No dejes para mañana lo que puedes ahorrar hoy

$!No dejes para mañana lo que puedes ahorrar hoy

Cada uno tiene su manera favorita de guardar el dinero: desde tenerlo en las gavetas, bajo el colchón o en cajas fuertes en la casa hasta el depósito en cuentas bancarias en moneda extranjera para evitar la devaluación a largo plazo. ¿Cuál es la tuya?

Poco a poco, como por arte de magia, van desapareciendo los billetes del bolsillo, de la cartera, se va engrosando la cuenta de la tarjeta de crédito y de repente sin saber cómo, cuándo, ni dónde desaparecen los miles que teníamos en la cuenta de débito. Sin embargo, cada uno de esos centavos puede formar parte de nuestro ahorro, solo que si no damos el primer paso y tomamos la decisión es imposible llegar a él.

Existen dos grupos de personas: los que creen en el ahorro a toda costa y aseguran que sin importar cuánto se gane siempre es posible guardar, y los que sencillamente no creen en esa “religión”, aunque resulta tan sencillo como elegir entre tomarse una cerveza con los cien pesos que sobran o guardarlos en una cuenta de ahorro o en una sencilla alcancía.

De acuerdo con los registros bancarios de los últimos años, la mujer es más propensa al ahorro y más constante. “El reto más grande que tiene cualquier mujer ama de casa, profesional y esposa es poder suplir todo lo que falta, pero administrar de tal manera que siempre quede algo para el ahorro”, explica Tania, madre y alta ejecutiva de una entidad bancaria.

Y es que en estos tiempos el ahorro parece estar prohibido y todo tiene su precio, incluso el tener una cuenta en el banco para guardar lo suyo. El asesor en finanzas personales y psicólogo familiar, Joaquín Disla, explica que antes de inciar el ahorro lo más importante es identificar las necesidades previamente, organizar las prioridades del gasto y respetar el orden establecido, de lo contrario al final de la quincena es difícil lograr un excedente para mantener un ahorro constante.

“Antes de comprar se debe determinar si realmente necesitas ese bien, para qué lo necesitas y si ese gasto puede esperar un momento más adelante porque al final todos los gastos no programados generan deudas y eso afecta el ahorro”, indica Disla.

Entonces el primer paso para ahorrar es pagarse a sí mismo desde el momento en que se recibe cualquier cantidad de dinero. “Esto quiere decir que desde que entra el sueldo a la casa lo primero que hay que sacar es el dinero del ahorro y tener tres cuentas establecidas: una para emergencias, imprevistos y oportunidades”, destaca el profesional.

Otro punto importante para poder tener excedentes y ahorrar es gastar menos de lo que se gana. “Si esperas a no tener deudas para empezar a ahorrar nunca lo vas a lograr”, dice Disla.

¿Adónde se va el dinero?

Sin darnos cuenta el dinero se nos va en un abrir de ojos. Esos pequeños gastos del día a día que vamos cubriendo con el menudo de la cartera, las meriendas de los hijos, la compra del combustible no programado o los antojos es lo que se conoce como el ‘gasto hormiga’ y ahí está una buena proporción de nuestro sueldo.

Gladyori A. Rodríguez

20181031 https://www.diariolibre.com

+ Leídas