Cáncer en el corazón, ¿es posible?

  • En febrero, además del Día del Amor, se conmemora el Día del Cáncer y es el Mes del Corazón, un buen momento para tomarlo más en cuenta
$!Cáncer en el corazón, ¿es posible?
Un estilo de vida equilibrado reduce los riesgos de que tu corazón enferme.

Esta es una pregunta que, aunque parezca inválida, cobra sentido cuando se lee sobre los alarmantes alcances a los que puede llegar el cáncer. La respuesta nos la da Diego Sadler MD FACC, jefe sección Cardio Oncology Cleveland Clinic Florida, quien califica de muy raros e infrecuentes el hallazgo de tumores primarios en el corazón.

Lo que es más común presentar metástasis en el corazón, pero esto también ocurre con poca regularidad.

“El compromiso cardiovascular más común en pacientes con cáncer está relacionado con los factores de riesgo compartidos entre cáncer y enfermedad cardiovascular como obesidad, uso de tabaco, alcoholismo. La forma más frecuente de impacto cardiaco en el paciente con cáncer son las consecuencias de tratamiento con quimioterapia o después de radiación en el tórax”, explica el especialista mientras que detalla que los tipos de cánceres que tienen mayor frecuencia de hacer metástasis cardíacas son los de mama, pulmón y hematológicos (de la sangre).

“El mesotelioma pleural, cáncer de ovario y cáncer gástrico también pueden impactar el corazón”, dice el doctor.

No obstante, el único riesgo no viene solamente de la metástasis, sino que ciertos tratamientos como la “quimio”, pueden afectar este órgano vital para la vida. “Ciertos tipos de quimioterapia pueden afectar el corazón causando debilidad del músculo cardiaco llamado insuficiencia cardiaca, y también puede causar arritmias cardiacas, e insuficiencia coronaria. Lo principal para evitar la así llamada Cardio-toxicidad de algunos tratamientos del cáncer es tener conocimiento de las drogas de quimioterapia, identificar los pacientes a riesgo temprano durante el tratamiento, hacer estudios diagnósticos para establecer el riesgo, y en algunos casos comenzar medicaciones cardioprotectivas para permitir completar el tratamiento del cáncer y poder mantener el corazón sano”.

Avances en la cadio-oncología

El también miembro del Consejo de Liderazgo de Cardio-Oncologia del American College of Cardiology, entiende que la supervivencia al cáncer ha mejorado a lo largo de los años gracias a nuevas y mejores terapias. “Ahora existen sofisticadas modalidades de imágenes que permiten la detección temprana y el tratamiento de la cardiotoxicidad potencial, resultante del tratamiento del cáncer”.

Explica que, aunque la cardiotoxicidad puede poner en peligro la vida, a menudo se puede controlar de manera eficaz con medicamentos y tratamientos mínimamente invasivos.

Resalta que tanto los oncólogos y cardiólogos colaboran cuando se prescriben este tipo de tratamientos contra el cáncer, a través de una nueva especialidad llamada cardio-oncología, que permite la finalización segura de tratamientos contra el cáncer que pueden salvar vidas, con efectos mínimos en su salud cardiovascular. El objetivo final es equilibrar los beneficios del tratamiento del cáncer con el riesgo de daño cardíaco, ofreciendo a los pacientes la mejor oportunidad de sobrevivir.

Los buenos hábitos te dan vida
Los buenos hábitos te dan vida ( )
Recomendaciones para reducir riesgos

Diego Sadler, quien es rirector de la red de Cardio Oncología global para el Registro Internacional de Cardio-Oncología; da algunas sugerencias que nos ayudarán a reducir los riesgos de padecer de cáncer y cuidar el corazón.

  • Comer grasas saludables. Necesitamos grasas en nuestra dieta, pero es importante evitar las grasas trans, que a menudo se usan en productos horneados envasados, bocadillos, margarinas y comidas rápidas fritas para agregar sabor y textura. Estas grasas aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.
  • Practicar una buena higiene dental. La salud dental es una buena indicación de la salud general, incluido el corazón, porque aquellos que tienen enfermedad periodontal (de las encías) a menudo tienen los mismos factores de riesgo para la enfermedad cardíaca.
  • Dormir lo suficiente. Dormir es esencial para mantener el corazón saludable. Si no se duerme lo suficiente, puede haber un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, no importa la edad u otros hábitos de salud.
  • Llevar una vida activa. Es importante moverse durante todo el día. Y hacer ejercicio la mayoría de los días. Además, sentarse durante largos períodos de tiempo (especialmente cuando se viaja) aumenta el riesgo de trombosis venosa profunda (un coágulo de sangre).
  • Evitar el humo de segunda mano. Los estudios demuestran que el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca es aproximadamente del 25 al 30 por ciento más alto para las personas que están expuestas al humo de segunda mano en el hogar o el trabajo.
  • Control estricto de hipertensión arterial: Tratamiento agresivo de hipertensión con medicaciones adecuadas disminuye la cardiotoxicidad
  • Control estricto del colesterol: uso de estatinas en forma temprana cuando el colesterol esta elevado aunque sea levemente es clave para el tratamiento de apacientes que reciben antracilinas y aquellos que han recibido radioterapia torácica.
20210207 https://www.diariolibre.com

+ Leídas