Eventos breves, inexplicados y resueltos que amenazan la vida del niño

$!Eventos breves, inexplicados y resueltos que amenazan la vida del niño

Este síndrome, se conoce en la literatura anglosajona como ALTE (Apparent Life Threatening Event) un evento que aparentemente pone en riesgo la vida del niño en su primer año de vida. Es un episodio de corta duración (no más de un minuto) se resuelve espontáneamente, pero que puede complicarse y precisar de medidas de reanimación, y también, tener su origen en una enfermedad importante de base como el reflujo gastro esofágico, trastornos del sistema nervioso central, infecciones virales respiratorias, influenza, el virus sincitial respiratorio o la tosferina, sepsis y meningitis. En más del 50% de los casos no es posible determinar su causa.

Es un trastorno que ocurre súbitamente acompañado de apnea o paro respiratorio, palidez y cianosis (color azul de la piel), flacidez y también rigidez muscular. La Academia Americana de Pediatría recientemente ha cambiado el término ALTE por el de BRUE (Brief Resolved Unexplained Event) o Evento Breve Inexplicable Resuelto para que los padres de estos niños no se alarmen más de la cuenta. El pronóstico depende de si existe una enfermedad de base, porque el ALTE o BRUE como tal, no parece tener efectos a largo plazo en el desarrollo normal del niño. Aunque la relación de estos episodios con el Síndrome de muerte súbita del lactante no está clara, los niños que presentan dos o más episodios de ALTE, tienen riesgos más altos de muerte súbita.

Tuve un paciente con este síndrome, un niño normal, a término, nacido vía cesárea, que a los 20 días hizo un vómito acompañado de paro respiratorio, cianosis, rigidez muscular, asfixia, protrusión de la lengua y movimientos oculares anormales. Su madre, que es médico refiere que su hijo está vivo porque ella le aplicó RCP o resucitación cardio pulmonar. El niño hizo dos episodios más adelante antes de cumplir sus 4 meses, y en la actualidad con 16 meses de edad está desarrollándose satisfactoriamente. Se le diagnosticó un reflujo gastroesofágico severo, y en la resolución del caso trabajó un equipo multidisciplinario compuesto por el pediatra como líder del grupo, una neuróloga, cardióloga, y gastroenteróloga pediátricos. El ALTE o BRUE se resuelve casi siempre antes del primer año sin problemas, pero sin que perdamos de vista, que puede ser la señal de una enfermedad importante que a veces pone en riesgo la vida del niño.

+ Leídas