Un divorcio inevitable

$!Un divorcio inevitable

Pregunta: Hola Dra. Simó. He decidido divorciarme después de tres años de mucho pensar y buscar ayuda espiritual y psicoterapéutica, pero realmente ambos sabemos que no podemos salvar algo donde no existe amor. Él ama a otra mujer, acordamos intentarlo, pero realmente ya no puedo más. Pero lo que nos preocupa actualmente son nuestros hijos, ellos más o menos sospechan, pero nos preocupa cómo les puede afectar ya que su papá siempre está presente en todo y entendemos que la chiquita puede tener un retroceso emocional. Ella tiene seis añitos, luego le sigue un varón de 12 y otra niña de 16. Ayúdenos por favor, pues entiendo que con los dos más grandes será mucho más fácil.

Respuesta: Hola mi querida, te cuento que se tiende a creer que los hijos reaccionan mejor al proceso de ruptura cuando son mayores. Sin embargo, según un estudio de la Fundación Atyme, los niños afrontan estas situaciones mejor cuanto más pequeños son. El informe recoge que, si bien en el 87% de los casos hay una respuesta negativa ante la separación, el 38% de los hijos mayores y el 16% de los adolescentes sienten enfado por el divorcio, mientras que en los niños solo ocurre en el 3% de los casos. Además, en el documento se explica que los adolescentes son los que más tristeza y miedo sienten ante la separación de sus padres.

Lo más importante es que siempre hagan sentir a sus hijos que el divorcio es entre mamá y papá como pareja, no como padres y que seguirán estando presentes en su crianza.

En este proceso, todo lo que papá y mamá prometan deben cumplirlo y, sobre todo, es importante brindarles mucha seguridad y protección. Como te fijas en este estudio, el tema del divorcio en los adolescentes es impactante, entonces es básico escucharlos, hablarles claro y hacerlos partícipes, pero sin involucrarlos en la situación marital. También, es recomendable el acompañamiento de un psicoterapeuta familiar, que les ayude a manejar la situación de la manera más sana para todos.

+ Leídas