Kawasaki vs COVID-19: ¿Un síndrome nuevo?

$!Kawasaki vs COVID-19: ¿Un síndrome nuevo?

La enfermedad de Kawasaki se conoce en el mundo desde hace 59 años, y no se sabe su causa. COVID-19, es una enfermedad nueva y se sabe que la produce el SARS-Cov-2. Kawasaki es casi exclusivo de los niños menores de 5 años, COVID-19 afecta levemente a los niños y más frecuente y severamente a los adultos.

La complicación más seria del Kawasaki es el aneurisma de las arterias coronarias, COVID-19 afecta más al músculo cardiaco (miocarditis) y los trastornos tromboembólicos y de la coagulación de la sangre que se ven en COVID-19, no son propios del Kawasaki. El síndrome multisistémico inflamatorio que vemos en el Kawasaki y que han sufrido algunos niños que padecieron COVID-19 o fueron positivos al SARS-Cov-2, también lo han padecido niños que dieron negativo a este virus.

La inflamación sistémica que vemos en la enfermedad de Kawasaki y COVID-19, no es un fenómeno nuevo, se ve en muchas otras enfermedades, y es una reacción inmunológica exagerada que se conoce como “tormenta de citoquinas”. Las citoquinas, son unas proteínas o moléculas que produce nuestro sistema inmunológico, que se comunican entre sí, para defendernos de cualquier agresión (virus, bacterias etc.). Una respuesta exagerada en la producción de estas citoquinas que son las que regulan los mecanismos de inflamación y desinflamación normal de nuestro cuerpo, van a producir un desorden, un caos, que culmina en lo que se ha dado a conocer como síndrome inflamatorio multisistémico. Una respuesta que vemos en el Kawasaki, COVID-19 y en muchas otras enfermedades o agresiones a la economía humana. Y, ¿por qué unos niños responden muy bien y otros no? ¿Juegan la genética y/o la agresividad del virus un papel determinante? ¿Es el SARS-Cov-2 la causa de un nuevo síndrome? ¿Es este virus una de las causas de una enfermedad que como el Kawasaki hasta hoy es de origen desconocido? Por el momento, no hay suficientes evidencias científicas para responder categóricamente a estas y a muchas otras preguntas, que solo el tiempo y la investigación médica se encargarán de aclarar. En estos tiempos, sin embargo, pediatras y padres debemos estar muy alertas ante cualquier niño que, estando sano, aparezca con fiebre alta, ojos y boca rojos e inflamados, ganglios alterados y algún que otro síntoma, porque podríamos estar ante un paciente con el síndrome inflamatorio multisistémico.

+ Leídas