El niño zurdo: razones para no cambiarlo

Si el hemisferio cerebral dominante es el izquierdo, el niño será derecho, y si por el contrario, el hemisferio cerebral dominante es el derecho, el niño será zurdo.
$!El niño zurdo: razones para no cambiarlo

La mayoría de los padres y maestros son conscientes del error que es obligar al niño que usa su mano izquierda a que use la derecha, y quizás, no saben por qué. El cerebro humano se desarrolla para que un hemisferio cerebral sea el dominante, de ahí, que el niño se decida por usar su mano, ojo, oído y pie derechos, y un 15 % a 20 % su lado izquierdo, en ambos casos, es normal. Si el hemisferio cerebral dominante es el izquierdo, el niño será derecho, y si por el contrario, el hemisferio cerebral dominante es el derecho, el niño será zurdo, es lo que se conoce como lateralidad cruzada completa. Si este proceso se interrumpe, no se completa el desarrollo neurológico y como consecuencia, a los 6 ó 7 años de edad, pueden aparecer problemas en el aprendizaje y la lectura. Porque el hemisferio cerebral dominante, es el que asume las funciones del lenguaje. De ahí, la importancia de no alterar una adecuada lateralidad cerebral obligando al niño a ser derecho cuando su cerebro le está ordenando que sea zurdo.

Si observamos al niño, antes de éste cumplir su primer año no ha desarrollado su lateralidad cerebral. Esto, lo consigue con el tiempo y sus experiencias de vida, y es por ello, que en sus primeros meses es ambidiestro y su lenguaje muy rudimentario. Muchos de los problemas de lectura los encontramos en niños a los que se les ha restringido arrastrarse o gatear, se les ajustan zapatos sin todavía saber caminar y, con un andador, pretender acelerar un proceso que deberá llegar más tarde. Se les coarta su desarrollo, si se les obliga a usar el lado derecho de su cuerpo cuando su cerebro les está ordenando lo contrario.

Si no permitimos que una de las mitades del cerebro se haga dominante, no se completará un desarrollo cerebral adecuado. Los impulsos y estímulos no serán manejados por un solo hemisferio, y la habilidad cerebral se verá afectada. Se producirá en el niño una lateralidad cerebral mixta que se manifestará con problemas de lectura, de orientación espacial, de la escritura, dislexia y en algunos casos tartamudez.

+ Leídas