Él es muy seco

Pregunta: Hola doctora. Quiero sabe si me puede ayudar. Tengo una relación de casi 6 años, pero el problema con mi pareja es que es un hombre muy seco. Al principio era muy amoroso y lo demostraba mucho, cuando dormíamos yo lo abrazaba y muchas veces me decía “echa para acá, pero no me decía cosas bonitas, ni un te amo, nada”. Y o se le decía a él, pero no lo recibía y eso me fue como apagando el amor. Tuvimos problemas, nos separamos y volvimos. Yo era cariñosa, estaba allí pendiente de él, pero de nuevo sentí que no me trataba bonito. Pasó el tiempo y yo comienzo a cambiar. Ni haciendo el amor es igual, si lo hago es por hacerlo y siento que no quiero seguir con él. Aparte he visto que escribe a otras personas y les dice cosas bonitas que nunca me ha dicho a mí, se mandan fotos y para mí fue decepcionante todo eso. ¿Qué consejo me podrida dar usted?

Respuesta: Mi querida, has pasado mucho tiempo en una relación en la que has dado más de lo que recibes y eso es muy desgastante, al punto que puede matar el amor, pues inviertes tus emociones en una persona que no lo valora ni se esfuerza por demostrarte el mismo amor y dedicación que tú le das.

Es importante que sepas que las cosas no tienen por qué seguir así, es muy injusto para ti tener que resignarte a estar con alguien que se muestra frío y distante contigo y que además se escapa de la realidad, sosteniendo relaciones con otras personas que lo llevan a alejarse más de ti y destruir algo tan importante como es la confianza.

En este punto, donde me comentas que han terminado y vuelven, pero la dinámica sigue igual y has llegado a tener intimidad sólo por cumplir, entiendo que lo más recomendable es que asistas a terapia, para que puedas obtener herramientas que te ayuden a recuperar tu equilibrio emocional, y de esta manera puedas tomar decisiones para alcanzar tu bienestar.

Si como pareja deciden continuar, también será muy importante la terapia, pues deben trabajar en la reconstrucción de la confianza, evaluar qué los sostiene y si la relación realmente tiene un sentido de merecimiento.

Por último, mi mejor recomendación: busca siempre tu paz.

Temas

Familia

+ Leídas