Sexo, dinero y lágrimas...

  • Cuando nuestras finanzas andan mal todo se ve afectado, inclusive las relaciones de pareja
$!Sexo, dinero y lágrimas...
No hay forma de ser feliz en pareja si hay olla.

Es como si hoy día cada parte de nuestras vidas dependiera de ello. La realidad es que no todo está relacionado con el dinero, pero sí una buena parte. Los problemas financieros pueden reflejarse en el trabajo, nuestra productividad, los amigos, la familia y muchas áreas más de nuestra vida. Pero, sin lugar a dudas, una de las áreas más afectadas por estos problemas financieros es el sexo entre la pareja. Cuando las cosas no van bien económicamente tampoco van bien en la cama. No quiero que me malinterpreten, no quiero decir que los ricos tengan mejor sexo que los pobres, sino que con la cabeza llena de problemas causados por las deudas es poco probable que pensemos en algo más allá que en cómo pagarlas. Un amigo me dijo un día que “el sexo está un 98% en la cabeza, y si la tienes 100% dedicada a pensar en problemas no hay forma de que logres concentrarte en eso”. No es un dato científico, pero tiene sentido. Mi curiosidad me llevó a preguntarle por el restante 2% y me contestó: “es una copa de un buen vino”.

Sexo, dinero y lágrimas...

Sexo sin olla

No hay forma de ser feliz en pareja si no hay sexo satisfactorio y no hay sexo satisfactorio si hay olla. No sé de estadísticas al respecto, pero en mi experiencia muchas parejas tienen problemas de intimidad producto de su situación financiera y algunas hasta han terminado en separación por el mismo hecho. Aunque he leído algunos autores y datos al respecto para comprobarlo no se necesita utilizar el método científico ni sofisticadas y modernas herramientas, a muchos de nosotros nos basta con hacer un poco de memoria.

Un consejo que siempre doy a los jóvenes que van a casarse es el de evitar el sobreendeudamiento a toda costa y planificar sus gastos usando el tiempo como un aliado. Las ceremonias que van más allá de las posibilidades de la pareja pueden traer serios problemas y deben pagarse tan pronto como se regresa de la luna de miel. Deudas y sexo son inversamente proporcionales: a más deuda menos sexo.

Sexo, dinero y lágrimas...

Sexo en la pareja: una empresa de alta calidad

Las parejas deben verse como una empresa. Una empresa cuyo producto final son los hijos y que debe llevar ese producto con la más alta calidad: Un ser humano feliz. Para ello debe ser una pareja feliz y el sexo es fundamental para lograrlo. No basta con proveer, ser responsable, cuidarse el uno al otro y todas esas cosas que forman parte de la empresa del matrimonio, también tenemos que ser sexualmente satisfechos para poder llevar adelante esa empresa.

Siempre recuerdo a esos amigos que, al finalizar un seminario que impartía, me abordaron para contarme algunos problemas que les estaban afectando en su relación de pareja. Mi primera reacción fue decirles que no era consejero matrimonial y salir del problema antes de que fuera demasiado tarde para mí. Sin embargo, como suele suceder cuando nos damos tiempo de escuchar a los demás, me resultó un caso interesante para mi clase de Finanzas Personales. Mientras los escuchaba se hacía cada vez más evidente la furia de la señora con su marido y sentí curiosidad por saber de dónde venía. Luego de unos diez minutos escuchándolos llegue a la conclusión de que el problema era una lavadora. El esposo argumentaba que no podía comprarla y ella decía que sí. Yo, personalmente, creo que él sí podía. Por esta razón habían estado discutiendo los últimos meses y, según me contaban, muy a menudo, al punto de que más de un amigo les había dicho que se separaran, cosa que a ellos ni les pasaba por la mente. ¿Por qué? Porque se amaban. Su problema no era la falta de cariño, su problema era económico. O realmente no podían comprar la lavadora o no tenían la planificación necesaria para ello, pero de seguro que con su lavadorita “caminante” las cosas hubieran sido diferentes.

Sin ánimo de pasar la frontera de las finanzas personales y aventurarme en el campo de la sexología, que en nuestro país tiene muy buenos profesionales, mi consejo final es simplemente que tengan sexo responsable y satisfactorio. Y esto último solo es posible si manejan sus finanzas personales de manera que la olla no se convierta en una Espada de Damocles que penda sobre sus cabezas y no los deje pensar en otra cosa.

Sexo, dinero y lágrimas...
“El 50% de los divorcios ocurren por factores relacionados con el dinero, según estudios del Banco Mundial”
César Perelló, consultor en finanzas personasl (@perello_cesar)
20190912 https://www.diariolibre.com

+ Leídas