Por los rincones de Zurich

  • Famosa por los bancos, chocolates y relojes, Zurich también tiene otros rincones secretos por conocer.
$!Por los rincones de Zurich

Famosa por los bancos, chocolates y relojes, Zurich también tiene otros rincones secretos por conocer. Como el imperdible Festival Internacional de Cine, donde hasta la alfombra roja es ‘verde’, por la conciencia ecológica local. Y siendo la ciudad más grande de Suiza, los invitamos a perderse entre las calles más modernas con una verdadera historia, para conocer la mejor forma de disfrutarla... juntos:

Por los rincones de Zurich

Llegada. El aeropuerto con 700 vuelos diarios de 170 destinos diferentes queda a 13 kilómetros de la ciudad. Y al ser el primer punto de llegada, apenas después de pasar la aduana, es un buen momento para palpar la experiencia del banco suizo, con los cajeros automáticos, como la mejor forma de extraer francos suizos (con tarjeta Maestro o Plus) porque al no ser parte de la Comunidad Europea, no aceptan ni euros ni dólares. Los precios varían entre las aerolíneas, pero vale la pena saber que se puede volar en español con las líneas económicas de Iberia que por ejemplo ofrecen vuelos directos desde Estados Unidos a Barcelona y una conexión con la línea Vueling, para Zurich.

Image

Traslado. Un taxi desde el aeropuerto cuesta aproximadamente 60 francos suizos (el cambio es parecido al dólar). Pero hay opciones más económicas como el clásico Uber, por la mitad. Pero el boleto de tren cuesta menos de 7 francos suizos y es válido por una hora en el resto de la ciudad (por el doble, el mismo ticket tiene una validez de 24 horas, para visitar toda la ciudad, por un solo precio).

Hotel y Copa Mundial: El fútbol internacional solo tiene una Copa del Mundo. Una sola. Y nadie más que los campeones mundiales y mandatarios pueden tocarla. Aparece en la gran final, cada cuatro años. Pero en Suiza, está a la vista de todos, en el FIFA Museum de Zurich (fifamuseum.com). La Federación Internacional de Fútbol Asociados, tiene incluso un hotel propio para los fanáticos, en la vereda de enfrente. Es el Hotel FIFA Ascot, con balcones privados con vista al museo y más allá del clásico desayuno incluido, lo mejor es que todas las reservas incluyen un teléfono celular con acceso ilimitado a Internet y llamadas de teléfono internacionales totalmente gratis, para llevarlo por la ciudad, durante toda la estadía.

Haus Hiltl. Entre más de 2.000 opciones para comer, está el restaurante vegetariano más antiguo del mundo (incluyendo las hamburguesas que son de soja), sigue siendo controlado por la cuarta generación de la misma familia Hiltl que lo abrió el 3 de Julio de 1898. Entre el lujo de un restaurante muy bien ambientado, el sistema es estilo buffet, donde la gente se sirve, sola, todo lo que quiere y el precio varía en cuanto a lo que pesa el plato al final.

Restaurantes de Queso. La especialidad suiza del ‘fondue’ y ‘raclette’ nació en el lado francés de Suiza, con una mezcla de queso derretido y vino blanco, caliente, donde se sumergen unos cubitos de pan. El ‘raciette’ en cambio es queso derretido puro que se come con papas hervidas. Y el mejor fondue está en Degenried (www.degenried.ch), mantiene la tradición desde 1942. Otra opción: Chäsalp (www.chaesalp.ch) solía ser una granja pero ahora está totalmente renovada para experimentar el estilo de los Alpes, con 17 clases diferentes de fondue (también tienen carne y pastas, para los que no les gusta el queso).

Fast Food. El equivalente al McDonald de Zurich se llama Sternen Grill (www.sternengrill.ch) famosos por las clásicas salchichas suizas ‘bratwurst’ a la parrilla, con rollos de pan (todavía mejor que el bratwurst), con opción de pollo rostizado y ensalada de papas fritas. También tiene su prestigio local desde 1963 y deja contento a todos, porque además de la parrilla hay opciones vegetarianas (para llevar o comer también en el lugar).

Pastas. Aunque la mayoría habla alemán, el italiano es una de las lenguas oficiales en Suiza. Y estando tan cerca de Italia, Zurich se caracteriza por tener buenas pastas con la cadena de 12 restaurantes de lujo Santa Lucía (www.santalucia.ch). Los ‘gnocchi’ incluso tienen un lugar especial en el menú con 14 salsas diferentes con un queso rallado (suizo, claro) tan fresco que sirven un rayador personal, como si fuera un cubierto más. Y como postre, nada mejor que acompañar un volcán de chocolate con helado de vainilla y el infaltable ‘cappuccino’, con polvo de chocolate... suizo, suizo, suizo.

Shopping: Una de las calles más caras del mundo, Bahnhofstrasse, conecta 1.6km de negocios como Tissot, Giorgio Armani o Bvlgari y Hermes, desde la estación central del tren hasta el lago de Zurich (Para saber: los precios en realidad bajan a medida que se acercan a la estación de tren y suben al llegar al lago).

Gratis: Para recorrer Zurich, en diferentes puntos de la ciudad se pueden aprovechar las bicicletas disponibles totalmente gratis. Eso sí, piden como garantía unos 20 francos suizos porque si hay daños, hay que pagarlos. La única condición es devolverlas antes de las 21.30. Para los más exigentes, hay una opción paga que no exige depósito y cobra 15fr por media hora, con bicicletas que se encuentran como si fuera un Uber, pero en el app de limebike.com.

Por los rincones de Zurich

Pasado. Los romanos habían establecido una base militar en la zona que hoy se llama Lindenhof, donde también está la tumba que menciona a Turicum, de donde proviene el nombre Zurich. Fue en el año 1351 cuando la ciudad se unió al territorio suizo o Switzerland que ya existía desde el 1291. En 1798 perdieron la independencia por la ocupación de Napoleón que transformó la zona en la República Helvética, que duró cinco años. Suiza, como hoy la conocemos fue fundada en 1848, un año después de fundar su propia línea de trenes. Totalmente neutral en la Primera y Segunda Guerra Mundial, igual sufrió también la época por la dificultad de importar comida. Y siendo tan famosa por ser una sociedad muy conservadora, la mujer recién pudo empezar a votar en el año 1971. Pero con la popularidad de ser el centro financiero del mundo, con el tiempo también fue perdiendo la reputación conservadora, aunque sigue siendo la tercera ciudad más cara para vivir en todo el mundo, después de Singapur y París (sí, mucho antes que Londres y Nueva York).

Futuro. Muy cerca del aeropuerto están construyendo en 180.000 m2 un nuevo espacio llamado The Circle, donde concentrarán dos Hoteles Hyatt con un centro de convenciones y el infaltable shopping (con energía subterranea reciclada), además de un parque de 80.000 m2 para ejercicios y deportes. Y, sí, ya encontramos una buena excusa para volver.

Fotografías Disponibles Bajo Derechos Reservados de ©Zürich Tourism.

20190110 https://www.diariolibre.com

+ Leídas