Por qué los jóvenes deben prestar atención a su corazón

$!Por qué los jóvenes deben prestar atención a su corazón

Hoy deseo dirigirme a la población joven, y por qué no a sus padres, a propósito de tres fallecimientos cercanos, de manera súbita. Es importante prestar atención a los síntomas, que en ocasiones dan pequeños indicios de que se puede estar aproximando un evento agudo.

Cefaleas (dolores de cabeza frecuentes), sensación de dolor de pecho, fatiga inexplicable a moderada en mínimos esfuerzos, palpitaciones, mareos, dolor en la boca del estómago, pérdida de conocimiento, insomnio... Todo esto debe llamarle a usted la atención o si, usted que está leyendo, posee un familiar con dichos síntomas, lo correcto es acudir a consultar con un especialista de la salud.

No debemos pasar por alto las alertas, ni acomodar síntomas a cosas pasajeras (viento, estrés, exceso de trabajo), ni consultar con el vecino, Google , amigo o familiar. Sí debe buscar ayuda con quien es idóneo para determinar si esos síntomas son o no de importancia luego de realizar una correcta evaluación, estudios de lugar. Descartando lo orgánico, debe ser su médico de cabecera o especialista en el área de la cual se queja.

No caiga en errores que posteriormente son irreparables. Además si usted posee antecedentes de muerte súbita en su famili, o posee factores de riesgos, debe consultar periódicamente con un especialista.

No se trata solo de realizarse un electrocardiograma en reposo o unos análisis; debemos ser más agresivos en la búsqueda del por qué, de la sintomatología.

A ustedes padres: debemos ser jefes de familia en todo, incluso para motivar la prevención de enfermedades cardiovasculares o detectarlas a tiempo y pendientes de nuestros hijos. Acudir a tiempo puede salvar una vida.

Hoy las enfermedades cardiovasculares y metabólicas no se presentan solo en pacientes añosos; existe una elevada cantidad de hipertensos jóvenes, e infartos en edades menos de 40 años

Aun existe el COVID-19 en nuestro país, pero recordemos que las enfermedades crónicas no transmisibles siguen presentándose al igual que los eventos agudos o descompensaciones.

+ Leídas