5 cualidades que tienen las personas que gozan de libertad emocional

  • Mucho se habla sobre las dependencias emocionales y poco de las cualidades que identifican a quienes disfrutan de ser libres en ellas. Wanda Mateo, terapeuta familiar y de pareja, nos revela algunas
$!5 cualidades que tienen las personas que gozan de libertad emocional
El papa Juan Pablo II dijo que “la libertad no consiste en hacer lo que nos gusta, sino en tener el derecho a hacer lo que debemos”.

“Todos los seres humanos nacen libres...” es un fragmento del artículo 1 sobre la Declaración Universal de los Derechos Humanos que nos salvaguarda para vivir en sociedad, pero no de los peligros que enfrentamos cuando somos nosotros mismos quienes nos quitamos aquello que por nacimiento nos pertenece, la libertad en todos los sentidos, física y emocional. Esta última solo es posible cuando el amor propio guía el despertar, el caminar y el dormir de personas que han entendido que te puedes separar o tener conflictos con los demás, pero nunca contigo mismo.

La apuesta para vivir en libertad emocional reposa en la capacidad de cada individuo de construir un espacio seguro en su interior, que permita abrir las puertas de su vida y cerrar otras, siempre y cuando sean para su beneficio, sin que este falte o irrespete al otro. Para ello hay que desarrollar la autocomplicidad y conocerse a profundidad, que va mucho más allá de un simple análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas), centrándote en proclamar tus virtudes, así como trabajar tus defectos para ser y sentirte mejor.

En síntesis, la libertad emocional es semejante a una llave que da acceso a tomar decisiones, expresar opiniones y actuar sin sometimientos ajenos. A continuación, Wanda Mateo, terapeuta familiar y de pareja, revela cinco cualidades que tienen las personas que gozan de libertad emocional:

“Los que niegan la libertad a otros no la merecen para ellos mismos”, Abraham Lincoln.
“Los que niegan la libertad a otros no la merecen para ellos mismos”, Abraham Lincoln. ( )

1. Tiene amor propio. Al hacerlo, esto le permite tener cuidado por la estima del otro, porque no se trata de asumir que los demás no existen, sino gestionar la vida en base a lo que es bueno para ti, sin atropellar a los otros. La regla del saber coger y saber dejar es de buena ayuda.


“El primer deber de una persona es pensar por sí misma”, José Martí.
“El primer deber de una persona es pensar por sí misma”, José Martí. ( )

Se encarga de su bienestar. Asumir que es tu responsabilidad velar por ti; sin pretender endosarlo a otra persona o circunstancias, de igual forma, sin aceptar la responsabilidad del bienestar del otro (limites en relaciones entre adultos).


“Nada es más difícil, y por lo tanto más querido, que ser capaz de decidir”, Napoleón Bonaparte.
“Nada es más difícil, y por lo tanto más querido, que ser capaz de decidir”, Napoleón Bonaparte. ( )

Es resiliente. Este año en el que el mundo se ha visto en una misma problemática de salud, económica, social y familiar, cobra más importancia poseer la resiliencia como cualidad; la cual permite asumir los problemas y conflictos como parte natural de la vida y de gestionarlos de forma positiva.


“La responsabilidad es el precio de la libertad”, Elbert Hubbard.
“La responsabilidad es el precio de la libertad”, Elbert Hubbard. ( )

Practica la sensatez. Es competente a la hora de postergar el placer, para el logro de metas y desafíos; esto evita la frustración y da paso al orden y la salud emocional que, una vez se pierde, se hace difícil recuperar.


“Cuando perdemos el derecho a ser diferentes, perdemos el privilegio de ser libres”, Charles Evans Hughes.
“Cuando perdemos el derecho a ser diferentes, perdemos el privilegio de ser libres”, Charles Evans Hughes. ( )

Goza de la libertad de expresar, aceptar y respetar las diferencias (en cuanto a significados, sentimientos, deseos, actitudes, manera de ser y de hacer) sin que esto implique una amenaza en contra de sí y sin necesidad de imponer su criterio.

20200903 https://www.diariolibre.com

+ Leídas