La vida después del Asperger

  • La realidad de personas dentro del espectro autista que tratan de llevar una vida normal
$!La vida después del Asperger
Las personas con Síndrome de Asperger pueden tener dificultades en situaciones sociales

Para algunos el hecho de ser diagnosticado con el Síndrome de Asperger puede parecer un evento traumático que arruinaría su vida, pero en mi opinión conocer este diagnóstico no significó el fin del mundo. La realidad es que actualmente existen muchas personas dentro del espectro autista y que todos los días coexisten con el resto de la sociedad.

En un inicio

Todo comenzó con el final de una etapa de mi vida que me dejó en busca de un nuevo trabajo, un nuevo hogar y un nuevo sentido de quién soy en realidad. Hasta ese momento lo único que conocía del Síndrome de Asperger (SA) era lo que había visto en películas, series de televisión y uno o dos artículos que había leído; en otras palabras: no conocía mucho, solo lo suficiente para sentirme identificado con la condición y quedarme por años con la duda de si en realidad se aplicaba a mi situación.

El SA y el camuflaje social

Ok, la definición del Síndrome de Asperger, o Trastorno del Espectro Autista (TEA), puede variar un poco según la fuente, pero básicamente es una condición neurobiológica que forma parte de los trastornos del espectro autista y cuyos síntomas incluyen la dificultad para establecer conexiones y desarrollar habilidades sociales, problemas en el uso del lenguaje con fines comunicativos, una limitada gama de intereses y características de comportamiento relacionadas con conductas repetitivos y/o estereotipadas, entre otros.

Básicamente tener el Síndrome de Asperger es vivir una vida diferente porque la forma en que uno piensa, procesa sus sentimientos o percibe el mundo exterior no concuerda totalmente con la del resto de las personas y a consecuencia de esto la habilidad de desenvolverse socialmente se torna mucho más difícil. Esta situación se complica cuando también se toma en cuenta que uno de los síntomas del SA puede ser la hipersensibilidad sensorial, lo que significa que ciertos sonidos, olores, texturas y hasta luces pueden ser causantes de estrés. Ir a conciertos, ferias, clubes y otros ambientes populares se convierten en experiencias muy estresantes que conllevan al aumento de la conducta de retraerse, o retraimiento social, y la frustración experimentada por una persona que tiene Asperger. Por cierto, las personas con el Síndrome de Asperger también pueden ser más susceptibles a otras condiciones como la depresión y la ansiedad.

De todas formas hay que tener claro que cada caso de Asperger es diferente y la forma y grado en que se presentan los síntomas puede variar. Por ejemplo, a mí me costó mucho aprender a interactuar con otras personas en situaciones sociales y laborales, por eso tuve que empezar a preparar un guion informal de saludos y comentarios banales para poder interactuar con los demás, y con el tiempo también que aprender a controlar el volumen de mi voz y el tono con el que hacía mis comentarios. Observar la manera de actuar de otras personas y hasta de personajes en filmes y series también fueron de gran ayuda para armar mi repertorio de tácticas sociales, aunque cada vez que me veía en una situación nueva sentía que todos mis esquemas se derrumbaban y me estresaba aún más. Para personas que no tienen esta condición no es fácil entender que para nosotros las situaciones sociales, al igual que las interacciones que se presentan en el contexto de un ambiente laboral, pueden ser muy agotadores tanto física como emocionalmente.

El proceso de las pruebas

Esta era mi situación de todos los días antes de recibir mi diagnóstico, por eso en las pocas ocasiones que había leído los artículos dedicados a ese tema sentía que una alarma sonaba en mi cabeza (no literalmente), pero nunca me animé comprobar si esta condición se aplicaba a mí hasta que un día me enteré de que a un viejo amigo del colegio lo habían diagnosticado con Asperger. Por estos motivos, y más, cuando llegó la hora de reiniciar mi vida, decidí que había llegado el momento de determinar de una vez por todas si yo estaba dentro del espectro autista.

