Finanzas personales en la era del Instagram

$!Finanzas personales en la era del Instagram

Ante todo, seamos claros: estos no son los consejos que tus padres te darían. De hecho, es casi seguro que ni siquiera lo aprueben. Y está bien, los “Baby Boomers” tienen sus propias ideas acerca de cómo manejar el dinero. En cambio, los “Millennials”, aquellos nacidos entre 1981 y 1995, viven otra realidad. Esa donde el éxito se mide por fotografías en Instagram, donde el héroe del momento no salva al mundo sino que lo conecta y donde el futuro está a un tarjetazo de distancia. Si, te hablamos a ti; y estas son las recomendaciones que el experto en finanzas personales Félix Rosa aconseja seguir.

1. Empieza joven y falla temprano.

La primera vez que oí esta frase me dio miedo. ¡A quién no! Hasta que al fin lo entendí. No tendrás la misma capacidad de reinventarte ni de recuperarte a los 65 años, que a los 25 o a los 35. Empieza joven y falla temprano es una estrategia que no sólo te inspira y te pone a pensar en tu primer negocio, sino que te reta a arrancar joven y hacerlo todo; desde invertir, crear crédito, tomar prestado, hasta a explotar una tarjeta y a averiguar, a puro tablazo, lo que funciona y lo que no en el mundo financiero.

2. Prepárate para tu propio retiro.

Si, existen las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP) y el seguro social; sin embargo, creo que tu retiro debe ser también una responsabilidad personal. Es mucho mejor que tú elijas cómo quieres retirarte y en qué playa del mundo quieres estar, a que intentes sobrevivir con una proporción de tu último sueldo en una edad donde los gastos aumentan. Es por eso que preparar tu propio retiro es lo que le sugiero a todos. ¿Cómo? Sencillo. Define la cantidad de dinero mensual que necesitas para retirarte y vivir como quieres vivir (preferiblemente en dólares por asuntos de inflación), y luego elije una edad o una fecha de retiro. Luego, desde hoy y hasta tu fecha de retiro, debes lograr que ese dinero te entren todos los meses sin fallar y sin dar un golpe ni de karate. Por eso hoy te pregunto ¿cuánto dinero recibes ahora mismo sin dar un golpe ni de karate?

3. No compitas con otros atento a tarjeta. De hecho, nunca compitas sólo por lucir bien.

La tarjeta de crédito es un instrumento genial, si sabes utilizarla correctamente. La primera regla que debes saber es que no son un medio de endeudamiento, sino un medio de pago. Muchas personas utilizan su tarjeta como una extensión de su sueldo. No está mal hasta que le agregas salir a la calle a compartir con tus amigos cuando el efectivo ya se acabo y todavía faltan 10 días para que vuelvas a cobrar. Competir con otros atento a tarjeta es simplemente salir a gastar el dinero que todavía no te has ganado, sólo con la intención de no quedar mal frente a otros. No quedarás mal, pero de seguro quedarás endeudado.

4. Cuida tu crédito a muerte.

Tu capacidad de crédito puede definir tu capacidad de expansión, ya sea como negocio o como persona física. Tener un mal crédito no sólo frena tu capacidad de crecer financieramente, sino que es como la lepra del siglo XXI. Las posibles consecuencias de tener un mal crédito incluyen desde no poder comprar ese carro nuevo, hasta no poder alquilar una casa, que las telefónicas te nieguen una línea fija y que tu pareja te investigue antes de casarse y cancele la boda (sin temor a exagerar).

¿Necesitas un “Personal Trainer Financiero”? Puedes unirte al Gimnasio Financiero que Felix Rosa abrirá TB Group. Para más información, comunícate el teléfono 809-683-9777 o escribe al correo crecimientofinanciero@taniabaez.com.do.

5. No creas en fórmulas mágicas de hacer dinero.

¿Recuerdas qué sucedió con el Telexfree y el mágico retorno de un 280% anual? Mucha gente perdió dinero porque no sabían, o preferían no creer, que un 280% de retorno anual en cualquier negocio o inversión es algo irreal y que no se da. Comparemos esto con números más reales. En promedio los negocios deben de dejar un 30% de retorno anual luego de impuestos y te puedo asegurar que muchas veces ni siquiera es así. Según las estadísticas del Banco Central, a noviembre de 2015 los certificados financieros estuvieron pagando un promedio de un 7.24% de rendimiento anual. Esos son números reales con los que puedes comparar tu rendimiento.

6. Solo hazlo

Estamos rodeados de información, pero ¿cuánto de esta utilizamos? El peor de los planes aplicados es mejor que el mejor de los planes sin aplicar. Tener información y no utilizarla es lo mismo. Cásate con un plan por un tiempo y ejecútalo a cabalidad y de manera constante. Así si tu plan es tan sencillo como ahorrar el 10% todos los meses, hazlo y deja de buscar excusas de por qué no hacerlo o de por qué hay otro plan todavía mejor.

7. No traigas tanto futuro al presente.

El interés es el dinero que pagas por traer el futuro al presente. Si quieres un carro que todavía no puedes comprar, porque no tienes todo el dinero en tu cuenta de ahorro, pides un préstamo y lo vas pagando lentamente. Lo mismo sucede con una casa. Pero lo mismo sucede con la ropa, la comida en un restaurante, salir a beber o un viaje de fin de año. Traer algo del futuro al presente está genial. Total, tú ganas dinero todos los meses y lo puedes pagar. El problema está en cuanto traes demasiado futuro al presente y luego no puedes pagar.

8. Mide tu progreso financiero como mides tu progreso en el gimnasio.

Así como puedes comerte un hamburguer luego de una semana completa de ir al gimnasio, así mismo puedes salir a gastar el cheque que te dejó tus inversiones el mes pasado con completa libertad. Pero para que esto suceda tiene tienes que haber invertido, o más sencillo aun, tener un plan financiero, saber dónde estás parado y a dónde quieres llegar. Si pudieras ver tu vida financiera como si fuera un gimnasio, de seguro tu bolsillo y tú estuvieran en forma.

$!Finanzas personales en la era del Instagram
20180122 https://www.diariolibre.com

+ Leídas