Vuelta a clases en tiempo de coronavirus, ¿qué te preocupa?

  • Si te inquieta cómo se integrarán tus hijos al nuevo año escolar en plena pandemia, la pediatra general María Gabriela Cáceres tiene algunas respuestas a tus interrogantes para un retorno al colegio saludable y seguro
$!Vuelta a clases en tiempo de coronavirus, ¿qué te preocupa?
Debemos dejar de vivir con miedo al COVID-19 y seguir adelante con algunas de las actividades de nuestras vidas.

Lo primero y más importante, recalca esta pediatra, es que debemos saber que "todo puede cambiar más adelante, incluso estos consejos, ya que estamos viviendo tiempos extraordinarios de constantes cambios, en especial en la medicina". Así que las informaciones que la @dragabycaceres brinda se basan en las evidencias médicas y científicas que conocemos hasta el día de hoy, específicamente en pediatría. Estas son sus respuestas a las dudas que preocupan a padres y profesores.

1. ¿Cuál es el rol de los niños a la hora de transmitir el virus?
Al estar niños y adolescentes una gran parte del tiempo en confinamiento no ha sido fácil obtener datos sobre la transmisión del virus en ellos; ahora bien, todo apunta a que los niños son los menos afectados mundialmente con el COVID-19. Ahora, esta pregunta siempre nos las hemos hecho los pediatras desde que inició la pandemia: ¿cuál es el rol de los niños al transmitir el virus? Y contrario a nuestro conocimiento básico de los virus respiratorios que se transmiten por droplets (gotas), hay un aumento en la evidencia -alrededor de todo el mundo- de que los niños no son los “super spreaders" o vectores principales que pensábamos serían de este virus al día de hoy. Los estudios más actualizados que tenemos revelan que los niños no son responsables de una alta transmisión del virus.

Es más, si miramos un poco hacia atrás, y vemos el nivel de seguridad sanitaria que existía en los colegios antes de que todo esto comenzara, podemos decir que nunca ha sido 100% seguro mandar a los niños a la escuela; ni lo fue antes ni lo será ahora en estos tiempos de pandemia.

Siempre han existido posibilidades de contraer enfermedades infecciosas como la influenza o el norovirus. Los niños siempre han corrido el riesgo de resultar lesionados en las escuelas y también ha estado en riesgo su salud mental con el famoso bullying . Estos riesgos están y seguirán estando presentes, lo importante es poder manejarlos con inteligencia y buen juicio a fin de mitigar su impacto en nuestros hijos y así minimizar el riesgo. Así que este es el enfoque que debemos tomar con la pandemia acerca de este tema.

2. ¿Por qué deben abrir los colegios?
Es importante que sepan (y reconozco) que no soy una educadora ni manejo la logística y las operaciones de cómo se llevan las clases en los colegios, o mucho menos la administración de estos. No obstante espero que mis consejos y sugerencias puedan ser de beneficio para esas familias, padres y madres que desean con ansias un retorno saludable y seguro al colegio de todos nuestros hijos.

Lo primero que deben hacer todos los colegios públicos y privados es iniciar la preparación del protocolo y plan de implementación a fin de asegurar un retorno seguro al colegio para el crecimiento mental, emocional y físico que necesitan nuestros niños después de esta pandemia, y que sean lo suficientemente alcanzables para que puedan ser cumplidos.

Hace 3 meses todo cerró, una decisión acertada que nos llevó a una de las fases más importantes de este proceso: aplanar la curva, preparar el escenario que estamos viviendo y aprender sobre el COVID-19.

Ahora ha llegado el momento de movernos mentalmente y de forma práctica al siguiente paso de esta pandemia, y con esto no estoy hablando de las fases para abrir nuestra economía, lo que quiero decir es debemos cambiar el acercamiento y nuestro comportamiento acerca de la situación de la pandemia actualmente. ¿Cómo? Debemos aceptar e interiorizar que este virus se quedará con nosotros por un tiempo largo, tal vez un año o más, algo que no se puede predecir en estos momentos, pero es importante que aceptemos que no se eliminará el riesgo de ser infectado con el coronavirus.

Debemos dejar de vivir con miedo al COVID-19 y seguir adelante con algunas de las actividades de nuestras vidas, teniendo siempre presente que, aún sin poder eliminar dicho riesgo, tenemos muchas medidas que podemos utilizar para mitigar el contagio.

Tendiendo en cuenta todos los cambios que hemos venido encontrando durante la pandemia, y la forma como ésta ha impactado la salud mental y física, especialmente de niños y adolescentes, creo firmemente que una de las cosas más importantes que debemos plantearnos es abrir las escuelas en agosto-septiembre próximo.

