Julia Harper: “La ciencia dice que podemos cambiar, pero tenemos que querer hacerlo”

  • La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro de adaptarse a nuevas situaciones
$!Julia Harper: “La ciencia dice que podemos cambiar, pero tenemos que querer hacerlo”
El funcionamiento cerebral perfecto no existe.

La doctora Julia Harper (@juliaharper_phd) es una terapeuta ocupacional, psicóloga, entrenadora de vida, oradora y escritora que con más de 20 años de experiencia se ha dedicado a mejorar la calidad de vida de niños, adultos y familias ya sea con su fundación del Centro Familiar TheraPeeds o con su aplicación de modelos de terapia basados en la neuroplasticidad, la habilidad que tiene el cerebro para cambiar, modificar y ampliar sus conexiones neurales.

¿De qué se trata la neuroplasticidad?
La neuroplasticidad es una palabra que ha formado parte de la literatura científica desde hace 50 años y es realmente simple. Dice que el cerebro tiene la capacidad de cambiar, que es tanto plástico como moldeable. Antes de esta investigación la gente básicamente creía que obtienes un cerebro, se desarrolla y alrededor de los seis años cuenta con todo lo que se supone que vas a tener y, si se rompe o si no has desarrollado una habilidad, eso es todo, estás atascado. Ahora sabemos por evidencia que eso no es cierto, que la neuroplasticidad es en realidad la capacidad del cerebro para establecer conexiones continuamente y que puede cambiar, crecer, aprender y evolucionar. Entonces, tenemos acceso a la neuroplasticidad, un evento neurológico que tiene lugar a lo largo de la vida.

¿Cuáles son las diferencias entre la neuroplasticidad y los tratamientos más tradicionales?
Los tratamientos tradicionales son básicamente terapias basadas en la práctica, no sabes cómo hacer algo, practicas esa cosa hasta que la obtienes. La neuroplasticidad no es un modelo basado en la práctica, en realidad es un modelo de desarrollo neurológico y dice que no se trata de practicar una habilidad, sino de estimular la parte del cerebro que es responsable de la habilidad, que naturalmente desarrollaría la habilidad, y hacer que esa parte del cerebro funcione de manera que todas las habilidades de esa área emerjan para la persona.

¿El tratamiento cambia según el trastorno?
No es el mismo tratamiento básico, pero no cambia según el trastorno, sino según el área del cerebro que tenga el problema. Todo el enfoque residen en que el cerebro y sus estructuras del cerebro son responsables de diferentes conjuntos de habilidades, por lo que el primer paso para acceder a la neuroplasticidad es identificar en qué parte del cerebro se encuentra la ruptura. La ubicación determina el tipo de problema que vas a tener y qué tan grave es, por lo que queremos identificar específicamente en qué parte del cerebro se encuentra la descomposición y luego queremos estimular esa área particular del cerebro. Las diferentes formas de estimulación y de intervención dependen del área del cerebro con la que vas a trabajar.

Tienes 20 años trabajando con este tratamiento, pero ¿qué ocurre a largo plazo? ¿Los pacientes tienen que regresar para chequeos de rutina?
La forma en que funciona es la siguiente: en primer lugar, comenzamos con una evaluación e identificamos si la persona es una candidata, es decir, si tiene algún tipo de problema funcional o si se basa en el cerebro y en qué área. El pronóstico, el nivel y frecuencia de la intervención son una combinación de dónde está el problema en el cerebro, qué tan grave es y qué edad tiene la persona. Hemos tenido situaciones en las que realmente el desafío de la persona está en la parte superior de su cerebro, vienen una vez y listo; y casos de otras personas que han venido varias veces debido a la edad y el lugar del cerebro donde se encuentra el problema.

Cuando hablas de volver a cablear el cerebro, ¿es lo mismo que decir que puedes curar cualquier trastorno?
Absolutamente no es cierto. En primer lugar, nunca me oirás decir la palabra “arreglar”. Lo que he dicho constantemente es reconfigurar, mejorar y potenciar, porque he vivido lo suficiente como para saber que nadie es normal. “Si no está roto, no lo arregles”, es decir, si fuera a cavar en el cerebro de alguien encontraría debilidades porque el funcionamiento cerebral perfecto no existe. Nuestro objetivo es maximizar el potencial y asegurarnos de que alguien esté funcionando en su mejor nivel, entonces la pregunta es: ¿estás funcionando? ¿Hay algo que interrumpa tu función? Y si ese es el caso, entonces queremos preguntarle al cerebro por qué es eso. Desde la perspectiva de que la persona esté experimentando un desafío, podemos darle una respuesta sobre por qué ese desafío existe y brindarle apoyo para mejorar su función.

