Nadar con un compañero gigantesco

Aunque su nombre pueda atemorizar a algún incauto, el gigantesco tiburón ballena es un manso y amigable compañero de natación para decenas de turistas que llegan a la bahía de La Paz, en el noroeste de México, deseosos de vivir esta experiencia.

“Son animales tropicales, muy mansos, con lo cual se puede nadar con ellos, con una velocidad máxima de cinco millas por hora, o sea, son muy lentos y también muy dóciles”, explica a la AFP Fabricio Mujica, quien se dedica a organizar estos recorridos.

Con la temporada de avistamiento del tiburón ballena (Rhincodon typus), que se inició en octubre, el malecón costero de La Paz se llena de visitantes que aguardan su turno para subir a una de las lanchas de motor en las que, en grupos de 10, son llevados cerca de estos animales que, pese a su nombre, no son cetáceos sino peces.

AFP
20180309 https://www.diariolibre.com

+ Leídas