Manuel Mora Serrano: “Leer cura la más cruel enfermedad que padece la humanidad: el aburrimiento”

  • El narrador, ensayista, investigador y crítico literario confiesa qué significa el mundo de los libros para él y cómo es su faceta como lector
$!Manuel Mora Serrano: “Leer cura la más cruel enfermedad que padece la humanidad: el aburrimiento”
Manuel Mora Serrano recibió en 2013 el Caonabo de Oro.

Manuel Mora Serrano es narrador, ensayista, investigador, promotor y crítico literario. En 1979 obtuvo el Premio Siboney de Novela por su Goeiza, obra con la que rescata el mito de la ciguapa, un personaje legendario que forma parte del imaginario dominicano. En su Historia de la literatura dominicana e hispanoamericana (1974, t. II) el crítico argentino Enrique Anderson Imbert dice de él: “Predominó la tendencia a reflejar la vida nacional, con sus problemas sociales”. Representó a su país en el III Congreso de Literatura Hispanoamericana celebrado en Caracas (Venezuela) en 1970, al que asistió el poeta chileno Pablo Neruda. Como Asesor Cultural del Poder Ejecutivo (1987-1992) fue delegado de República Dominicana en diversos congresos y encuentros nacionales e internacionales, tocando temas de la cultura y la literatura dominicanas en sus conferencias. En 2013 le fue otorgado el Caonabo de Oro. Articulista cultural y literario de larga data, ha colaborado en los más importantes suplementos culturales, periódicos y revistas dominicanos desde la década de los 50.

Describe en pocas palabras tu encuentro con el libro.
Hijo de una maestra lectora, lo encontré en mi casa y lo amé y respeté en una época en que era decente y edificante, social y culturalmente, leer y amar los libros.

¿Cuál es tu personaje literario preferido?
Como personaje histórico de la literatura prefiero a Jorge Luis Borges, por encima de los novelescos.

¿Qué libro regalarías a ciegas?
A nadie le regalaría un libro a ciegas. Un texto merece un lector atento. Elegiría bien qué y a quién regalar uno según sus gustos.

Menciona tres escritores que hayan ejercido fuerte influencia sobre ti.
Pablo Neruda en mi juventud, Domingo Moreno Jiménez en mi adultez y Virgilio en mi madurez.

Cuando escribes, ¿tú decides el tema o este te elije a ti?
Lo mejorcito que he podido escribir ha surgido por azar. Me fascina pensar que existen las musas y te dictan lo que vas a escribir.

¿Cuáles son los géneros que sobresalen en el conjunto de los libros que posees?
Obras poéticas y novelescas.

Si una tormenta tomara por asalto tu biblioteca y solo pudieras rescatar cinco obras, ¿cuáles serían estas?
Si escogiera serían las obras de Shakespeare, de Rubén Darío, de Virgilio, de Sófocles y las de Borges.

¿Qué libro de los que habitan en ella te hubiese gustado escribir?
La Eneida.

Borges expresó: “La lectura es una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz”. ¿Crees que esa felicidad se puede contagiar?
Imposible. Solo las enfermedades se contagian. Leer de todo es una virtud.

¿Qué libro amaneció contigo hoy?
Homo Deus de Yuval Noah Harari.

¿Si fueses un libro, como te llamarías?
La montaña mágica.

¿Qué eslogan propondrías para una campaña nacional de lectura?
Leer cura la más cruel enfermedad que padece la humanidad: el aburrimiento.

Image
Modernismo y criollismo

El autor arremete como un quijote isleño contra conceptos anquilosados sobre el supuesto atraso de nuestros escritores a fines del siglo XIX y se dedica en esta obra a «encontrar suficientes pruebas para transformar totalmente los criterios sostenidos tradicionalmente en el país por la turba letrada y la unanimidad de criterios sobre el origen de nuestro modernismo y del atraso del mismo en nuestro medio. Y de paso derribando viejos mitos, demostrando con textos epocales quiénes fueron nuestros primeros modernistas y nuevos criollistas, tan tempranamente como en muchos otros países latinoamericanos y no con el atraso injustificable manifestado por dicha turba letrada.

INTEC, en su misión vanguardista de rescatar valores de nuestra sociedad, acompaña en este viaje al pasado a Manuel Mora Serrano e invita a los investigadores de nuestra cultura a mantenerse alertas para sumergirse en el pasado cuantas veces sea necesario hasta lograr extraer del barril sin fondo de la historia hechos desconocidos o mal estudiados por nuestros críticos e historiadores.

20200913 https://www.diariolibre.com

+ Leídas