Al seleccionar la terapia para el paciente, ¿tomas en cuenta la cultura, el sexo, la edad o el país de la persona?
Hay un enorme componente de la neuroplasticidad que dice que no solo hay que volver a cablear lo que está sucediendo dentro del cerebro, sino que el cerebro también funciona en el contexto de un entorno, por lo que la forma sigue la función. El entorno más importante para un niño y para un ser humano es el entorno inmediato, generalmente la familia. Entonces, cuando se vuelve a cablear el cerebro del niño, también se desea volver a cablear el entorno de la familia alrededor de ese cerebro del niño para que puedan apoyar el uso de la nueva vía, porque aunque el cerebro puede crear nuevos patrones, también tiende a elegir el camino de menor resistencia y volverá a un patrón si no se le dirige para usar el nuevo camino que se ha creado.

¿Cómo se involucra la familia en la terapia cuando el paciente es un niño?
Ya sea un niño o un adulto, la participación de la familia es muy importante, así que en el centro lo que hacemos es que no solo reconfiguramos el cerebro del niño, reconfiguramos las mentes de la familia. Cuando podemos trabajar con ellos para reconfigurar su mente y ayudarlos a ver qué ocurre en el cerebro del paciente para que manejen esa situación de una forma diferente, entonces juntos se vuelven más poderosos y crean un entorno de apoyo.

¿Cuáles son las diferencias entre los métodos H.O.P.E. y W.A.Y.?
El modelo H.O.P.E. (Harper’s Optimal Protocols for Enrichment) se enfoca en el acceso a la neuroplasticidad para volver a cablear las estructuras fisiológicas del cerebro, se trata de identificar dónde está la avería del procesamiento cerebral y luego usar una intervención específica en un orden específico para obtener resultados específicos. Por su parte, The W.A.Y. es el modelo asociado y significa What About You (Qué pasa contigo), también utiliza la neuroplasticidad, pero se trata de utilizarla para volver a conectar la psicología de la persona y las personas que la rodean.

Con tantos casos reportados de niños con diferentes tipos de trastornos, ¿deberían las escuelas comenzar a considerar una capacitación más especial para su personal para poder tratar con ellos?
Absolutamente, no podría estar más de acuerdo con esta pregunta. He sido doctora por más de 20 años y cuando miras cuáles fueron los números hace 20 años, incluso si solo te fijas en algo como el autismo, que era de 1 en 10,000, ahora es de 1 en 67 y es una locura. Al final del día ya no es un problema de problema pediátrico, estamos lidiando con esto desde la infancia hasta la edad adulta, esto es un problema social. Los padres tienen que soportar la peor parte de esto y deben de informarse, el sistema educativo debe cambiar y nosotros debemos cambiar la forma en que lo manejamos como sociedad.

¿Qué creencia negativa es la más difícil de romper en niños y adultos?
La idea de que no podemos cambiar. Creo que el mayor problema es que la gente viene con el concepto de que así es como soy, así es como voy a ser, así es como debe ser, y eso no es cierto. La neuroplasticidad, la ciencia dice que podemos cambiar, pero tenemos que querer hacerlo. Como seres humanos, siempre tenemos el potencial de cambiar y la voluntad es un componente enorme de esto. Me encanta la aceptación, pero eso no significa que una persona tiene quedarse estancada; aceptar significa aceptar a la persona en cada paso del camino, aceptar donde está ahora, aceptar que puede cambiar, aceptar el cambio que hace y aceptar la nueva persona en la que se ha convertido.

La doctora Julia Harper.
La doctora Julia Harper. ( )
“Creo que el mayor problema es que la gente viene con el concepto de que así es como soy, así es como voy a ser, así es como debe ser, y eso no es cierto. La neuroplasticidad, la ciencia dice que podemos cambiar, pero tenemos que querer hacerlo”
Dra Julia Harper Terapeuta ocupacional, psicóloga, entrenadora de vida, oradora y escritora
20190605 https://www.diariolibre.com

+ Leídas