De vuelta al futuro

$!De vuelta al futuro

¿Qué nos hace humanos: el cuerpo, la mente, el alma? ¿O es la combinación de estos factores? La nueva serie de ciencia ficción de Netflix, Altered Carbon, nos introduce en una versión del futuro en la que el cuerpo no es más que una “manga” (sleeve, en inglés); un traje que se viste.

En el primer episodio, una de las actrices explica: “No eres tu cuerpo. Lo cambias como una serpiente cambia su piel”. El ser humano es su conciencia y, gracias a la tecnología, puede trasladarse de un cuerpo a otro tan fácilmente como subir un archivo a la computadora. La esencia humana se contiene en un chip llamado “stack.”

Como es de esperarse de un mundo en que el cuerpo se ha convertido en un accesorio, hay grandes preguntas morales e inequidades sociales. El cambiar de cuerpo es un lujo al que sólo los muy ricos tienen acceso, y una práctica a la que los cristianos se oponen abiertamente. Y hay que preguntarse: ¿cómo sería el mundo si el 1% tuviese recursos ilimitados y el conocimiento de que nunca tendrá que morir? La respuesta es una versión de la tierra donde prima la corrupción y el abuso de poder. Nadie teme a las consecuencias de sus acciones, y ambicionan un “upgrade” de su sleeve, como avatar de videojuego.

En este extraño futuro, el cuerpo puede morir, pero la conciencia permanece viva para ser trasladada a otro. De hecho, los pudientes pueden viajar de una esquina del universo a la otra para insertarse en un clon. La única forma de sufrir la “muerte verdadera” es si se destruye el stack. Pero a pesar de desarrollarse siglos en el futuro, donde la tecnología prima en todo lo que el ser humano es y hace, los temas centrales de la serie son tan viejos como la vida: amor, odio, celos, ambición y temor.

Altered Carbon tampoco es una lección de ética o moral. Más que ello es una historia en donde los antihéroes son los personajes más humanos. Imperfectos y viciosos, Takeshi Kovacs y Kristin Ortega son nuestros guías a este mundo.

La historia de Takeshi Kovacs se desarrolla en dos momentos. El presente, interpretado genialmente por Joel Kinnaman, veterano de The Killing; y el pasado, donde lo vemos en su cuerpo verdadero, interpretado por Will Yun Lee, de Hawaii Five-0. Kovacs es un “envoy”, que se puede traducir como enviado o misionero. Los envoys eran un clan de revolucionarios con excepcionales habilidades de intuición, que pelearon en una fallida revolución contra el uso de stacks y la inmortalidad del hombre. Su vida de revolucionario terminó cuando fue capturado y extraído de su cuerpo. Doscientos años más tarde, su conciencia ha sido insertada en un cuerpo extraño, traído de regreso a la vida por un multimillonario que quiere que él descubra quién trató de asesinarlo.

Kristin es una policía, interpretada por la actriz mexicana Martha Higareda, mejor conocida por su participación en películas como “No Manches Frida”. Sospechosa de Takeshi y de su pasado “terrorista,” Kristin lo persigue y se enreda en su investigación. Ella vive en su propio cuerpo y tiempo y, mientras trata de controlar a Kovacs, investiga un homicidio que aparenta ser parte de una gran conspiración.

La serie tiene varias sorpresas y giros que demandan no sólo la atención del espectador, sino un poco de paciencia. Pero en cada episodio se desarrolla una historia más compleja e interesante de lo que podríamos imaginar.

Con alto contenido sexual y violencia gráfica, la serie es ideal para fanáticos de la ciencia ficción como yo. Dedícale un fin de semana o dos, porque no sólo estarás bien entretenido, quedarás con ganas de verla otra vez.

8 series de ciencia ficción que debes seguir

1 Dark

2 Black Mirror

3 Sense8

4 Orphan Black

5 The OA

6 3%

7 Falling Skies

8 Stranger Things

9 Travelers

10 Dr Who

20180309 https://www.diariolibre.com

+ Leídas