Ortodoncia o carillas dentales, ¿cuál necesitas?

  • Recurrir a un procedimiento estético cuando lo que se necesita es devolverle funcionalidad a la boca, es un error que puede traer graves consecuencias. Por eso debes saber elegir de forma correcta
$!Ortodoncia o carillas dentales, ¿cuál necesitas?
La elección dependerá de lo que necesites corregir. (Freepik)

La sonrisa es nuestra carta de presentación. De ahí la importancia de querer mantenerla visiblemente perfecta y bien cuidada, una misión para la que casi siempre hace falta someternos a un procedimiento odontológico. Si bien hay muchos, los dos más comunes para corregir los dientes hoy en día son la ortodoncia y las carillas dentales. Pero ¿cómo saber cuál escoger?

En primer lugar, debes conocer las diferencias. La ortodoncia, o lo que popularmente conocemos como brackets, es un procedimiento recomendado para personas que necesitan tratar maloclusiones dentarias, dientes girovertidos y deformaciones de mordida. Por otro lado están las carillas, unas láminas de entre 1.2 mm a 1.5 mm, que son indicadas a pacientes con alteraciones estéticas como forma, color y, en algunas situaciones, mala posición.

Así lo deja saber la odontóloga Sabrina Núñez, quien dice que en muchas ocasiones un proceso viene a complementar al otro. “La ortodoncia va de la mano con la estética, en este caso las carillas, para mejorar la armonía de los dientes que no puede ser lograda con aparatos dentales, como cierre de diastema, mejorar el color, entre otros”.

Núñez, quien es especialista en operatoria dental estética, indica que, además de los problemas que tratan, los dos procesos también se diferencian en el tiempo de duración. “Normalmente un tratamiento de ortodoncia dura dos años, mientras que los estéticos pueden conllevar apenas dos semanas, desde su planificación hasta llegar a ser cementadas”, explica, agregando que en cuanto a control médico, los brackets requieren una visita cada cuatro semanas, y para las carillas basta con una visita al año.

Los cuidados del paciente en ambos casos son muy similares; hay que mantener una correcta higiene bucal, cepillándose después de cada comida, usando hilo dental y enjuagues, así como evitar alimentos duros y pegajosos, como hielo, turrón, chicle y chicharrón. En la ortodoncia, esto para evitar alterar los alambres o despegar los brackets, y en las carillas para garantizar su máxima durabilidad, la cual dependerá del material escogido (composite o porcelana).

Riesgos de elegir mal

Recurrir a un procedimiento estético cuando lo que se necesita es devolverle funcionalidad a la boca, es un grave error en el que muchos están incurriendo, quizás por moda o por dar una solución ‘rápida’ al problema. Sin embargo, las consecuencias pueden llegar a pesar con el tiempo.

“Los riesgos son bastantes; entre ellos el desgaste dental excesivo de tejido sano, tratamientos endodónticos innecesarios, sangrado en las encías, así como sensibilidad y trastornos en la articulación temporomandibular”, dice Núñez, al tiempo que añade que en dientes mal posicionados, las carillas estarán destinadas al fracaso, sin importar qué tan bueno sea el material utilizado.

Es por ello que hace énfasis en acudir a un odontólogo experto, para que este evalué y sugiera lo más conveniente, de acuerdo al problema que se presenta. “La odontología es como cualquier área de la salud, y por ende está dividida en especialidades. La mala práctica es dada, muchas veces, por falta de conocimiento del profesional y la poca preparación en el área. Por eso es importante acudir a un buen especialista dependiendo de sus necesidades dentales”, concluye.

$!Sabrina Núñez es odontóloga especialista en operatoria dental estética, egresada de la Universidad Nacional de Colombia. (Fuente externa)
Sabrina Núñez es odontóloga especialista en operatoria dental estética, egresada de la Universidad Nacional de Colombia. (Fuente externa)
20201023 https://www.diariolibre.com

Temas

Salud

+ Leídas