Fin e inicio: ¿Cambios o no cambios?

Siempre he dicho que prefiero no esperar fechas para definir cambios. Pero el que siente un hormigueo al acercarse momentos específicos, que aproveche para revisar y cambiar lo necesario.
$!Fin e inicio: ¿Cambios o no cambios?
Aprovechar que una nueva década nace es fantástico.

El año cambiará pronto de número. Una década pasará a la historia, mientras otra nacerá. Son grandes cambios los que se avecinan, por lo menos en la escritura. ¿Queremos aprovechar la ocasión?

No por cambiar la fecha vendrán cosas buenas, ni todo lo contrario. No porque el mundo se mueva en una dirección financiera nuestras finanzas particulares también lo harán. Está claro que en tiempos de crisis o bonanzas muchos caminan en la dirección contraria. ¿En cuál quiere usted andar? Eso independiente de lo que pase.

Propósitos de nuevo año deben ir acompañados de un plan... es la gran receta para lograrlos. Salir de deudas, convertirse en inversionista, crear un negocio, hacerse independiente, comenzar a ahorrar, comprar una vivienda, etc. Sueños sin plan no se convierten en realidad... es más, no llegan ni a la categoría de objetivos.

Aprovechar que una nueva década nace es fantástico. Evalúe cada sueño que se ha propuesto realizar este nuevo año y trace un plan detallado para alcanzarlo. Si no ha escrito sus “metas” es hora de hacerlo. No solo para el año, sino para la década.

¿Qué logró en esta última década que esta semana termina? ¿Lo había planificado? ¿Qué no logró de lo que había soñado? Son muchas las preguntas que podríamos hacernos. Ya no importa mucho los resultados, todos están en el pasado. Es hora de lograr lo próximo.

¿Cuáles sueños tiene? Escríbalos en una hoja. Luego utilice una hoja separada para cada uno. Coloque los pasos a dar y póngale fecha. Inscríbalos en un calendario electrónico y colóqueles alarmas. Por ejemplo:

Quiero ahorrar para algo en específico: El plan debe contener algunos pasos. Determinar cuánto necesito; decidir cuánto tiempo tengo para lograrlo; dividir la suma en la cantidad de veces que sacaré dinero para eso, si es quincenal serán dos por mes, por ejemplo; abrir una cuenta para dicho propósito; colocar un débito automático a mi cuenta para hacer el depósito cada vez que lo decidí, como los días 15 y 30. A cada paso le pongo una fecha para realizar y me pongo una tarea en mi calendario electrónico o agenda. Una vez planificado no puedo llevarme de saboteadores emocionales que me dirán que lo haga mañana o el próximo lunes.

Ya sé, no es tan fácil como lo pinto, hay muchas razones para no lograrlo. Le diré una: No puedo sacar esa cantidad cada quince días; pues ponga la meta más alejada y la cuota para lograr su sueño será más baja... así se podrá comer más pizzas en el camino, comprar refrigerios y cafés que podría tomar en casa, etc. Es una decisión propia si quiere alcanzar lo que desea o prefiere seguir buscando excusas por no lograrlo.

De la misma forma escucho a personas decir que no pudieron ir al gimnasio por tal o cual razón; que no han podido ir al dentista por el trabajo; que no visitan a sus familiares por falta de tiempo... ¿Sabe qué? El dinero y el tiempo existen, las decisiones diarias son las que normalmente faltan.

No pretendo ser un pesimista que le dirá que si no hace nada para cambiar lo que no quiere por lo que quiere nunca logrará lo que desea... pero si no acciona no habrá cambios.

Feliz nueva década, ¡FELIZ 2020!

+ Leídas