticia: Por lo general, desperdiciamos tiempo en cosas que no cubren ninguna necesidad. El desperdicio es evitable, simplemente teniendo un método que lleve a resultados.

No le recomiendo quedarse esperando a que algo cambie en el mundo, mejor cambie algo en el suyo. Si busca excusas es porque no cree tener la posibilidad de mejorar su calidad de vida.

Recomiendo manejar las tareas de una forma asertiva. Por ejemplo: responda los mensajes cuando los lea; si no los podrá contestar, ábralos cuando saque el espacio para hacerlo. A veces pensamos que hay que abrirlos para saber si son urgentes. Considero que pudiese pasar con alguno que otro, pero la mayoría no requiere de inspección. En mi libro ¿No tienes tiempo? demuestro dónde perdemos la mayor parte del tiempo. Le aseguro que es fácil lograr un método con poco desperdicio.

Tener posibilidad de leer los correos electrónicos en el teléfono es un arma de doble filo. Si no tiene nada que hacer le saca provecho. Si tiene que responder y lo hace estará ahorrando tiempo. Sin embargo, si lo lee y no responde, por lo general volverá a hacerle caso cuando reciba un recordatorio, o sea, ya perdió tiempo e hizo que el remitente lo perdiera. Por otro lado, si trata de estar siempre conectado puede ser que termine dedicándole su tiempo de ocio a cosas que pueden y deben esperar.

Los medios electrónicos, mejor diré que algunos usuarios de esos medios, nos hacen utilizar mucho tiempo que se convierte en desperdicio. El envío de informaciones de baja o ninguna relevancia por vías de acceso inmediato ha llevado a cambiar el sentido de la palabra urgente. Las salas de comunicación en el teléfono hacen que todo lo enviado se convierta en urgente. Algunos se han aprendido a manejar con los diferentes tonos y hasta quitándole el timbre a algunas personas o grupos.

¿Lo malo del torrente informativo? Lo verdaderamente importante puede terminar envuelto por lo que aparenta urgente. Leemos más cosas de las que necesitamos y nos invaden las respuestas de los demás.

Revise cada área donde utiliza tiempo; mire si hay posibilidades de hacer las cosas de otra forma... y algunas ni hacerlas. En lo personal muchas veces encontrará que hacer lo que es realmente importante para usted y los suyos le da mejor calidad de vida que realizar o ver lo que es importante para otros. ¿Se atreve a revisar desperdicios en el uso de las redes sociales y los salones de conversación?

+ Leídas