Reyes Magos: ¿mantener la ilusión o contar la verdad a tus hijos?

  • Analizamos desde el punto de vista psicológico los aspectos a favor y en contra que tiene inculcarles a tus pequeños la tradición de creer en estos personajes mágicos, propios de la época de Navidad
$!Reyes Magos: ¿mantener la ilusión o contar la verdad a tus hijos?
En el Día de Reyes es tradición regalar a los niños para conmemorar los obsequios que los Magos llevaron al Niño Jesús como homenaje por su nacimiento. (Shutterstock)

El seis de enero de cada año muchos países alrededor del mundo, incluyendo República Dominicana, celebran el Día de Reyes, fecha en la que es tradición regalar a los pequeños, a modo de conmemorar los obsequios que los Reyes Magos llevaron al Niño Jesús como homenaje por su nacimiento, según la Biblia.

Seguro que muchos guardamos en nuestra memoria lindas anécdotas de este día. Despertar temprano rebosados de emoción, mirar debajo del árbol navideño o de la cama, encontrar lo que habíamos pedido y agradecer a los tres personajes por conocer tan bien nuestros gustos, era la rutina común de la fecha. Sin embargo, se trata de una tradición que se ha ido perdiendo con el tiempo.

Ante la realidad de que los padres cada vez se preocupan más por adoptar prácticas que únicamente beneficien el desarrollo de sus hijos, muchos se rehúsan a inculcarles estas creencias. Algunos entienden que es una mentira innecesaria, mientras que otros consideran que descubrir la verdad en el futuro podría causarles algún tipo de trauma. Es entonces cuando debemos preguntarnos: ¿qué hay de cierto en esos planteamientos?, ¿es válido mantener la ilusión de la Navidad viva en los niños o lo mejor es decirles la verdad?

Reyes Magos: ¿mantener la ilusión o contar la verdad a tus hijos?

La psicóloga infanto-juvenil Clarissa Guerrero dice que, si bien convencer a los hijos de que los Reyes Magos o Santa son quienes les traen regalos es una decisión muy personal de cada familia, es bueno aclarar que no es cierto que habrá consecuencias psicológicas una vez se revele la verdad. Esto, según manifiesta, porque a la edad que generalmente lo descubren ya son capaces de entender que la intención era alimentar su ilusión.

En eso concuerda la también experta en conducta infantil Rachel Barouch, quien agrega que fomentar estas tradiciones en los niños puede tener un impacto negativo, pero no tanto por la creencia como tal, sino por la connotación que los padres le den. Un ejemplo es utilizar la imagen de referidos personajes mágicos para chantajear a los hijos, lo cual, además de llevar a etiquetas de lo que es bueno o malo, también es una forma de dominar la conducta a cambio de cosas materiales.

“Si se utiliza como chantaje para una buena conducta, entonces pierde el sentido. Tenemos que sentarnos y reflexionar en el significado detrás de cómo inculcamos esta creencia. Debemos de recordar que el espíritu navideño se centra en la alegría de dar, no en el consumismo”, sostiene, agregando que las consecuencias de promover referida tradición por sí sola no son tan graves como algunos temen.

Qué hacer cuando hay dudas
Reyes Magos: ¿mantener la ilusión o contar la verdad a tus hijos?

Cuando los pequeños empiezan a tener dudas y a cuestionar la existencia de los Reyes Magos, Guerrero indica que hay que prestar atención a las preguntas que hagan, ya que se pueden dar dos vertientes: niños muy lógicos que necesitan entender los hechos y niños que, efectivamente, comienzan a sospechar. “En la conversación misma se puede notar y descartar cuál es la razón de las dudas”, explica.

En el caso de que demuestren utilizar el juicio y el pensamiento crítico para cuestionar cómo es posible que alguien deje regalos a todos los niños del mundo en una sola noche o por qué dejan regalos a algunos y a otros no, y que tus respuestas no les parezcan posibles, entonces es tiempo de tener la conversación. ¿Por qué? Porque, dice Barouch, de no hacerlo se estaría insultando la capacidad de razonamiento del infante.

Ahora bien, si los niños llegan a los 11 o 12 años (que generalmente es cuando dejan de creer en estos personajes mágicos) entendiendo que la ilusión es real, la psicóloga Guerrero considera oportuno indagar un poco más allá. Y es que, por temas de desarrollo y pensamiento abstracto y lógico-crítico, lo normal es que a esa edad lo deduzcan por sí mismos o que su entorno los lleve a descubrir la verdad.

20210106 https://www.diariolibre.com

+ Leídas