20170603 https://www.diariolibre.com

Música para el cuerpo serrano

Por|| 03 JUN 2017, 12:00 AM

Preparados, listos, ya. Nueva música para el disfrute de cuerpo y alma; es posible y hasta conveniente equilibrar la dieta y soliviantar a las endorfinas al mismo tiempo.

Desde gente ya consolidada como Natalia Lafourcade a la danesa de sangre nipona Ida Kudo. Abran los oídos, que empieza a llover.

‘Exposición’ es el primer trabajo de larga duración de la banda española Calavera. Tras apenas cuatro años de trayectoria y dos EP, el grupo ha mimado la confección de este reto con el apoyo de uno de los mejores productores de pop que hay ahora mismo en España, Javi Carasueño. Canciones como ‘Esqueleto’, ‘Tres’ o ‘Atlas’ se han convertido en clásicos instantáneos. La dulzura vocal de Álex Ortega casa a la perfección con los evocadores paisajes sonoros que crea la banda, en ese ejercicio tan complicado que supone dotar de apariencia minimalista a un intrincado trabajo en los arreglos.

Desde el sur de Francia (Toulouse) llega I Me Mine. El nombre del grupo coincide con una gema del repertorio ‘beatle’, concretamente del canto de cisne discográfico que representó ‘Let It be’ en 1970 para el famoso cuarteto de Liverpool: además, está escrita y cantada por George Harrison, el compositor más sutil de The Beatles. El asunto no es casual: la puesta en escena de los galos destila psicodelia y deja entrever una querencia por lo progresivo que también les acerca a King Crimson, amén de aderezos electrónicos. El directo, además, es fantástico.

A Natalia Lafourcade la adoran en toda América. Al otro lado del Atlántico, la talentosa mexicana sigue siendo figura de culto, quizá porque no ha agotado sus balas promocionales o simplemente porque no viene de Miami. Su nueva canción, ‘Te vi pasar’, se ha editado hace menos de un mes y retrotrae a otros tiempos: una bonita mezcla de jazz manouche y bolero que reconfirma su habilidad para brillar en todos los géneros. En Dominicana ya atrapó corazones hace tiempo: no hay que olvidar su dueto ‘Aventurera’ junto a Álex Ferreira, aireado en 2013.

La chilena Mon Laferte es una gran dama de la canción, heredera del tronío y la prestancia de las grandes voces del continente. En el año en que se cumple el centenario del nacimiento de Violeta Parra y también el cincuenta aniversario de su muerte, creadoras como Pascuala Ilabaca mantienen vivo el espíritu combativo y el rescate de las músicas de raíz que desarrolló la gran Violeta. Mon es de otra cuerda, de salón oscuro en café aterciopelado, de micro redondo y tiros largos. En su recién estrenado álbum ‘La trenza’ cuenta, además, con el apoyo vocal de Enrique Bunbury en el dúo ‘Mi buen amor’.

Voltphonic es Giovanni. Giovanni es Voltphonic. El registro de ultratumba de este artista dominicano ha causado furor en la escena alternativa del hemisferio: poco a poco, este secreto tan bien guardado está asomando la cabeza. A finales de 2015 editó un álbum homónimo que sirvió de presentación formal: ambiente oscuro, denso y, paradójicamente, cálido, con el apoyo incidental de Óscar Chabebe y Alberto Moreta.

También en la parcela electrónica y huyendo de la luz del sol andan los daneses AyOwA’s, que empiezan a generar curiosidad y reverencia en la radio británica después de haber conquistado ya el corazón (no tan gélido: no se engañen) de los escandinavos. Nicolai Kornerup y Hannah Schneider experimentan con sintetizadores modulares y grabadoras de cassette para crear pop electrónico de muchos quilates.

Música para el cuerpo serrano
Mula.
Música para el cuerpo serrano
Iris Gold.

Más difícil de clasificar es lo que hacen la española Le Parody y la mentada Ida Kudo. La primera es cantante, compositora y actriz: sale a escena con un arsenal de máquinas que pone a su servicio en clave casi analógica, desde el ya no tan sorprendente ‘autosampling’ vocal a la inserción de secuencias de corte clásico en composiciones claramente experimentales. Kudo es inquietante: electropop, dancehall jamaiquino, un poco de ‘grime’, aires orientales... piezas como ‘Jinx’ son la prueba más palpable de su potencial. En cuanto a la británica Iris Gold, su impactante debut ‘Goldmine’ le ha puesto a girar en el circuito europeo de festivales: unas cuerdas vocales de fábula y la chulería expresiva derivada de su vida nómada: entre las costuras de su poderío canoro se asoman referencias tan diversas como The Doors, Alicia Keys, Jefferson Airplane o De la Soul.

Antes de la próxima entrega de novedades, me gustaría proponer una lista de tareas con mirada al pasado reciente. Si se le escaparon algunos de estos lanzamientos, esta época de la historia es la mejor de todas para un rescate y disfrute instantáneo. Prueben con lo último de las dominicanas Mula, ya glosadas en estas páginas con pasados esfuerzos, que ahora han puesto a circular ‘Aguas’. Poco queda por añadir de Rita Indiana y su retorno relampagueante con ‘El castigador’, un temazo que pone el dedo en la llaga de los corruptos. ¿Volverá la escritora para quedarse un tiempo más dándole calor a su faceta musical? En otros predios, no se pierdan las últimas maravillas que han lanzado a la luz pública los brasileños Laya y O Terno, los colombianos Ondatrópica, el español Miqui Puig o los venezolanos Los Amigos Invisibles. Manténganse alerta: la vida mejora.


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos