Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?

  • La aparición de los miomas está muy ligada al aumento de estrógeno en el cuerpo, por lo que los factores de riesgo incluyen la obesidad, el uso de anticonceptivos a base de esta hormona, la pubertad temprana y menopausia tardía
$!Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?
Si la paciente desarrolla síntomas, es cuando se hace necesario extirparlos.

Si hablamos de tumores benignos más frecuentes durante la edad fértil femenina, los miomas encabezan la lista. Y es que, según datos estadísticos, una de cada cinco mujeres puede tener miomatosis uterina durante sus años de reproducción activa. Esto hace que se trate de una condición de la que todas debemos tener conocimiento para poder actuar a tiempo a modo de prevención.

Aunque se desconocen las causas exactas de esta afección, su aparición está muy ligada al aumento de estrógeno en el cuerpo, por lo que los factores de riesgo incluyen la obesidad, el uso de anticonceptivos a base de esta hormona, la pubertad temprana y menopausia tardía. Así lo deja saber el obstetra y ginecólogo Yotin Ramón Pérez tras referirse al tema en un Instagram Live realizado a través de la cuenta de Diario Salud (@diariosalud).

Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?

La vida sedentaria y la mala alimentación también juegan un papel importante en el desarrollo de los miomas uterinos, según comenta el especialista, quien indica que la genética, de igual forma, incide en esta condición. “Todavía no se acepta por completo la genética como un factor de riesgo, pero hay investigaciones que avalan que su aparición puede estar relacionada a la herencia”, dice.

De acuerdo a su ubicación, estos tumores benignos se clasifican en tres tipos: subserosos, que son los que aparecen en la parte más superficial del útero; intramurales, término que hace referencia a los que surgen en la capa muscular; y los submucosos, los cuales se desarrollan en el endometrio.

Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?

Uno de los temas que más preocupa con relación a esta condición es que, en la mayoría de los casos, es asintomática, lo que quiere decir que una persona puede tenerla y no darse cuenta hasta que acude a un especialista que realice la exploración física o exámenes de lugar. Es por ello que Pérez indica que asistir a chequeos rutinarios, aunque no se presente ninguna anormalidad, es tan importante, pues es la única forma de detectar la enfermedad a tiempo, darle el debido seguimiento y evitar que se produzca un daño mayor. Esos chequeos deben realizarse al menos una vez al año, luego de haber iniciado la vida sexual, y deben incluir el Papanicolau y sonografía transvaginal.

Los miomas submucosos son los que generalmente presentan síntomas, debido a que se encuentran en el endometrio (mucosa que reviste el interior del útero) y distorsionan la cavidad endometrial. Su principal signo de alerta es el sangrado anormal que no coincide con el periodo menstrual, además de dolores al orinar o incluso al momento de sostener relaciones sexuales.

En el caso de los miomas subserosos, estos, dependiendo de su tamaño, dan señales relacionadas con órganos cercanos a la pelvis. “Por ejemplo, pueden comprimir o desplazar el colón, así como también comprimir la vejiga urinaria”, explica el galeno.

¿Cómo se trata?
Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?

El tratamiento, dice Pérez, dependerá mucho de la mujer, pues hay que tomar en cuenta la edad, el tipo y tamaño de los miomas, si tiene hijos o desea tenerlos en un futuro. Sin embargo, si se trata de una paciente asintomática, lo más probable es que se indiquen medicamentos y consultas regulares para darle seguimiento a la condición.

En el momento en el que la fémina desarrolla síntomas, el experto dice que es cuando se hace necesario extirparlos. “A un mioma asintomático, solo se le da seguimiento para vigilar su crecimiento. Ahora bien, si es uno que produce problemas secundarios, hay que recurrir a la cirugía”, destaca.

Riesgos en el embarazo
Miomas uterinos: ¿cómo diagnosticarlos a tiempo?

El hecho de tener miomatosis uterina no quiere decir que no pueda llevarse a cabo un embarazo o un parto normal. Lo que sí hay que tener presente, según el doctor, es que el riesgo de sufrir complicaciones, tanto durante el estado de gestación como después de dar a luz, es elevado, sobre todo si el mioma mide de 10 centímetros en adelante. Dichas complicaciones pueden incluir impedimento del crecimiento adecuado del bebé, dificultades de la contracción del útero, hemorragia o, en el peor de los casos, aborto involuntario.

20201105 https://www.diariolibre.com

Temas

Salud
Mujer

+ Leídas