Desafortunadamente determinar si uno en realidad tiene el Síndrome de Asperger no es tan fácil como llenar un formulario y en minutos saber los resultados. Para determinar cuál es la situación de la persona hay que pasar por un complejo proceso de evaluación que incluye pruebas escritas, evaluaciones orales y otros exámenes, hasta se toma en cuenta cómo se desenvuelve la interacción entre el individuo y el profesional que imparte los exámenes. Asimismo, hay muchas otras consideraciones que hay que tomar en cuenta para llegar a un diagnóstico, como la edad de la persona, y al parecer en el caso de las mujeres es más difícil de detectar que en los hombres; en el adulto algo que dificulta el diagnóstico es la comorbilidad, que muchas veces se confunde con depresión, ansiedad, trastorno de la personalidad o trastorno del ánimo como la bipolaridad. Tampoco podemos olvidar que estas evaluaciones tienen un costo monetario que no se puede ignorar y es un tema que debe de tratarse con el profesional o institución que las imparte.

Hoy en día hay muchas personas con alguna variación de un TEA que de una forma u otra forman parte de la sociedad, pero en muchos casos ni saben que padecen de estas condiciones y por eso no se han hecho las pruebas, aun así para aquellos que sospechan que caen en el espectro, el acto de hacer las evaluaciones puede ser una decisión muy difícil, ya sea por miedo a cómo pueda alterar su vida o al estigma social que pueda surgir si otros se enteran de que uno sufre de una condición neurobiológica o un sinnúmero de motivos más. Esta es una decisión muy personal y no se debe presionar a la persona que deba enfrentarla.

5 centros con personal e instrumentos evaluarte:

• Centro Tera (Instagram: @ centro.tera)

• EU Centro (Instagram: @ eucentro)

• Diversa Espacio Terapéutico (Instagram: @ diversaet)

• Centro de Atención Interactúo (Instagram: @centrointeractuo)

En paz con el diagnóstico

En mi caso me hice las pruebas y me alegra haberlo hecho porque me brindó la oportunidad de conocerme mejor, de identificar aquellos elementos que me impactaban de forma negativa y, gracias a mis sesiones de terapia, a desarrollar estrategias para saber cómo enfrentar estas situaciones y también mejorar mi calidad de vida. Y así como cada caso de Asperger es diferente, también existen distintos tipos de terapia para tratarlos.

Una situación que no me esperaba de todo esto es saber cómo y cuándo compartir mi diagnóstico con otras personas. Lo primero que aprendí es que cuando se trata de un familiar esta no es una conversación que se puede tener por teléfono, también es difícil mantener un balance entre dar suficiente información a otras personas para que entiendan lo que mi condición significa sin entrar en detalles muy personales, pero no ayuda la falta de información y los estereotipos que se han hecho tan populares gracias a películas o series de televisión que han convertido algunos síntomas del Síndrome de Asperger en un estereotipo encarnado por personajes excéntricos y graciosos.

Saber cómo compartir el diagnóstico con otras personas puede ser complicado
Saber cómo compartir el diagnóstico con otras personas puede ser complicado ( )
Empatía y paciencia

Yo tenía una vida personal y profesional antes de mi diagnóstico y en general eso no ha cambiado, excepto que ahora estoy más informado sobre mí mismo y cómo interactúo con el resto del mundo, y esa es la realidad de muchas personas que tienen el Síndrome de Asperger o cualquiera de los trastornos del espectro autista. Es importante que aquellos que tienen esa condición recuerden que hay centros y profesionales que pueden ayudar si lo necesitan y que un diagnóstico no significa que uno sea una víctima que no pueda llevar una existencia plena y satisfactoria. He tenido la oportunidad de conocer a otros individuos que también han sido diagnosticados y son personas de distintas edades, profesiones y estratos de la sociedad que, al igual que yo y el resto del mundo, solo son personas haciendo su camino en la vida, cada uno en busca de su versión de la felicidad.

5 celebridades con Síndrome de Asperger:

1. Dan Aykroyd

2. Daryl Hannah

3. James Taylor

4. Susan Boyle

5. Sir Anthony Hopkins

20181106 https://www.diariolibre.com

+ Leídas