Conoce los riesgos de comer en la calle

  • Una dieta basada en comer “en la calle” puede tener sus riesgos para la salud
$!Conoce los riesgos de comer en la calle
Hay que ser muy cuidadoso al consumir alimentos en la calle.

En el día a día moderno no da mucho tiempo para considerar llevar una dieta más saludable y en muchos casos se opta por soluciones rápidas y prácticas, el problema es que esto abre las puertas a la posibilidad de exponerse a ciertos males como Escherichia Coli, amibiásis, teniásis, cisticercosis, triquinosis o salmonela, además de otros males, por eso en una conversación con Antonio Giráldez, doctor de dermatología y cirugía dermatológica, tratamos el tema de las consecuencias de una dieta basada en comer en las calles de República Dominicana.

“No es realmente una sensación de una dieta, sino una sensación de contaminación de las cosas que uno consume en la calle”, comenta el doctor Giráldez. “Por un lado puede haber contaminación química y por otro contaminación de agentes orgánicos, léanse bacterias, que pueden ser desde la e. coli, los llamados flagelados, las amebas, y por supuesto cualquier alimento en descomposición que pueda tener algún honguito, también puede pasar al sistema”.

Los principales sospechosos

Si por cualquier motivo se ve obligado a ordenar comida hay que tener mucho cuidado con aquellos lugares en los que la manipulan inadecuadamente. Por ejemplo, un detalle con el que hay que tener mucho cuidado es con el servicio de los deliveries. Estos traen sus pedidos en un cajón o receptáculo similar que no es seguro si se limpia regularmente y que vive a la intemperie expuesto a agentes (como ratones y cucarachas) que por lo regular son portadores de bacterias y enfermedades.

También hay que tener cuidado con los aceites comestibles que han sido muy reutilizados porque cambian en su estructura física y química y pueden causar compuestos tóxicos que provocan efectos negativos en la salud

“Son de tortuoso tránsito por el intestino y esto se puede reflejar en una erupción cutánea o una sensación de molestia gastrointestinal”, explica el doctor Giráldez, “da sensaciones muy diversas que se manifiestan en toda la anatomía. Por supuesto, el consumidor de comidas a la corta o a la larga cae en una cama”.

Los alimentos enlatados son otro elemento con el que hay que tener cuidado y no solo porque son considerados menos nutritivos que los alimentos frescos o congelados, sino porque no solamente tienen innecesariamente preservativos para preservar su contenido sino que a veces pueden sobrecontaminar o abollarse pasando los metales al alimento.

En general, la idea es evitar alimentos que produzcan sensaciones molestas de indigestión pesada, acidez, diarrea, alteraciones de tipo hepática o contaminación en general.

“El cuerpo te habla diciéndote que la comida que estás consumiendo es una comida que no toleras”, agrega Giráldez.

Las consecuencias más comunes

Estas son algunas de las enfermedades más frecuentes que se pueden contraer al consumir agua y alimentos contaminados:

  • Salmonelosis: Intoxicación alimentaria causada por la bacteria salmonella.
  • Amebiasis: Parásito que se adquiere a través de la ingestión de alimentos o líquidos contaminados.
  • Cólera: Enfermedad infecciosa aguda que también se adquiere al consumir alimentos o líquidos contaminados.
  • Hepatitis A: Enfermedad hepática que se transmite principalmente cuando se come o bebe algo contaminado por heces de una persona infectada.
  • Botulismo: Esta rara pero seria enfermedad que se contrae al consumir alimentos contaminados por una toxina (veneno) producida por una bacteria llamada Clostridium botulinum.
La comida preparada en el hogar tiene muchas ventajas.
La comida preparada en el hogar tiene muchas ventajas. ( )
El camino menos arriesgado

La opción ideal para evitar estos males sería llevar una dieta más sana que rehusar los alientos enlatados y platos muy manipulados, o por lo menos tener más cuidado al elegir los negocios donde se va a consumir comida. Lo más importante es confirmar que el local esté limpio, que haya un buen manejo del alimento, que los platos y los cubiertos estén bien aseados, que el personal tenga un mínimo de presencia física en su higiene y limpieza y se vea una nitidez en su servicio hacia el consumidor.

“Si uno puede volver a la comida de la casa, no solo se quita de encima un gasto, sino también la posibilidad de contaminación a repetición”, comenta Giráldez.

Busca opciones caseras

Aquellos que consideran la opción de preparar su propia comida, pero no lo hacen porque no tienen las habilidades necesarias, pueden contar con varias aplicaciones que enseñan a cocinar o lo facilitan. Estas son algunas opciones:

Cookbooth: esta app permite crear recetas paso a paso mientras las preparamos, además de archivarlas en una nube y compartirlas.

Runtasty: para disfrutar de una variedad de recetas sencillas, sabrosas y saludables; cuenta con el apoyo de videos.

SideChef: esta es una app muy práctica para chefs principiantes, intermedios y avanzados porque ayuda al usuario a aprender más de 3,500 recetas paso a paso.

CookieDoo: plataforma de miles de ideas de platos perfectas para cualquier ocasión o nivel de destreza del chef que las utiliza.

Petitchef: el usuario encontrará una comunidad de todo tipo de personas que aman la gastronomía que no solo comparten recetas y consejos, cuentan también con una colección de más de 100,000 recetas.

Kitchen Stories: encontrarás una recopilación de recetas de todo el mundo además de videos tutoriales, listas de compras y convertidor de medidas.

Conoce los riesgos de comer en la calle
“El cuerpo te habla diciéndote que la comida que estás consumiendo es una comida que no toleras”
Antonio Giráldez, doctor de dermatología y cirugía dermatológica
20191010 https://www.diariolibre.com

+ Leídas