Pasos para tu crecimiento personal

  • Ney Díaz, presidente de Intras y autor del libro “Las 12 preguntas”, nos guía por el tema del crecimiento personal y la necesidad de aprender nuevos hábitos y principios que ayuden a iniciar un nuevo capítulo en la vida profesional y personal
El primer paso para un cambio de perspectiva

El primer paso para que una persona pueda cambiar su perspectiva de la vida es que se dé cuenta de si está siendo una persona conforme, conformista o insatisfecha. Las personas conformes aceptan con gratitud lo que la providencia y la vida les ha dado y se esmeran diariamente por mejorar y aprovechar el potencial de todo lo que tienen. Aun así, estos individuos no se pueden confundir con los conformistas, ya que estos se resignan y se limitan a hacer el mínimo esfuerzo para aprovechar lo que la vida les ha dado. “Las personas insatisfechas se quejan constantemente de sus circunstancias y van por el mundo detectando e inventariando todas las injusticias que les toca sufrir”, comenta el autor. “Si eres de las segundas o terceras, debes hacer un esfuerzo consciente y disciplinado para dejar de serlo”.

La autorreflexión: una herramienta de crecimiento personal

Al igual como se nota en las ventas, las acciones de bolsa o la condición física, el crecimiento personal es un proceso en el que se pueden distinguir ligeras alzas y bajas, pero si la tendencia es positiva, se va por el camino correcto. La autorreflexión es sumamente importante, ya sea cuando se comete un error o cuando se actúa correctamente, porque esta costumbre ayuda a identificar qué patrones de comportamiento o actitud funcionaron en cada caso para así repetirlos. En otras palabras, solo en la medida que las personas reflexionan sobre sus acciones, y evalúan su impacto es que pueden introducir mejoras en sus vidas. Por eso es tan esencial enfocarse en crear los hábitos correctos. Esto puede implicar un poco de esfuerzo al principio, pero, una vez se ha desarrollado un hábito, la sensación de esfuerzo desaparece, pues pasa a ser parte de la rutina.

“Es muy importante lograr la disciplina y el rigor de crear esos espacios artificiales donde evaluemos si estamos avanzando positivamente para ser mejores personas, pero eso no se limita a evaluar nuestra vida como un todo. Esto lo debemos hacer cada vez que cometemos algún error, fallamos u obviamos algo”, resalta el autor.

Pasos para tu crecimiento personal
“Las personas insatisfechas se quejan constantemente de sus circunstancias y van por el mundo detectando e inventariando todas las injusticias que les toca sufrir”
Ney Díaz, autor del libro “Las 12 preguntas” y presidente de Intras

La trampa de la mediocridad

“Ser mediocre es no explotar al máximo tu potencial y no hacer las cosas al 100% de tu capacidad”, expresa Díaz, pero ¿cómo se puede evitar la mediocridad? Cada vez que una persona asume una tarea debe quedarse con la sensación de que le dedicó todo su esfuerzo sin importar si los demás lo reconocen o no. También es importante no esconderse detrás de excusas ya que la autojustificación es el pretexto que buscan los mediocres para convivir consigo mismos. También hay que mencionar dos causas de la mediocridad que usualmente pasan desapercibidas: la primera es la resignación, que implica asumir que no vale la pena hacer nada en la vida, pues, haga lo que haga, no cambiará su situación; la segunda es la complacencia, lo cual implica que la persona ya se siente totalmente exitosa y asume que no tiene más nada que lograr, aprender o cambiar.

La definición de un gran líder

“Lo primero que hay que hacer es desmitificar la imagen del gran líder místico, imponente, motivador, carismático y grandilocuente con el que nos comparamos nosotros mismos y comparamos a los otros”, explica Díaz, quien propone un liderazgo auténtico fundamentado en las fortalezas de la persona y con mejoras en los aspectos que les impiden trascender como líderes. Las características son varias, pero existen dos rasgos no negociables que debe tener todo líder: ser un filtro de presión y ser un liberador del potencial de los demás.

En el caso de un emprendedor que también es líder, en teoría, todo el que inicia una empresa lo hace bajo un enfoque de trascendencia y son personas que tienen muy claro su propósito, la importancia de crear su propia definición personal del éxito, el poder del enfoque y la relevancia de ser coherente e íntegro. Para aquellos que siguen a un emprendedor en su proyecto es un gran aporte que se trate de un individuo confiable, resiliente y enfocado en lograr sus objetivos.

Escapando de la zona de confort

Para Ney Díaz el crecimiento, la trascendencia, el progreso y el legado están del otro lado de la zona de confort. “No me gusta utilizar el verbo ‘tener’ a la hora de hablar sobre salir de la zona de confort”, explica Díaz, “pues esto suena a obligación o imposición. Prefiero utilizar el verbo ‘deber’, pues nos transfiere la responsabilidad a nosotros. Nuestra principal razón de existir es dejar el mundo un poquito mejor de como lo encontramos. Si no, ¿para qué se nos ha dado este privilegio? Pero esto no es fácil. Los seres vivos tendemos a aspirar a la estabilidad y a la seguridad, que son, desde el punto de vista biológico, las garantías de supervivencia, por lo que el querer cambiar no es parte de nuestro ADN”.

20191024 https://www.diariolibre.com

+ Leídas