El impacto en el comportamiento y desarrollo de los niños al no ir a la escuela, ni estar con sus amigos ni profesores es algo que a mí y a muchos de mis colegas nos quita el sueño.

Si seguimos todas las recomendaciones podremos lograr espacios más seguros para nuestros hijos en sus colegios.
Si seguimos todas las recomendaciones podremos lograr espacios más seguros para nuestros hijos en sus colegios. ( )

3. ¿Qué medidas podemos tomar con la apertura de los colegios?
Estas son algunas de la medidas que podemos poner en práctica, entendiendo siempre que no podemos eliminar totalmente el riesgo de contagio.

- Las mascarillas: sabemos que pueden ayudar a reducir la transmisión de los individuos que son sintomáticos (aunque es bueno reiterar que estos no deben salir de sus casas) y de los asintomáticos cuando hablan de los fómites (todo material carente de vida que puede ser el vehículo de un patógeno que puede penetrar en nuestro organismo y causar una enfermedad) y regularmente es para proteger al otro.

Ahora, con los niños pequeños tendremos algunos desafíos. Utilizar las mascarillas es solo beneficioso si la usas correctamente, y con los niños y el calor, ponérsela y quitársela tal vez genere otros problemas que tendremos que abordar luego. Pero sé de terapeutas y profesoras que pueden hacer maravillas para que los niños se queden con sus mascarillas bien puestas y disfruten su día en el colegio.

- El distanciamiento social: su objetivo es reducir la probabilidad de contacto que pueda propagar la transmisión del virus. Yo, como pediatra, soy de las que creo que jugar e interactuar es esencial en el desarrollo de un niño y no deben ser perderlo, aunque pienso que en las clases pudieran mantener su distanciamiento social separando sus pupitres sin realizar actos grandes en sus aulas o colegio.

Realmente pienso que para los niños pequeños será muy difícil separarlos o evitar interacción entre ellos. Para esto tendremos que ser creativos y prácticos a fin de crear el ambiente apropiado y seguro para que solo puedan relacionarse siempre con sus mismos compañeros y de esta forma reducir el nivel de contagio a otros en el colegio.

- Más lavamanos e higiene personal: esto será sumamente importante. Es uno de los puntos básicos que hemos utilizado siempre como control preventivo de infecciones y tenemos estudios que señalan desde siempre que el aumento del lavado de manos reduce los días de enfermedades.

- Es importante asegurarnos siempre de que los estudiantes y profesores que estén enfermos no vayan a la escuela, no dejar que el virus llegue al colegio por negligencias que pudiéramos controlar, ya que un brote en nuestro centro escolar llevaría al cierre del mismo por cuarentena. Asimismo debemos advertir a los adolescente que si llegaran a ir al colegio enfermos significaría que, no solo ellos, sino el resto de la clase tendría que pasar a cuarentena, poniendo no solo en riesgo la salud de sus compañeros de clase sino el rendimiento escolar durante el año.

- Es de suma importancia que los profesores mantengan siempre el distanciamiento social con los niños, utilizando sus mascarillas todo el tiempo, estos aparte deberán en algunos casos utilizar el faceshield y las protecciones establecidas para los doctores, sabiendo que al iniciar el año escolar estos serán ahora nuestra primera línea en los colegios.

- La ventilación: si la tienes a favor en tu escuela utilízala porque ayuda a reducir el asentamiento de las gotas respiratorias expulsadas; ahora, siempre es bueno recordar que en lugares con mucha densidad de personas la ventilación podría ser un mayor conductor modificado de transmisión.

Quiero enfatizar que no hay una medida específica o receta mágica para la apertura de los colegios, y solo dando seguimiento a todas estas recomendaciones juntas podremos lograr espacios más seguros para nuestros hijos en sus colegios.

- El uso de los termómetros en estos tiempos no es de mi preferencia, ya que a los niños les suele subir o bajar la fiebre en un 'derepente'. En mi consultorio médico he tenido niños a los que tomamos la temperatura y están sin fiebre y a los 30 minutos están convulsionando con una fiebre en 40, por eso prefiero hacerle un cuestionario diario a los padres para saber si sus hijos pudieran estar con algún síntoma o han compartido con familiares o amigos expuestos o con COVID-19.

