Rodéese de personas...

$!Rodéese de personas...

¿A quién eligió para estar a su alrededor? No me refiero a las actividades obligatorias de las que no puede escapar. Piense bien...

Sé que no todo el tiempo podemos decidir con quién estamos. Lo que sí le puedo asegurar es que podemos influenciar en el tiempo que pasamos con esas personas y en lo que aceptamos que nos influya de ellos.

Propondría hacer dos listas de personas; las que no deberían estar a nuestro alrededor y las que deberíamos buscar para que estén.

De quién no rodearnos

De quien nos resta. Esas personas que traen un mal augurio colgado en el cuello no deberían estar en nuestras vidas más del tiempo obligatorio... o hasta menos de ahí. Tampoco debemos dejarnos influenciar por ellos. Tienen una negatividad a flor de piel y esta se contagia como cualquier gripe.

De quien nos frena. Desde pequeños nos están diciendo que no somos capaces de esto o aquello. Nos presagian momentos malos si intentamos algo. Algunos no lo dicen, pero lo sentimos en su voz o apatía. No nos creen capaces de algunas cosas. Cuando les contamos planes su cara se arruga donde no quisiéramos ¿Debemos tenerlos cerca? Nunca en ocasiones que nos puedan impedir lo que nos hace avanzar.

De los que no nos dejan ser. Esos individuos que siempre quieren que cambiemos. Nos dan directrices de cómo ser en la vida. Nos quieren manipular hasta en lo que debemos comer y vestir, qué decir, qué hacer o no. No es aquel que nos aconseja para triunfar profesionalmente, me refiero al que no nos acepta como somos.

De quién rodearnos

Del que nos sume. Tanta gente que me aporta en la vida... debo buscarla y dejarme contagiar. Aprender de ellos y con ellos. Hoy es tan fácil, a muchos los encuentro en la red, por ejemplo. Mi profesor de cocina no me conoce, me ha enseñado tantas cosas y no le he podido decir una palabra. Él es famoso, solo lo veo en videos y libros. Él es un ejemplo de las personas que traigo a mi alrededor, así como tantos otros. No hace falta que ellos me den permiso ni saquen tiempo para mí. Yo puedo hacerlos estar a mi lado.

Del que nos empuje. Que me saque de la inercia. Qué me ayude a salir de mi zona de confort. De esas personas que ven lo mejor en mí y me impulsan a buscar más. De aquellos que creen en mí, hasta me creen capaz de acciones que yo no estoy seguro que pueda realizar.

Del que nos deje ser. No tiene que estar de acuerdo con nosotros, mucho menos ser como somos. Simplemente nos acepta como somos. Si nos apoya, mucho mejor. Gente que me quiere y me aporta desde el punto de vista emocional.

En el primer grupo encontraremos personas que a pesar de no quererlas cerca no podremos sacarlas. Tenemos dos caminos: logramos que no nos afecten, o reducimos al mínimo el tiempo que nos ocupamos (hasta en pensamientos) con ellas.

En el segundo grupo habrá personas que no será tan fácil tenerlas todo el tiempo que queremos, pero sí podemos aumentar su presencia en nuestras vidas, haciendo que nos llenen de lo que deseamos de ellas. Aprovechando el tiempo que están y el que les dedicamos, sobre todo el tiempo que las tenemos sin estar.

20180706 https://www.diariolibre.com

+ Leídas