Falta de concentración por el ruido

Hola Dra. Ana, le escribo porqué me gustaría su orientación y ayuda, estoy pasando por un proceso muy difícil. Tengo tres meses de parida y una situación difícil con mi esposo, pues desde el día que le dije que estábamos esperando un bebé que él deseaba porque no tenía hijos, nunca más ha vuelto a tocarme ni me ha demostrado afecto, le pido una explicación y solo me dice que todo está bien y que esté tranquila, ¡pero en verdad es difícil para mí porque soy humana! Por favor necesito ayuda con él y con mi matrimonio porque siento que estamos a punto del abismo.

Hola mi querida, te cuento que muchas veces sucede que algunos hombres que aún no han sido padres como es el caso de tu esposo, experimentan con el primer bebé una especie de temor ante la incertidumbre de lo que pueda representar esa responsabilidad y entre las reacciones que pueden tener está la indiferencia, la irritabilidad y ni ellos mismos saben el por qué se sienten de esa manera.

También, hay padres primerizos que no se sienten a gusto teniendo intimidad con su pareja, bien sea por los cambios físicos propios del embarazo o por miedo a hacer algún movimiento brusco que le pueda afectar al bebé, por creencias equivocadas acerca de este proceso, y esto puede extenderse hasta el periodo de la lactancia, como te ha ocurrido a ti.

Pienso que antes de sacar una conclusión acerca de lo que le pasa a tu esposo, sería bueno que le expreses abiertamente todo ese malestar que sientes y que además le comentes que para ti no ha sido suficiente esa respuesta que te ha dado al decirte que te quedes tranquila, pues lo has notado distinto y no era a lo que estabas acostumbrada.

Un nuevo integrante modifica por completo la dinámica de pareja y deben pasar por un proceso de adaptación donde será importante la comunicación, la comprensión y el respeto mutuo pues el bebé necesitará la atención total de ambos y ustedes serán los responsables de retomar poco a poco ese espacio de intimidad tan necesario en la relación de pareja.

¡Hola Doctora! Desde el inicio del Covid estoy en mi casa trabajando, pero desde hace dos meses al lado de mi apartamento están haciendo una torre y usted no se puede imaginar lo que es tener ruido de 8:00 am hasta las 5:00 pm de lunes a viernes y los sábados hasta el mediodía. Ya he recibido el llamado de atención de mis jefes pues he bajado mi productividad. No le niego que he hecho de todo para ver si me concentro, pero realmente se me hace difícil y después de las 5.00 pm cuando terminan de taladrar, estoy tan estresada que por más que busque la forma, no avanzo.

¡Hola! Gracias por escribirme y tener la valentía de contar tu historia. El psiquiatra Dr. Jaime Adán de la Clínica Ruber Internacional expone que “es sumamente complicado conseguir concentración cuando existe un ruido”. Por eso recomienda buscar un lugar más tranquilo, sobre todo, en el caso de los adolescentes.

Este psiquiatra reconoce que uno de los factores más influyentes es la motivación, es decir “cuanto más nos interesa lo que hacemos, más atención prestamos”. Ahora bien, yo pienso que cualquiera se desmotivaría teniendo un sonido perturbador tantas horas cerca, aunque quiera funcionar.

Para el Dr. Adán lo recomendable es buscar la forma de acostumbrarse a trabajar con el ruido y no luchar contra él, pero realmente pienso que no todos tenemos esa capacidad de adaptación y que, si tienes la posibilidad de un cambio, debes hacerlo.

La primera opción sería plantearle la situación a tus superiores para que puedas regresar a tu espacio laboral o buscar un lugar donde puedas trabajar cómodamente (casa de un familiar, bibliotecas, museos, espacios como el Parque Botánico o el Mirador)

Siempre debemos apreciar el silencio, pues no solo nos ayuda a concentrarnos sino también a calmar muchas veces esas sensaciones que no distinguimos con facilidad.

Temas

Salud
Familia

+ Leídas