Image
“El impacto en el comportamiento y desarrollo de los niños al no ir a la escuela, ni estar con sus amigos ni profesores es algo que a mí y a muchos de mis colegas nos quita el sueño”
Dra. María Gabriela Cáceres, FAAP pediatra general, certificada por el Board Americano de Pediatría

4. ¿Habrá riesgo para la salud de los adultos con esta apertura?
Si te haces esta pregunta, piensa que al igual que vas al banco, al trabajo o al supermercado siempre habrá un riesgo, pero el riesgo no es más grande al trabajar con niños como pensábamos. Incluso puedo decir que hay más riesgo de que el adulto infecte al niño que al revés y sí existe mayor riesgo con los adolescentes, pero -al igual que cuando vas al supermercado o al banco- lo que hay que hacer es aprender a protegerse.

5. ¿Debemos esperar rebrotes con la apertura de los colegios?
El rebrote ya está llegando con la apertura y las desescaladas, y lo hemos visto en Francia, pero porque en la comunidad hubo un aumento, y si en los padres aumentan los casos en los niños también; pero la data demuestra que la escuela en sí o los niños no son responsables de este aumento. Si queremos abrir la comunidad, mi percepción es que a quienes más debemos ayudar es a los niños, y ayudando a las escuelas y colegios ayudamos a la comunidad. Hemos visto rebrotes en lugares como Israel, al entrar al colegio, pero también por el calor meses antes les habían quitado las mascarillas a los adolescentes, esa es la razón por la que pensamos que hubo ese rebrote. También con la apertura de los campamentos, algunos sin protocolos, también podremos obtener más data para poder responder a esta pregunta. Pero el punto está en que si hacemos las cosas con cuidado y respetando las medidas, podemos mitigar el riesgo de que aumente el número de casos.

6. ¿Qué nos queda?
Recomiendo que los colegios y centros de estudios comiencen a crear desde ya un “Comité para Salud y Buen vivir, que en inglés sería “Health and Well-Being Committee”, para dar seguimiento a este tema con el acompañamiento de pediatras y profesionales de la salud. Es buen enfatizar que el 80% de la medicina que vemos en los colegios a diario recae sobre los pediatras, asimismo con la creación de este comité, el cual es usual en colegios de Estados Unidos, podremos impulsar la prevención de muchas enfermedades tanto físicas como mentales que día a día afectan a nuestros hijos.

Creo firmemente que las escuelas son un lugar perfecto para impulsar la salud y así crear un mensaje claro sobre esta, incentivando a que lo trabajen sobre lo que están aprendiendo en sus colegios, y a la vez sea un espejo de lo que somos en la familia.

Que nuestros hijos aprendan y entiendan cómo comportarnos en nuestra comunidad en medio de esta pandemia es vital, y para eso podemos utilizar diferentes plataformas a fin de que guíen a nuestros hijos a adaptarse a este nuevo 'modus vivendi'.

Finalmente, quiero reiterar que, mientras estemos navegando y conviviendo con el COVID-19, es muy importante que los niños reciban su cuidado médico de rutina con su pediatra y les aconsejo que no se atrasen con sus vacunas, ya que esto pudiera traer el resurgimiento de otras enfermedades prevenibles como son el sarampión y la tosferina, entre otras, y recordar que el año escolar es el periodo entero, por lo que debemos ser flexibles y estar preparados tanto para quedarnos en casa si aumenta el contagio en el país, como para reducir algunas medidas si el número de contagio baja a niveles no esperados.

Es por eso que la preparación temprana y la comunicación fluida y constante nos ayudará a sobrepasar lo mejor posible este tiempo de pandemia.

¿Qué debes saber sobre los niños y el COVID-19?
  • Este virus parece afectar menos a los niños menores de 18 años en todo el mundo.
  • Muchos de los niños asintomáticos (por regulación) han sido examinados por COVID-19 antes de ir a una cirugía electiva y ninguno hasta ahora ha salido positivo, específicamente en Canadá y USA. Esta data señala que estos niños asintomáticos no salen positivos, una información muy valiosa.
  • El COVID-19 se presenta de forma menos severa en los niños, con menos hospitalizaciones, menos cuidados intensivos y menos muerte. Ahora, es cierta la aparición del síndrome inflamatorio multisistémico que está relacionado al síndrome de Kawasaki, conocido por todos los que practicamos pediatría. Hasta la fecha solo se han reportado en Estados Unidos unos 200 casos, y a nivel mundial cerca de 500, de este síndrome inflamatorio, el cual si se diagnostica a tiempo, y teniendo a mano su tratamiento: Inmunoglobulina intravenosa (IVIG), esteroides y aspirina, no debería significar un pronóstico malo para nuestros pacientes.

La Dra. María Gabriela Cáceres, FAAP, es pediatra general, certificada por el Board Americano de Pediatría, y atiende en Torre Profesional Corazones Unidos, IG @dragabycaceres

20200625 https://www.diariolibre.com

+ Leídas