Image
20170520 https://www.diariolibre.com

Respira y disfruta, aquí y ahora

Por|| 20 MAY 2017, 12:00 AM

Vivimos en una constante conversación interna dirigida por nuestro ego que nos dice cómo debemos pensar, sentirnos, o responder a los demás. Una conversación desgastante y muchas veces orientada a hacernos sentir bien “temporalmente” con perjuicios, muchas veces a largo plazo, para nuestras relaciones, salud, vida profesional y emocional.

Existe mucho misticismo respecto a la meditación y si tiene un vínculo religioso que te impide practicarla o si es tan compleja su práctica que es accesible solo a ciertas personas, pero nada de esto es real. Tampoco está asociada a una edad específica o condición intelectual. Y practicarla no es complejo. Si le dedicas 5 minutos diarios podrás experimentar una de las herramientas más poderosas para lograr paz interna, relajación, reducción del estrés y, lo más impactante de todo, entenderte a ti mismo y las trampas de tu mente. Practicarlo en la oficina será fabuloso si quieres reducir tu nivel de estrés, el impacto en tu estado de ánimo por los conflictos que enfrentas, y hasta en tu salud por la frecuencia con la que te sientes así, entre otras circunstancias. A continuación, te comparto algunos tips muy sencillos para que comiences ya y pruebes sus beneficios:

5 minutos al día pueden cambiar tu vida

Para quien no ha practicado nunca, será un buen comienzo. A medida que logres avanzar y ver los beneficios podrías subir a 10 y 15 diarios.

1 Siéntate: puedes hacerlo en tu silla de trabajo, en un sofá o el suelo (sería buenísimo si lo haces en el piso); trata de que la ropa no sea un obstáculo para sentirte cómodo y, si es necesario, afloja algunos botones para que puedas respirar mejor.

Si lo haces en una silla, coloca los pies ligeramente separados y las manos en tus muslos. Si estás en el suelo cruza las piernas y coloca cada mano sobre la rodilla, con el dedo índice y pulgar tocándose (esta es la posición de loto). Es muy importante enderezar la espalda para que la columna vertebral esté en línea recta y fluya más oxígeno al cerebro.

2 Comienza temprano: si puedes hacerlo antes de iniciar la faena diaria mejor. No es bueno meditar recién comida, ya que tu cuerpo estará concentrado en hacer la digestión.

3 Comienza: trata de captar todo el oxígeno posible por la nariz para que ese aire llene tus pulmones. Si lo estás haciendo bien sentirás que tu estomago se hincha. Cuenta en tu mente hasta llegar a 4 segundos, reten ese aire 4 segundos más y lo sueltas, lentamente, contando nuevamente 4 y viendo cómo tu estomago se desinfla. Repítelo 3 veces.

4 Quédate: el objetivo de la meditación es poder cortar con el programa mental que está corriendo en el momento. Nuestro cerebro funciona como una máquina automática que repite constantemente programas (patrones neuronales) a diario respecto a cómo entramos a la oficina, si saludamos o no, cómo manejar una agresión verbal, responder un email agresivo, cómo pensar, sentir... Cuando meditamos lo que hacemos es forzar al cerebro en el aquí y el ahora, sin programas automáticos, para sentir la realidad. Y en ese momento nadie te está gritando, o humillando, ni te preocupas por el pasado. Al meditar te darás cuenta de que tu peor enemigo no es lo que la gente hace en torno a ti, sino el tiempo que tu cerebro le dedica a pensar y sentir eso. La meditación te enseñará que sí puedes elegir qué pensar y cuando comienzas a auto-aterrizarte y a dejar de lado esos pensamientos tu cuerpo cargará cada vez menos con esos químicos (cortisol, vasopresina, entre otros neurotransmisores) que te mantienen en estado de ansiedad y estrés con todos los efectos negativos que ya conoces.

5 Continuemos: tras respirar lleva tu atención a los dedos de tus pies; no los muevas, solo míralos, siéntelos, hazte consciente de que están ahí. Luego centra tu atención en tus tobillos y tus pantorrillas, dedícales unos segundos. Así, vas a ir lentamente subiendo tu atención a cada órgano que te encuentres en el ascenso mental que estas realizando: rodillas, muslos, cadera, órganos sexuales, ombligo, cintura, vísceras, costillas, pulmones, corazón, dedos y manos, brazos, hombros, cuello, cabeza, cara, ojos, cerebro.

Mientras haces esto, tu mente programada te traerá imágenes, palabras, pendientes, que pueden impedir concentrarte. Lo que harás en esos casos es ignorar esos interruptores. ¿Como? No prestándoles interés y atento a lo que elegiste conscientemente. Si te esfuerzas por alejarlos, estarás dedicándole tu atención y tu mente se habrá salido con la suya: volviendo a llevarte a su terreno y dejando de colocarte en el aquí y el ahora. Cuando surjan, sabes que están ahí pero no quieres ponerle atención. Quédate con eso, y sigue tú decidiendo que toda tu atención es para esa parte del cuerpo en la que elegiste focalizarte.

Cuando respiras profundamente, y con la columna vertebral en una postura derecha, ayudas a que llegue más oxígeno a tu cerebro, uno de los 2 elementos con los cuales funciona. Un cerebro mejor oxigenado trabaja mejor, se mantiene más joven y funciona mejor.

6 Finaliza: al terminar el recorrido mental por tu cuerpo, vas a quedarte ahora sintiendo tu respiración. Pon toda tu atención en sentir cómo el aire entra y sale por tus fosas nasales, cómo baja por la faringe, llega a tus pulmones, estos se hinchan y cómo vuelve a salir caliente por donde entró. Mantente así un ratito, puedes poner un recordatorio en el celular (con un sonido suave) que te recuerde cuando pasen los 5 minutos. Abre lentamente tus ojos ¡y listo! ¡Ya estás meditando!

7 Meditación guiada: puedes buscar en YouTube meditaciones guiadas que te ayudarán a mantenerte enfocado en el proceso. Puedes grabarlas también con tu propia voz y alguna música de fondo.

8 Ayuda: si crees que necesitas un guía, yo aprendí en el centro de yoga y meditación PrabhujiRD, una institución sin fines de lucro dirigida por gente muy hermosa, dispuesta con una paciencia y amor increíbles a ayudarte.

“¡Espero que te des la oportunidad de vivir esta experiencia! Comparte tu experiencia con nosotros en nuestras redes sociales”

@diariolibre y @kirssylorenzo

La autora es coach, escritora y conferencista. www.kirssylorenzo.com


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos