$!En el Día del Padre

“Padre, decidme qué le han hecho al río que ya no canta.

Resbala como esos peces muertos bajo un palmo de espuma blanca.

Padre, que el río ya no es el río.

Padre, antes de que llegue el verano, esconde todo lo que esté vivo.

Padre, decidme qué le han hecho al bosque que ya no hay árboles.

En invierno no tendremos fuego ni en verano sitio donde resguardarnos.

Padre, que el bosque ya no es el bosque.

Padre, antes de que oscurezca llenad de vida la despensa.

Sin leña y sin peces, padre, tendremos que quemar la barca, labrar el trigo entre las ruinas, padre, y cerrar con tres cerrojos la casa.

Y decía usted... padre.

Si no hay pinos no habrá piñones, ni gusanos, ni pájaros.

Padre, usted nos dice que donde no hay flores no se dan las abejas, ni la cera, ni la miel.

Padre, que el campo ya no es el campo.

Padre, alguien anda por ahí pintando el cielo de rojo y anunciando lluvia de sangre.

Padre, los que rondan por ahí son monstruos de carne con gusanos de hierro.

Padre, no tengas miedo, y decid que no, que yo os espero.

Padre, que están matando la tierra.

Padre, deje usted de llorar... que nos han declarado la guerra.”

Estas, son las letras de la canción “Pare” (Padre en catalán) de Joan Manuel Serrat en idioma catalán, dada a conocer en los años 70 del siglo pasado. El cantautor, compositor, actor, escritor, poeta y músico fue tildado entonces de fatalista por esta canción. Pero solo se estaba adelantando por más de cuatro décadas a lo que se veía venir. La destrucción de nuestro hábitat, los ríos, la fauna y la flora por las corporaciones transnacionales que eliminan las selvas del África, de la Amazonía y en muchas otras partes del mundo.

En el día del padre, el último domingo del mes de julio en nuestro país, yo invito a oírla. Es la crónica de una catástrofe anunciada. Porque el planeta tierra, sus animales, sus bosques y las personas que lo habitamos, no sobreviviremos mucho tiempo si nuestros gobernantes y líderes insisten en el maridaje con esos monstruos de carne con gusanos de hierro que nos han declarado la guerra.

Feliz día padre – te deseamos los hijos que aspiramos a un mejor país para tus nietos.

+ Leídas