(Foto: Shuttestock)
(Foto: Shuttestock)
20180211 https://www.diariolibre.com

Ámate y sálvate

Por|| 11 FEB 2018, 12:00 AM

Cuando se acerca la fecha de San Valentín y el mundo parece conspirar para que te esfuerces en decir “te amo” a todos los que te rodean, es justo recordar que debes empezar por la persona que ves cuando estás frente a un espejo.

“No puedes amar a los otros más que a ti mismo”. Parecería una frase simple, quizá hasta trivial, pero lo cierto es que es fruto de un hallazgo descubierto por Brené Brown, escritora, académica e investigadora de la Universidad de Houston, tras unos 10 años de investigación y entrevistas a cientos de personas, para averiguar cómo funcionan las conexiones.

La cita, publicada en su libro The gift of Imperfection (El regalo de la imperfección), se refiere a cómo las personas se esfuerzan por amar a los demás: amigos, pareja, hermanos, padres, hijos... pero les cuesta muchísimo hacerlo consigo mismas.

¿Cómo y dónde encontraríamos la explicación? Desde el momento de la concepción: “Todo empieza desde el vientre materno. Es ahí donde comenzamos a recibir amor”.

Partiendo de este principio, que explica la psicóloga clínica y terapeuta familiar Johanny Marte, se deduce si el embarazo fue recibido como una buena o una mala noticia; cuánto amó y aceptó esa madre a su criatura. Si la persona no tuvo lo necesario (aceptación, amor) desde ese momento se engendran también las carencias. Y esas carencias se traducen, como lo advierte la especialista, en no amarse a sí mismo(a).

Señales de alerta

No es algo consciente. Marte indica que esta carencia late de manera silente en el interior. Pero, como en todo, hay signos que la delatan:

1 Vive buscando aceptación y afirmación.

2 Se regala cosas que “cubran” sus vacíos.

3 Deja que los demás le pongan “precio”, si tengo valor o no.

4 Baja autoestima.

5 No se conoce a sí misma(o).

Conocerse, el primer paso

Hay que detenerse un momento en el último punto planteado por la experta, que se corresponde con un dicho popular que reza que “no se puede amar lo que no se conoce”. Funciona de la misma manera cuando se trata desde dentro: “Te cuesta amarte porque no te conoces lo suficiente o nada”, dice sin medias tintas Johanny Marte. Por tanto, al no tener una imagen nítida de lo que eres, tus defectos, virtudes, talentos... eres incapaz de saber que eres una persona valiosa y defenderlo frente a los demás.

No te confundas

Hay comportamientos que podrían resultar engañosos. Según aclaraciones de la terapeuta, una actitud egoísta, vanidosa, de superioridad frente a los demás, podría tratarse, en efecto, de alguien con baja autoestima y con poco o un nulo amor propio, que se escuda en estas acciones o las utiliza como máscaras para ocultar sus verdaderas carencias.

La falta de amor propio también muestra síntomas de apegos. Se aferran a personas o cosas para poder llenar esos vacíos que tienen. Pero, tal y como señala la especialista, si no se acude a la raíz del problema para curarlo “nada podrá satisfacer esas necesidades, ni llenar esos vacíos”.

Perfeccionismo, otro talón de Aquiles

La autora del libro “The Gift of Imperfection”, Brené Brown, explica cómo se relacionan la falta de amor propio con ser perfeccionista: “si lucimos perfectos, vivimos y hacemos las cosas de forma perfecta, podemos evitar o minimizar el sentimiento de culpa, vergüenza. Tratamos de combatir el ‘no ser suficientes’, complaciendo, tratando de agradar a otros, de ser perfectos. Nos pasamos el tiempo diciendo lo que otros quieren escuchar, tratando de ser quien se supone que debemos ser, poniéndonos las máscaras que creemos necesarias para ese momento”. La escritora dice que, cuando no se tiene el coraje para decir sí o no cuando es necesario, es porque no se tiene la suficiente autoestima para valorarse y decirse a sí misma (o) que eres suficiente. Y ser suficiente significa reconocer que tienes limitaciones y eso está bien.

¿Soltera(o)? Eso no es problema

Que San Valentín no te amedrente. A pesar de la real presión social que existe con los solteros (as), sobre todo cuando sobrepasan cierta edad, no tienes razón alguna para perder la calma. “Cuando te amas, te conoces y te aceptas, no tienes miedo de estar solo(a). Es cierto, hay momentos en los que te hace falta alguien que te abrace, con quien hablar o salir, pero si te tomas un momento, te darás cuenta de que puedes hacer otras cosas: salir con amigas, leer un libro, ver una película”. Las recomendaciones de la experta: diviértete, conócete y sé feliz.


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos