La realeza no está exenta, el coronavirus también afecta a la ‘sangre azul’

  • El príncipe Carlos, heredero a la corona británica, es el tercer miembro de la realeza en dar positivo al coronavirus

El coronavirus no conoce de clases sociales. Como muestra, la reciente noticia de que el príncipe Carlos, heredero a la corona británica, dio positivo al COVID-19.

Según informó su residencia oficial de Clarence House, el príncipe de Gales, de 71 años, se encuentra bien y apenas ha presentado síntomas leves, por lo que no hay de qué preocuparse. Mientras, su esposa Camila, duquesa de Cornualles, ha dado negativo a los resultados, añadió la residencia oficial.

El hijo de Isabel II permanece en cuarentena en Balmoral (Escocia), lejos de su madre, quien por su edad (pronto cumplirá 94 años) forma parte de los grupos de mayor riesgo por el virus. La reina se encuentra confinada en el castillo de Windsor, a las afueras de Londres, rodeada de un equipo médico mientras continúa atendiendo a distancia sus funciones públicas.

Algunos medios aseguran que, por el momento, Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, están juntos en el mismo castillo, pero no revueltos. Esto debido a que el príncipe Felipe es más vulnerable que su esposa, pues el pasado diciembre ingresó a un hospital para ser operado de una infección anterior, además de que en el 2011 fue sometido a una cirugía cardiaca para desbloquear una arteria.

Así lo viven los demás miembros

La realeza no está exenta, el coronavirus también afecta a la ‘sangre azul’

Carlos no es el primero de ‘sangre azul’ en contagiarse con el virus. Además de él, Alberto de Mónaco también resultó positivo al COVID-19. Sin embargo, su estado de salud no reviste gravedad, "sigue trabajando desde su oficina en su residencia, donde está en contacto telemático con los miembros del Gobierno", han comunicado desde la Casa Grimaldi.

Carlos de Habsburgo-Lorena, nieto del último emperador de Austria-Hungría y jefe de la Casa de Habsburgo, fue el primer royal contagiado y hasta el momento se encuentra totalmente aislado en su casa de Austria.

Los duques de Sussex, que el próximo 31 de marzo dejan de ser miembros "senior" de la familia real británica, se mantienen en Canadá, desde donde han escrito en sus redes sociales un mensaje de compasión. "Nos necesitamos los uno a los otros".

En el caso de Kate y William, duques de Cambridge, han optado por que sus pequeños, el príncipe George y la princesa Charlotte, se unan a la gran cantidad de estudiantes a nivel global que adoptan la medida de estudiar desde casa.

Esta crisis sanitaria que recorre el mundo también ha afectado los planes de boda de una de las nietas de la reina Isabel II, la princesa Beatriz y su futuro esposo, Edoardo Mapelli Mozzi. Estos se han visto obligados a cancelar sus planes de celebrar la recepción de su boda, prevista para el 29 de mayo, en los terrenos del Palacio de Buckingham.

20200325 https://www.diariolibre.com

+ Leídas