Análisis del Samsung Galaxy Note 10 Pro

$!Análisis del Samsung Galaxy Note 10 Pro

Por un período de tres semanas tuvimos la oportunidad de probar el Samsung Galaxy Note 10 Pro y esto es lo que concluimos acerca del más reciente móvil del gigante surcoreano. Como usuario del Note 9 por cerca de un año, esperaba que el salto entre un equipo y otro no iba a ser tan dramático; pero luego de utilizar la décima versión de la gama Note en diferentes situaciones debo reconocer que sí hay diferencias en la experiencia de usuario.

La pantalla del equipo es la primera gran diferencia entre el reciente Note y su antecesor. Sus dimensiones son de 6.8 pulgadas de tamaño y resolución QHD demuestran de nuevo que la surcoreana domina el segmento. Esta vez Samsung utilizó la tecnología “Hole Punch”, de corte circular en la cámara frontal del equipo, la cual elimina enormemente los bordes del equipo y crea la sensación de una pantalla flotante. Sin embargo, esta implementación llevó a la pérdida de los sensores de escaneo en 3D del rostro y del iris de los ojos de los usuarios, y los reemplaza por la utilización de la cámara para estos fines, lo que disminuye el número herramientas de seguridad.

Por otro lado, Samsung dejó en el pasado los lectores de huellas físicos por los de ultrasonido debajo de la pantalla, el cual es bastante práctico a la hora de desbloquear el móvil cuando se encuentra en cualquier superficie. Pero lo hace menos fiable que el que se encontraba en la parte trasera de Galaxy Note 9.

La otra gran actualización es la implementación de cuatro cámaras traseras, con lentes de rango amplio, ultra amplio, de telefoto y lente con visión de profundidad. La calidad de las imágenes y videos es tope dentro de las mejores cámaras móviles. Sin embargo, esto trajo como sacrificio la eliminación del sensor del ritmo cardíaco, clásicos en los equipos de la marca desde el modelo S5. Y esto puede leerse como una estrategia de mercadeo para obligar a los usuarios a comprar sus equipos “weareables” como relojes inteligentes y pulseras de monitoreo deportivo.

Pero es en la actualización del software en la que la empresa dio el salto, con una inteligencia artificial más rápida para detectar lo que se encuentra en la imagen, y que es extremadamente útil a la hora de escanear documentos.

Pero este equipo no sería un Note sin el SPen, y aunque Samsung le agregó nuevos trucos y gestos inalámbricos, la utilidad en el día a día, y con respecto a su antecesor, pasan inadvertidas. Sí me hubiera gustado la inclusión de un micrófono en el lápiz, algo muy útil para aprovechar la excelente cámara que Samsung colocó en el equipo.

Si estás dispuesto a gastar más de mil dólares en tu próximo móvil, el Note 10 es una excelente opción.

+ Leídas