Cuida tu salud en las altas temperaturas

$!Cuida tu salud en las altas temperaturas

¿Cómo sobrevivir a estos días de calor? Si necesitas un respiro y tratar de sobrellevarlo de la mejor manera posible, te presentamos unas cuantas sugerencias para pasar estos días y prevenir trastornos en tu salud.

A medida que progresa el cambio climático, causado por la actividad del hombre, nos encontramos con mayor frecuencia variaciones extremas en los patrones de temperatura de nuestro ambiente. Exponerse a calor excesivo, en especial cuando también hay humedad, como sucede en países tropicales como República Dominicana, causa que nuestra temperatura interna aumente en mayor medida, dificultando que los diferentes mecanismos compensatorios puedan disiparla. Esto pone en riesgo la salud de un gran número de personas, en especial de las poblaciones más vulnerables, como ancianos, niños, aquellos que trabajan en áreas expuestas al calor, personas de bajos recursos y personas con enfermedades crónicas cardíacas, respiratorias, obesidad, etc. Afortunadamente, identificar los riesgos, signos y síntomas del impacto del calor excesivo, la hace una situación prevenible en la mayoría de los casos.

Los síntomas más comunes de exponerse a calor excesivo son: sudoración profusa, fatiga, sensación de desmayo, pulso rápido y débil, presión sanguínea disminuida, dolor de cabeza, náusea, dolor muscular. Si la temperatura sigue aumentando, puede causar desorientación, trastornos en la conducta, pérdida de la conciencia y, en casos extremos, un golpe de calor, lo cual puede ocasionar daños irreversibles a varios órganos, en especial el cerebro, y hasta la muerte.

“El calor pone en riesgo la salud de un gran número de personas, en especial de la población más vulnerable, como ancianos, niños o mujeres embarazadas”

En caso de detectar algunas de estas señales, es importante detener lo que estés haciendo, trasladarte a un área donde la temperatura sea menor, tomar agua u otra bebida hidratante y eliminar parte de tu vestimenta, en especial si es pesada o calurosa. Si los síntomas no mejoran, es importante contactar a un médico o dirigirse a un centro de salud.

Mucho antes de llegar a estos extremos, puedes evitar las complicaciones de un aumento de la temperatura corporal siguiendo los siguientes consejos:

1 Usar ropa ligera, no ajustada. De esta manera, el cuerpo tiene la oportunidad de disminuir la temperatura corporal.

2 Consumir mucho líquido, en especial agua, jugos, bebidas deportivas, y también alimentos ricos en agua, como frutas y vegetales. Es importante tener cuidado con las bebidas azucaradas (en especial cuando hay sobrepeso, obesidad o diabetes) y evitar el consumo de alcohol que tiende a deshidratar.

3 Protegerse de la luz solar, tanto por el riesgo a quemaduras solares, como por la sudoración excesiva. Para esto es recomendable utilizar sombreros y siempre protector solar con factor mayor a 15, replicándolo cada dos horas o más, si se está sudando o nadando.

4 Evitar el realizar trabajos muy fuertes o al sol en los momentos más calientes del día. De ser posible, intenta mantenerte en zonas con aire acondicionado o abanicos que permitan mantener la temperatura corporal estable, y si debes moverte a otra zona que implique cambios en la temperatura, espera un rato para aclimatarte al nuevo ambiente.

Estas precauciones son aún más importantes en poblaciones vulnerables, a quienes el golpe de calor puede atacar más repentinamente.

El doctor Franklin Howely, autor del artículo, es médico endocrinólogo y nutriólogo, coordinador de las cátedras de Fisiología, Bioquímica y Nutrición de la Escuela de Medicina de la Universidad Iberoamericana (UNIBE)

20180706 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas