Sedentarismo, estas son las consecuencias para tu salud

  • La pandemia, y por consiguiente la cuarentena, trajeron hábitos poco saludables a nuestro organismo, como el sedentarismo
$!Sedentarismo, estas son las consecuencias para tu salud
Según la OMS, el 6% de las muertes anuales son causadas por un estilo de vida sin actividad física.

Las cifras del sedentarismo en todo el mundo hablan por sí solas: hacemos menos de 22 minutos de actividad física al día. Y a pesar de ser la cuarta causa de muerte en el mundo (por detrás de la hipertensión arterial, el tabaquismo y al mismo nivel que la diabetes), con más de 3.2 millones de víctimas directas al año, el sedentarismo forma parte de nuestras vidas. Es decir, que según la OMS, el 6% de todas las muertes anuales son causadas por un estilo de vida sin actividad física.

¿Sabías que una vida sendentaria influye en multitud de aspectos de nuestra vida cotidiana? Puede perjudicarnos no solo en nuestro estado de salud, sino también en el modo en el que afrontamos las dificultades y las experiencias vitales que se nos presentan. Tanto a nivel físico como psicológico las consecuencias del sedentarismo pueden llegar a ser letales. ¿Cómo afecta un estilo de vida sedentario a tu cuerpo?

Sedentarismo, estas son las consecuencias para tu salud

1. Aumento de los dolores articulares y contracturas. Debido a la falta de ejercicio físico tenemos una tendencia a la pérdida de masa muscular y también a la pérdida de fuerza, lo que supone que nuestras articulaciones se debiliten y queden más expuestas a que suframos dolores articulares y contracturas en las cervicales, la cintura y la espalda.

2. Sobrepeso y obesidad. El sedentarismo no permite la activación suficiente como para que quememos las calorías que habitualmente consumimos, por lo que, como consecuencia, es inevitable un aumento del peso corporal. Y ese aumento de peso conlleva a su vez otros problemas graves como el aumento de la presión arterial, que aumenta nuestras posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular; problemas respiratorios, problemas en el hígado y cálculos biliares, entre otros...

3. Aumenta el riesgo de sufrir diabetes. De acuerdo con una investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Leicester (Reino Unido), el sedentarismo también multiplica las probabilidades de padecer diabetes tipo 2, ya que afecta directamente a la efectividad de la insulina. Y la diabetes, a su vez, puede desencadenar una cardiopatía o un ictus. Es más, el 50% de los enfermos diabéticos muere de enfermedad cardiovascular.

4. Te arriesgas a sufrir cáncer. Por cada dos horas adicionales de inactividad durante la jornada aumentan un 10% las posibilidades de desarrollar cáncer de endometrio (revestimiento del útero) en las mujeres, un 8% las de sufrir cáncer intestinal y un 6% pulmonar, según un amplio estudio que publica la revista británica Journal of the National Cancer Institute.

5. Problemas cardíacos. El sedentarismo está detrás de muchos problemas de corazón, ya que la inactividad reduce la proteína que destruye las grasas, aumenta el nivel de glucosa y de colesterol. Además, cada hora sedentaria incrementa el riesgo de sufrir discapacidad con los años.

6. Problemas en el estado de ánimo. Se puede correr el riesgo de sufrir depresión y trastornos alimenticios. La calidad de vida disminuye lo que provoca una disminución de la motivación y un empeoramiento de la autoimagen, afectando así a la autoestima. Es más, un equipo de investigación de la Universidad de Qingdao (China) concluyó, después de revisar 24 estudios elaborados en cuatro continentes, que las personas que siguen conductas sedentarias tienen un 25% más de probabilidades de sufrir depresión que la gente que mantiene un estilo de vida activo.

7 ideas para reducir tu sedentarismo

La Fundación Española del Corazón recomienda iniciar con prácticas sencillas

  • Camina. Intenta hacerlo durante 30 minutos al día de forma continua.
  • Elige siempre las escaleras. Deja el ascensor para personas que de verdad lo necesiten.
  • Si trabajas en una oficina, tómate unos minutos de descanso, sal y camina.
  • Únete a grupos que organicen visitas, excursiones, senderismo o actividades recreativas que impliquen desplazamientos.
  • Sácale partido al tiempo que estás delante del televisor. Si tienes una bicicleta estática, caminadora o máquina de step, aprovecha para utilizarlas mientras estás frente a la pantalla.
  • ¡Mueve el esqueleto! Pon un poco de música en casa y déjate llevar.
  • Conéctate a internet y busca un vídeo de ejercicio sencillo.
20200621 https://www.diariolibre.com

+ Leídas