Ricky Martin dixit: vengan pa’ca

  • El artista boricua vive una espléndida madurez personal y profesional. Este año será una de las grandes estrellas del Festival Presidente, al que no venía desde 1998.
$!Ricky Martin dixit: vengan pa’ca

El artista más popular del pop latino en las dos últimas décadas sigue en plena forma a sus 45 años. La edad no le ha pasado factura entre la fanaticada, y sus preferencias sexuales dejaron de ser alimento de los tabloides amarillistas hace tiempo. Papá feliz, con pareja estable y una carrera de ensueño que sigue acumulando retos y logros, el boricua será una de las grandes estrellas del Festival Presidente, en el que solamente ha estado una vez: en 1998, año de su gran consagración a nivel planetario después de un lustro de popularidad creciente en América.

En tiempos de agrio debate sobre la perversión de géneros musicales y la omnipresencia del reguetón, al que se han plegado casi todas las grandes figuras de la industria en el ámbito del pop latino, la insistencia de Martin en la fórmula que le han dado la fama es valorada incluso por quienes no son sus fans. De hecho, el universo alternativo (aunque lógicamente no comparta su elección sonora) respeta y valora su ética de trabajo y compromiso con la pureza de la creación. El hombre se cuida, es la antítesis de la prepotencia, cuida a sus fans y mantiene con inteligencia una raya alrededor de su vida privada, de la que solamente se saben cosas cuando él así lo decide.

Ricky Martin siempre se involucra en cada segmento del trabajo desde meses antes de cada gira

Ahí van diez razones por las que ustedes, devotos del Festival Presidente, no deben perderse su presentación:

1. Los temazos. Alguno y alguna lo disimularán, pero la mayoría disfruta un mundo coreando canciones como ‘La copa de la vida’, ‘Shake your Bon Bon’, ‘Tu recuerdo’, ‘Vuelve’, ‘María, ‘She bangs’, La mordidita’ o ‘Livin’ la vida loca’. Ricky Martin sabe cómo encender una fiesta y, con la naturalidad del que conoce la fórmula, hacer parones románticos en el espectáculo para quienes prefieren su versión pausada.

2. El carisma. Lleva tres décadas largas subido a un escenario. Se sabe todos los trucos escénicos, incluso ha inventado algunos. Sigue en plena forma, aunque quizá haya mermado un tanto su explosividad en el baile en beneficio del tono general del show, que siempre acaba por todo lo alto.

3. La puesta en escena. No se limita a cantar y contonearse: necesita que todo vaya como la seda allá arriba. Su cuadro de baile es explosivo, el vestuario tiene un papel clave en los cambios de temperatura y ‘flow’, cuida el decorado y las luces al detalle... vamos, que se involucra en cada segmento del trabajo desde meses antes al inicio de cada gira.

4. Los recuerdos. El grueso de su público en los recitales anda entre los treinta y muchos y los cincuenta y pocos: cuestión generacional. En bastantes casos hablamos de gente ‘cherchera’ que sigue saliendo a bailar pero no frecuenta los grandes conciertos. En Santo Domingo, muchos traerán memorias al presente abrigados por sus canciones.

5. La historia. Antes de su lanzamiento solista a principios de los años 90, estaba Menudo... que forma parte del imaginario popular de América Latina, la primera gran boy band de masas: hubo otras, pero el impacto de estos muchachos fue salvaje. Ricky fue el menudo de los Menudo mucho tiempo. Además, ahí estaba su gran amigo Robi Draco Rosa, colaborador artístico posterior. Sobre él habla con respeto y admiración: ‘Draco es un guerrero, mi hermano y uno de los artistas más creativos y talentosos que he conocido, con una carrera admirable y un repertorio musical exquisito’.

6. Está al día. El reciente dueto con Maluma ‘Vente pa’ca’ le ha conectado con nuevas audiencias (lo mismo le ha ocurrido al colombiano) y la alianza ha sido enormemente beneficiosa para ambos artistas. Ricky le dobla en edad, pero eso no ha sido un óbice para conseguir el impacto buscado.

7. El Centro Tau. El artista puertorriqueño ha impulsado en su tierra esta institución educativa; ofrece a la niñez y la juventud una formación integral, que incluye la música y prioriza a sectores sociales desfavorecidos. Se colabora con la comunidad loíceña (de Loiza, Puerto Rico) para empoderar a 140 participantes.

8. El cine. Ricky acaba de terminar el rodaje de un telefilme de la serie ‘American Crime Story’ centrado en Gianni Versace y dirigido por Ryan Murphy, donde interpreta a Antonio D’Amico, amante del diseñador italiano. Penélope Cruz y Edgar Ramírez están en el reparto. El boricua ya actuó en los años 90 en ‘General Hospital’ y ‘Alcanzar una estrella’.

9. Multifuncional. Además de su gira mundial, este año ha mantenido una residencia de varios meses en el Park Theatre at Monte Carlo de Las Vegas, en un espectáculo de repaso a su carrera coproducido con Jamie King.

10. Cariño a República Dominicana. No es discurso trillado de vecino cordial. Ricky Martin quiere mucho a Quisqueya y siempre lo pregona a los cuatro vientos, además de ser un rendido admirador (uno más) del talento de nuestro Juan Luis Guerra, y cultivar una gran amistad con la mánager del artista dominicano, Amarilys Germán.

20171005 https://www.diariolibre.com

+ Leídas