Alergias, contaminación, cambio climático y COVID-19

La gran cantidad de polen, la contaminación del aire que respiramos y el calentamiento global están produciendo enfermedades respiratorias de manera casi permanente no solo en los niños, sino también en jóvenes y envejecientes y, en estos tiempos, acompañados de una pandemia.

Estamos teniendo muchos casos de rinitis. La mayoría son rinitis alérgicas que pudieran confundirse con la rinitis que produce el coronavirus. Y es bueno establecer las diferencias. En la rinitis alérgica hay una secreción nasal transparente, picor de la nariz e irritación ocular, no hay fiebre, no hay cefalea, ni se pierde el olfato, manifestaciones que suelen aparecer en la rinitis por coronavirus.

Niños y adultos alérgicos, en esta pandemia deberían saber que ser alérgico no les predispone a padecer con más frecuencia de COVID-19. Sin embargo, las personas asmáticas que de hecho tienen un componente alérgico importante, deberían tener muy bien controlada su enfermedad, porque el paciente “que se aprieta” y que se infecta con el nuevo coronavirus o con cualquier otro virus respiratorio tiene más probabilidades de complicarse.

La lucha por detener el cambio climático y el calentamiento global, una de las metas para el año 2030 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, por efecto de la pandemia, está siendo descuidada. El daño que el ser humano le viene produciendo desde hace mucho tiempo a la biodiversidad, está favoreciendo la extinción de especies animales y vegetales permitiendo que virus que incluso todavía no conocemos salten de otras especies a infectar a la especie humana, un daño que el hombre está produciendo y que por lo tanto está en sus manos evitar.

La pandemia que está produciendo el nuevo coronavirus y que estamos padeciendo, el maltrato que hacemos a nuestro hábitat natural (el planeta Tierra), nos están diciendo que vivimos en una aldea global y muy desigual. Que lo que afecta a las personas en Asia, nos puede afectar a nosotros en el Caribe. Y que, por lo tanto, los desafíos que estamos enfrentando y los que en lo adelante tendremos que enfrentar, necesitan de la colaboración y solidaridad de todos. De los ricos y de los pobres. Y que, cuantos menos pobres existan en la tierra, querrá decir que por fin entendimos el mensaje. De lo contrario, el futuro de la especie humana y de nuestra civilización será muy incierto.

+ Leídas