Los fármacos y los médicos no son suficientes

$!Los fármacos y los médicos no son suficientes

Para evitar muchas de las enfermedades que padecemos, los médicos y los medicamentos no son suficientes. Debemos reaprender a vivir y hacer cosas que están a nuestro alcance, con las que vamos a fortalecer nuestras defensas.

Si tienes un trabajo muy duro, tómate 15 minutos cada dos o tres horas para relajarte. Duerme 8 horas por las noches y, si puedes hacer alguna siesta, mejor. No estés estático todo el tiempo, mueve el esqueleto, aunque sea 30 minutos al día, no es necesario que te agotes. Nunca fumes. Y el buen trago, disfrútalo sin necesidad de embriagarte. Come poco, no importa que sean 5 o 6 comidas al día, aprende a levantarte de la mesa sin saciarte, y verás lo bien que te vas a sentir, es solo cuestión de aprender. Evita la azúcar añadida, y come la fruta entera, y no su jugo. Si no lo has aprendido, aprende a comer vegetales, poca carne y más pescado.

Vivir sin estrés es imposible, pero aprender a manejarlo, sí se puede. Haz a diario ejercicios mentales con pensamientos agradables, camina un rato a solas, mejor si estás bien acompañado. Exprésate con palabras agradables al que te queda al lado, porque lo harás sentir bien, y tú mismo te sentirás mejor. Vive el presente de manera positiva, y olvida lo negativo que viviste ayer. El futuro, vívelo solo cuando se haya convertido en presente. Planifícate y organiza tu vida, pero no tanto que te puedan sorprender y llevarte muy bien organizado al otro mundo.

Disfruta un buen libro, si sabes leer, y saca el tiempo para una buena película. Date un paseo de vez en cuando, con gente buena. Pero recuerda que solo es mejor que mal acompañado. Saca un momento para oír música. La que te guste, porque esa será la mejor música para ti, aunque sea la peor para mí. Cultiva y fortalece tu espíritu. Si puedes hacer feliz a alguien, te estarás haciendo feliz a ti mismo. Y, si crees en algo, en alguien o en nada, haz una oración a Dios, al mar, al río, a la montaña o a la naturaleza, al levantarte y al acostarte, al medio día o cuando te salga. Porque, aunque tú no lo creas, haciendo estas cosas, estarás fortaleciendo tu sistema inmune, te enfermarás menos y vivirás mejor.

+ Leídas