Problemas con la suegra

$!Problemas con la suegra

Pregunta Doctora, quiero que me ayude con lo siguiente, tengo una suegra que es muy buena persona, pero también es muy entrometida, quiere coger más atribuciones de las que le corresponden por el simple hecho de ser la mamá de mi esposo. Esto me llevó a cambiar el tipo de relación que teníamos, antes hablábamos todos los días, pero ahora solo mantengo la cordialidad con ella. Mi esposo no le pone límites “por pena” y siempre me toca a mí de una manera u otra... y siempre quedo yo como la mala de la película. Entonces me gustaría su ayuda con este tema, cómo yo puedo poner límites claros sin que se ofendan y cómo lidiar con una suegra tan intensa, por favor.

Respuesta El término intensidad ha tomado mucha sensación en los últimos tiempos en nuestro país pues lo utilizamos para describir a una persona que quiere tener el control de todo, y que las cosas se hagan a su velocidad, lo cual ocasiona problemas con otras personas porque asume que tiene la verdad absoluta y que no necesita la aprobación de los demás para lograr su cometido.

Fíjate bien en algo que expresas en tu escrito: su hijo no le pone límites por pena. Es ahí donde realmente radica el problema. No importa si tu le dices las cosas con cordialidad y decencia, ella únicamente verá como válido lo que le diga su hijo.

Como recomendación, debo decirte que es necesario que converses con tu pareja. Es importante que le hagas ver las consecuencias de no ponerle límites a su madre y que ambos se enfoquen en buscarle solución al problema. No debe ser una amenaza de tu parte, esto lo puedes hacer desde la total honestidad y amor que le tienes.

Si a pesar de esto él no logra el cambio deseado, entonces la que debe modificar lo que está haciendo eres tú, para que tu pareja aprenda que en la vida todo acto tiene consecuencias y que el evitarlos también es una forma de accionar que denota inmadurez y falta de compromiso ante la relación que comparten.

Todo matrimonio debe establecer reglas claras, límites sanos, y debe saber lo que aguanta o no puede aguantar. Aquí entra la dinámica con los suegros, pues a pesar de lo importantes que son, no deben involucrarse ni dominar en la danza conyugal.

+ Leídas