¿Tu pareja es tóxica?

  • El psicólogo y autor del libro “Gente Tóxica”, Bernardo Stamateas, comparte seis señales para identificar a un tóxico y cómo poner limites
$!¿Tu pareja es tóxica?
La gente tóxica está en todos los lados. (Shutterstock)

La gente tóxica está en todos los lados: en el trabajo, en el grupo de amigos, tu pareja y hasta tu familia. El psicólogo y autor del libro "Gente Tóxica", Bernardo Stamateas, considera que las personas que llevan hacia abajo, que hacen sentir miedo, dolor y culpa son personas tóxicas porque necesitan hacer sentir mal para ellos sentirse bien.

“Una persona tóxica es aquella que tiene falta de introspección, no reconoce sus debilidades, o vulnerabilidad y siempre atribuye sus conflictos al afuera oa los demás. Aunque todos los seres humanos son imperfectos y en cada uno existen rasgos tóxicos como: la envidia, el narcisismo, etc, considerar a una persona tóxica ya es una manera de ser, porque necesita que el otro sea el que este mal y en ningún momento reconoce sus fallas ”, aseguró el autor.

Señales que delatan a un tóxico

En las relaciones, esta situación es muy común (cuando no son los dos) alguno de los miembros puede ser una persona tóxica, aquí te compartiremos algunas señales para que sepas identificarlo.

La descalificación, usar frases como: “por qué te vistes así”, “porque dijiste eso”, “eso no está bien”, “nunca haces nada”.

El control, monitorear y perseguir tus acciones usando frases como: “para dónde vas”, “no uses eso”, “qué quieres hacer”, “por qué quiere eso”, “no puedes”, “tienes que hacer tal cosa”, etc.

Comparaciones usar a otra persona o cosa como referencia para validarte: “Fíjate a fulanita”, “tal persona lo hace mejor”, “tal persona se ve mejor”, “me gustaba más como lo hacía...”, etc.

Silencio castigador, molestarse y utilizar el silencio como forma de chantaje, para que sedas a sus gustos o para castigarte porque no hiciste lo que esperaba.

Cambios repentinos de humor, de un momento para otro, por una palabra o un gesto cambiar de humor y cambiar automáticamente de actitud sin ser relativo o importante.

Pérdida del control: sea con la pareja o con otros, grita, utilizar palabras ocenas, groseras o descalificativas de forma impulsiva.

Estos factores van asociados a validación y a la persona, haciendo que la víctima no se dé cuenta de que lentamente se le está podando la estima hasta que va disminuyendo el periodo romántico y va aumentando el periodo de agresión.

Por lo general, quien comparte con un tóxico y es afectado se atribuye estas situaciones así mismas, “debo ser yo”, “me abre equivocado”, “yo me lo busque”, etc.

¿Cómo poner límites ante una persona tóxica?

Cuando hemos detectado que estamos frente a una persona tóxica es necesario poner límites, estos van a depender del tipo de tóxico al que nos estamos enfrentando, el vínculo y el contacto, pero aquí las principales formas de marcar límites según Stamateas.

1. Usar el sí y el no: uno debe enseñarle al otro como uno quiere que nos traten.

2. Contacto cero: no establecer ningún tipo de comunicación por fuera a la que corresponde, si es laboral limitarnos a lo laboral.

3. Escuchar y minimizar el impacto: no debemos asumir lo que nos dicen de forma agresiva, no tomarlo persona, es decir, no morder el anzuelo, eso se llama ignorancia selectiva.

4. No explotar: responder a estos ataques con monosílabas o con frases como, “muy interesante”, “lo voy a tener en cuenta”, “muchas gracias”, pero lo importante es no explotar.

5. Usar frase de cierre: esta es una técnica en la que se utiliza una frase cortante y decisiva como: “no me llames así que no me gusta”.

20210209 https://www.diariolibre.com

+ Leídas