Coronavirus: SARS, MERS y Wuhan

$!Coronavirus: SARS, MERS y Wuhan

SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) Síndrome Severo Respiratorio Agudo. Tiene su origen en un coronavirus que se originó en China entre noviembre 2002 y febrero 2003 una epidemia con más de 8,000 casos y 774 muertes, que se difundió a Europa, Asia y los EE.UU. y que obligó a la OMS y a los CDC a lanzar en ese entonces, una alerta mundial.

MERS (Middle East Respiratoy Syndrome) Síndrome Respiratorio del Medio Este. Es una enfermedad respiratoria aguda y severa, nueva para los humanos, reportada por primera vez en Arabia Saudita en el año 2012 y que se diseminó por muchos otros países incluyendo a los EE.UU. Las personas que se contagiaron desarrollaron una enfermedad pulmonar que incluía fiebre, tos, y dificultad respiratoria y, que también la produjo un coronavirus (MERS-CoV). Se transmite rápidamente de persona a persona a través de secreciones, saliva, al toser, estornudar, cuando nos damos la mano, en aglomeraciones y en relaciones muy cercanas. Un viajero infectado en China, podía transmitir el virus en el avión en el que viajaba y propagar la enfermedad a otros países y continentes.

Wuhan (2019-nCoV) es el mismo coronavirus, un subgrupo nuevo, desconocido, cuya mutación, si la hay, no se ha identificado. Como los anteriores, se propaga rápidamente desconociéndose si será menos o más agresivo. Es en la actualidad el origen de mucha preocupación y, motivo justificado para una nueva alerta mundial hecha por los expertos en salud pública.

Para este virus y otros que no tienen vacuna, su prevención consiste en lavado de las manos con agua y jabón y, el uso de desinfectantes a base de alcohol, cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar, evitar llevarse las manos a la boca, ojos y nariz, evitar contacto con personas enfermas y mantener limpios objetos y utensilios. Practicar estos hábitos en la casa, colegios y escuelas enseñando a los niños, es nuestro deber.

No debe producir pánico el brote epidémico por coronavirus detectado recientemente en Wuhan, China, sí tomar las medidas que están a nuestro alcance para prevenir su propagación; medidas válidas también, para muchos otros virus y bacterias. Y, recordar a los grupos antivacunas, que ojalá la comunidad científica y la industria puedan en poco tiempo descubrir la vacuna contra el coronavirus y muchas otras enfermedades que amenazan la salud de las personas en el mundo.

+ Leídas