María Piantini: el valor educativo de la danza

  • Esta bailarina y coreógrafa, tiene una vocación muy marcada por la enseñanza, que ha hecho realidad gracias a su más reciente proyecto: su propia escuela de danza

El baile y la educación han sido las principales pasiones de Maria Piantini y se han reflejado a lo largo de su carrera como bailarina y coreógrafa docente, participando en proyectos tan variopintos como obras y videos musicales, impartiendo clases de baile a nivel nacional e internacional o convertida en embajadora de Reebok en la República Dominicana. Ahora Piantini combina su amor por el baile y la educación en su más reciente proyecto, su escuela de danza Meraki Dance Studio.

¿Cómo te inicias en el mundo de la danza?

Toda mi familia ha estado siempre muy involucrada en el arte y la educación; yo comencé a bailar entre los dos y tres años. Siempre ha sido algo que me ha gustado mucho y lo he seguido haciendo.

¿Fue en ese entonces que te diste cuenta que te gustaba enseñar?

Desde pequeña siempre he tenido ese instinto materno y la verdad es que cuando comencé a trabajar a los 14 años me di cuenta de que lo que más disfrutaba era el proceso de enseñar a las niñas, trabajar diferentes aspectos, y ver el resultado final. Esa es la parte que más me inspiró a seguir haciéndolo. No fuera profesora sin ser bailarina, pero si tengo que elegir entre, por ejemplo, irme de gira bailando con un artista o quedarme aquí con mi escuela, prefiero enseñar a mis alumnos.

Te has preparado en Ballet, Flamenco, Gimnasia Rítmica, Hip-Hop, Jazz Funk y otros tipos de danza, pero ¿con cuál te identificas más?

La verdad es que, como he tenido la oportunidad de formarme en muchos estilos diferentes, tengo esa facilidad de poder intentarlos todos. Mi línea realmente es el Jazz Funk, pero a mí me gusta mantenerme variando y siempre cambio el estilo a mis estudiantes para que prueben otras cosas.

¿Cómo es tu proceso creativo para crear una coreografía?

Hay veces que oigo una canción y en una tarde monto una coreografía; hay días en que vengo sin nada preparado, pongo la música y comienzo a crear; y otros me tomo hasta dos meses para hacer una coreografía. Eso depende mucho del estilo de la música, de cómo esté de trabajo en ese momento, pero es más por ese choque de inspiración que entra de repente. Es una locura, pero es un proceso que disfruto mucho porque, por ejemplo, me voy grabando y viendo los pasos para recordarlos o ver si se pueden modificar. Para mí es un proceso sumamente divertido porque me permite explorar mi cabeza y todas mis ideas.

¿Cómo te convertiste en embajadora de Reebok y qué implica ese título?

Hace ya un año y medio que me contactaron. Ellos básicamente me buscaron porque les gustó mi naturalidad al hacer las cosas y la verdad es que para mí ser parte de Reebok implica una gran responsabilidad porque no solamente es una marca sino que realmente es un mensaje de ser más humano, de buscar la mejor versión de ti, de dar lo mejor de ti. Me identifico mucho porque yo siempre he sido muy apasionada con lo que hago.

También has participado en un video musical de Enrique Iglesias, ¿hay planes para colaborar en más?

Eso fue una locura. Yo salí por segundos en el video pero se sintieron como minutos. Para mí significó mucho. He recibido varias propuestas, pero la verdad es que mi lugar favorito para ejercer es el salón de clases. A mí, más que ser bailarina, lo que me gusta es enseñar, ser maestra, estar en el salón de clases creando y transmitiendo mis conocimientos. Por esa línea es que me estoy enfocando más, pero si aparece la oportunidad de bailar con cualquier artista no voy a decir que no.

¿Prepararse en otras disciplinas como el teatro y la música, puede enriquecer las habilidades de una bailarina?

Claro que sí, en todos los sentidos. Si te vas a formar como artista, mientras más disciplinas puedas hacer, mejor. Para hacer todas las otras cosas hay que saber bailar, porque el baile te da el movimiento necesario para expresarte. Entiendo que el movimiento en sí es lo primero y luego está lo otro. Para aprender a proyectarte, a dominar un escenario, a apoderarte de tu cuerpo y caminar por todo el espacio teniendo la atención de todo el mundo, necesitas la danza.

¿Cuál es la ventaja de la danza para aquellos que les interesa como hobby?

Está comprobado que la danza libera los niveles de estrés y ansiedad, aparte de que te ayuda a rebajar. Eso es lo que todo el mundo está buscando al final. Es un excelente cardio y también te ayuda a aumentar tu autoestima, a tener más seguridad y a socializar más con otras personas. Es como una terapia, te da una felicidad que no la puedes explicar.

¿Cómo recomendarías que inicien?

Siempre he dicho que cualquiera puede bailar. Eso no es nada más que disciplina y tener las ganas de hacerlo. Si, por ejemplo, se identifica temprano esa habilidad o talento en tu hijo, recomiendo que desde pequeño empiece a bailar porque obviamente no es lo mismo tener una formación de muchos años que de pocos. Si van a iniciar en la danza desde pequeños recomiendo iniciar con ballet, porque es la base de todas las disciplinas, el que baila ballet está preparado para cualquier otro estilo. También recomiendo a los adultos hacer ballet porque trabaja la flexibilidad y la elasticidad en tu cuerpo y también te da patrones de movimiento más estéticos.

¿Ya tienes listo tu propio estudio?

Estoy muy emocionada porque llevaba ya varios años con eso en la cabeza, pero todo pasa cuando Dios quiere. Abrimos en enero del 2019 y estamos muy emocionados. La escuela se llama Meraki Dance Studio. Meraki es una palabra griega, me topé con ella hace como cinco años y significa el amor, la pasión y la esencia que pones en tu trabajo y para mí eso es mi escuela. Es un negocio totalmente familiar y tiene ese toque de juventud, modernidad y de no enfocarse solamente en el ballet, sino que todas las disciplinas sean igual de importantes. Vamos a tratar de abarcar a todo tipo de público y brindar servicios para todas las personas.

¿Qué recomendarías a cualquier joven interesada en dedicarse a bailar a nivel profesional?

Para mí lo más importante de todo es que siempre creas en ti misma. Si crees en ti y en tu trabajo, todo el mundo alrededor de ti lo va a creer también. Lo digo yo que he cambiado de carrera cuatro veces y he pasado por tantas cosas buscando realmente lo que quiero hacer y al final es esto. Hay que tener mucha disciplina. No puedes hacer nada en la vida si no tienes una disciplina. Con esa combinación de creer en ti, tener disciplina y además enfocarte solamente en lo tuyo se puede llegar bien lejos.

20190312 https://www.diariolibre.com

+ Leídas