Cómo enseñar a tu hija a ser fuerte y empoderada

$!Cómo enseñar a tu hija a ser fuerte y empoderada

Nadie tiene el manual perfecto para la crianza de niños y niñas. Sin embargo, está claro que la mayoría de los padres los educan diferentes. Esta pequeña diferencia, tiene un gran efecto en la autoestima de las niñas. Si aún estás a tiempo y te importa el futuro de tu hija, esto es lo que necesitas saber y decirle para que crezca como una mujer fuerte y empoderada.

“Lo que menos quiero es una princesita de sillón o una niña temerosa”, dijo una amiga para referirse a su pequeña de un año de edad, mientras le permitía caminar descalza por la tierra y explorar con sus manos todas las texturas de las plantas y objetos que aparecían frente a sus pequeños ojos.

Esta es solo una de las cosas que incluye la educación de mi amiga para su hija: no sobreprotegerla, porque sabe que el día en que la niña deba valerse por sí misma debe contar con las armas necesarias y, para que las tenga, en casa, los padres son los responsables.

Entonces, en tiempos en que las mujeres aún tenemos luchas por ganar, a pesar del camino recorrido, ¿qué necesitan saber y aprender nuestras niñas para ser mujeres valientes y empoderadas?

Adiós viejos paradigmas

Lo primero es romper el paradigma. Muchas de nosotras fuimos criadas en un sistema que tiene al hombre como señor y dador de todas las cosas, figura principal de un hogar; mientras que la mujer es la “dueña de la casa” que ese hombre le proveyó. Un ser débil al que se le dan muy bien las labores de casa, pero no es lo suficientemente bueno o fuerte para hacer trabajos de hombre. He aquí la primera enseñanza: una niña que está interesada en un tema específico debe ser motivada e incitada para explorarlo sin las típicas frases “eso es para varones” o cualquier otro comentario que pueda hacerle creer que no es capaz de lograr su hazaña.

Solemos asociar el término “delicadeza” con “debilidad” y, solo para conocimiento general, científicamente las mujeres son más fuertes que los hombres, según un estudio (Neil Gemmell, Universidad de Otago/Nueva Zelanda) que probó que los hombres son más propensos que la mujer a sufrir ciertos tipos de enfermedades a lo largo de su vida. Solo un dato para que elimine de su cabeza aquello de “el sexo débil”. Esa es una batalla pasada.

Toma tus propias decisiones. “No dejes que nadie te diga qué puedes hacer y qué no, o lo que no puedes lograr. No lo permitas”—Emma Watson

No fomentes la timidez, enséñale a ser valiente

Muchos padres enseñan a sus hijas, sin saberlo, a no ser valientes. Están fomentando en ellas la timidez, contribuyendo a que se cuestionen constantemente sobre si son capaces o no de hacer tal o cual cosa, a ser precavidas en exceso. Claro que deben enseñarles a cuidarse, pero no con discursos que siembren desconfianza en sus decisiones. Ellas deben saber que están siendo apoyadas y, luego, el resultado de su hazaña debe ser aplaudido o reprendido con argumentos que le enseñen la mecánica del “causa y efecto”, así aprenderá por sí sola sobre riesgos.

Dejen que las niñas, como hacen con los niños, experimenten al máximo su niñez. Salir de su zona de confort y probar su resistencia permite que ganen confianza en sí mismas.

Así lo describe Caroline Paul, autora del libro “The Gutsy Girl: Escapades for Your Life of Epic Adventure” (La chica valiente: escapadas para la aventura épica de tu vida).

Una niña sin temor al fracaso

No es posible correr y nunca caer. Caer te enseña cómo levantarte y te prepara para hacerlo mejor una próxima vez. La vida es un constante intento, un camino de prueba y errores que vas resolviendo para pasar a una siguiente situación.

Una niña no debe ser educada con argumentos que le inciten a ser perfecta porque eso solo crea frustración. No debe sentir temor, por ejemplo, para expresar lo que siente por miedo al qué dirán, porque recibirá un reproche o porque sus respuestas serán equivocadas. Es como la anécdota de que en un grupo de clase alguien sabe la respuesta a la pregunta de la profesora, pero no dice nada por temor a estar en un error y alguien más levanta la mano, acierta y es premiado. Esa es la seguridad, la decisión de asumir riesgos.

¿Qué hubiera pasado si Malala, con apeñas 11 años, no se hubiera atrevido a escribir sobre los peligros que afrontaba por querer estudiar en Pakistán? Su vida corrió peligro, sí, pero su hazaña tuvo frutos. Solo los valientes, los que se atreven, destacan entre la multitud y eso debe saberlo una niña mientras crece.

Debe saber que existe el peligro, el fracaso, las decepciones... que todo eso y más significa estar vivo, y que, mientras sea así, habrá siempre una nueva oportunidad para volverlo a intentar con más aprendizaje y salir triunfante.

Enséñale que es normal sentir miedo pero que, como apunta Caroline Paul, “el miedo no es razón suficiente para darse por vencida”. ¿Te gustaría una hija infeliz e incapaz de expresarse, de vivir y explorar sus deseos y aventuras?

Un estudio realizado por el Journal Pediatric of Psychology, de la Oxford Academy (2016), reveló que los padres instan más a las hijas que a los hijos a tener cuidado después de una visita a emergencias. La estrategia y conversación sobre la prevención es modulada de acuerdo a la edad, pero también al género.

Mujeres con determinación

A pesar del avance que han ido logrando las mujeres en diversos campos alrededor del mundo, no es un secreto para nadie que aún es difícil destacar y demostrar que las mujeres son capaces de hacer el trabajo. La determinación y el empoderamiento han sido la clave de muchas para cambiar la opinión de los que no creen.

Paola Santana

Abogada dominicana que en 2010 recibió una beca para estudiar en la NASA, y luego fundó Matternet, una startup que desarrolla drones para transportar pequeñas mercancías.

Cómo enseñar a tu hija a ser fuerte y empoderada

Caroline Paul

Escritora estadounidense. En 1989, con 26 años, fue una de las primeras mujeres bombero en San Francisco, California. Fue una de las 15 mujeres en un departamento de 1,500 hombres.

Cómo enseñar a tu hija a ser fuerte y empoderada

No te quedes callada. “Mucha gente tiene miedo a decir lo que quiere. Esa es la razón por la que no obtienen lo que desean”—Madonna

20180308 https://www.diariolibre.com

+ Leídas