Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Francina Hungría
Francina Hungría

Francina Hungría: “Me aburren los discursos populistas requete gastados”

No solo es todo un ejemplo de superación, Francina es divertida, sumamente persuasiva, se le da bien cocinar, reconoce que tiene un sentido del humor bastante negro, lo da todo en un karaoke y es de las que queman la pista de baile (si la dejan). ¿Quieres saber más?

Expandir imagen
Francina Hungría: “Me aburren los discursos populistas requete gastados”
Francina Hungría, directora y fundadora de la Fundación Francina. (FUENTE EXTERNA)

—¿Prefieres trasnochar o madrugar?
Madrugar. Luego de las 8:00 p.m. suelo estar bien cansada, recargo baterías un par de horas y a las 3 o 4 de la madrugada es perfecto para leer y trabajar documentos. El silencio de la noche me permite concentrarme mucho mejor y soy más eficiente. Ya a las 5 o 6 de la mañana es perfecto para mi rutina de ejercicios.

—Sueño más recurrente...
Cada tanto sueño que me están persiguiendo. En esas vueltas he tenido que manejar sin ver, sólo guiándome de las indicaciones de mi copiloto y con el perseguidor pisándome los talones. ¡Adrenalina pura!

— ¿Cuál es la primera canción que pides en un karaoke?
¡Todas! A mí hay que arrebatarme el micrófono. Me gustan las de amargue, las que se cantan a coro, apasionarme, tirarme al piso. En fin, soy la pesadilla de los vecinos. “A puro dolor” (Son By Four), “Enséñame a olvidar” (Aventura) y “Este loco que te mira” (Marc Anthony), son fijas en mi repertorio.

—¿Cuándo bailaste por última vez?
El 19 de octubre en el cumpleaños de una amiga, ¡quemando la pista como la mejor! Bailé riquísimo hasta que me dolieron los pies.

—Nadie se imagina que...
Doy la vida por una cadeneta, una buena morcilla o longaniza con mucho limón, sentada en cualquier rincón del mundo tirando un par de manitas de dominó. ¡Normal!

—¿Qué te hace reír?
Los chistes de ciegos, un poco de humor negro siempre viene bien para reír a carcajadas hasta que te duele la barriga.

—¿Cuál es ese gran talento (que nadie conoce)?
Puedo ser muy persuasiva cuando quiero algo. La cocina también se me da muy bien.

—¿Qué ley impondrías a escala mundial?
Bailar malo, definitivamente, debería ser un crimen penado por la ley. La aplicación de esta norma incluye la creación de fábricas de ritmo para el que le haga falta y un toque de queda para fajarse a bailar bajo la lluvia con cada precipitación. Mayo sería un mes muy divertido.

—¿Qué defectos perdonas más fácilmente?
El mal gusto musical y el despiste.

—Las limitaciones, ¿son las que nos ponemos o las que nos ponen?
Ambas. Todos somos producto del entorno que nos tocó. Pero todos también tenemos la capacidad o no de gestionar los obstáculos que, como parte de la vida, tenemos que enfrentar constantemente.

—¿En qué cosas te sientes fuera de lugar, diferente o impotente?
Me incomoda hacerme fotos sola, siento que no sé qué hacer. Los lugares ruidosos me anulan totalmente. Lo de ser diferente es una constante, ya estoy habituada, pero de tanto en vez, alguien me recuerda que en lugares públicos la gente se queda mirándome fijamente. Me siento expuesta. Me queda la duda: ¿será por el bastón?

—¿Qué hacer como sociedad para cambiar?
Ser tolerantes. Entender que todos venimos de orígenes distintos pero somos iguales en derechos. Dedicar un par de horas a hacer trabajo voluntario está altamente recomendado para la depresión, a la vez que contribuimos al bienestar colectivo.

—No renunciarías nunca:
Al café. Con todo y gastritis le doy para allá hasta que el cuerpo aguante.

—Un miedo irracional.
Perderme a mí misma en el momento que tenga hijos.

—Te aburre a muerte...
Los discursos populistas requete gastados. Hacer dieta también me aburre de mala manera y de paso me mata de hambre. Imagínate sentarme a ver un certamen de belleza, ¡nada que ver!

—¿La frase que mejor aplicas en tu vida?
“Al mal tiempo, buena cara”. Estas dos las repito constantemente: “El que no se tira se jondea” y “a falta de pan, casabe”.

—Titula tu biografía
“Cayena Des-Ojada” (ja ja).

TEMAS -

Periodista, con más de 30 años de experiencia en revistas. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, España. Actualmente dirige la sección Revista de Diario Libre en República Dominicana.