Sin complejos

Hoy puedo...

Por|| 09 SEP 2017, 12:00 AM
Hoy puedo...

Me llegaron al alma las reflexiones de don Freddy Ginebra, compartidas y publicadas el sábado pasado en este mismo espacio, al afirmar que “si cada uno de nosotros intenta mejorar su entorno, comenzando por su familia, sus amigos, sus vecinos, compañeros de trabajo, nuestra Patria será algún día la más hermosa”. Y tiene razón. El cambio debe iniciar con nosotros, de adentro hacia afuera.

En esa misma línea de reflexión, se me ocurrió compilar una lista de cosas que puedo realizar para transformar mi vida e impactar mi entorno. Increíblemente no cuestan un centavo, solo la voluntad de llevarlas a cabo sin olvidar el propósito.

Ahí va. Como todas mis listas, sin ningún orden, tal como me salieron del corazón:

• Hoy puedo... sonreír más: nos estamos dejando agobiar de los problemas, de la gente, de los impuestos y los tapones. Ante cualquier cosa saltamos y nos negamos y le negamos a los demás el regalo más barato y espontáneo que podemos brindar: la sonrisa. Una sonrisa sincera apacigua el ánimo. Inténtalo.

• Hoy puedo... ayudar a alguien: no somos islas, aunque vivamos en una y cada día estamos perdiendo el sentido de “comunidad”. Ya no somos solidarios y es una pena. Mira alrededor: alguien necesita que le des un chance, una oportunidad, un abrazo. Piensa, ¿qué puedes hacer por otros el día de hoy? No tiene que involucrar dinero, tampoco mucho tiempo. Solo recuerda que puedes cambiar la vida de alguien con una acción.

• Hoy puedo... decirle a alguien que me importa: la tecnología nos aleja o nos acerca. El uso depende de nosotros. Hay gente que nos importa que está a la distancia de una llamada, pero si puedes ir y compartir un café, mejor. No tomes a nadie por sentado, llama y hazle saber que estás ahí, cerquita, para lo que necesite. Quién sabe si tu presencia o tu atención era todo lo que necesitaba para mejorar su día.

• Hoy puedo... ser más paciente: y considerada, también. Entender que todos van por el mundo con su carga de problemas y no todos saben lidiar con eso. Hay días buenos, malos y peores. Cada día trae su afán. Detente un momentito a oler las flores, descansa durante la jornada, habla con alguien. La paciencia se cultiva. Respira hondo por tu salud.

• Hoy puedo... agradecer: el agradecimiento nos mantiene humildes y centra nuestra atención en otros. Todos los días alguien hace algo por ti, sea solicitado o no. ¿Le diste las gracias apropiadamente o solo cumpliste con el protocolo social? El agradecimiento engrandece y nunca debe negarse. Por cierto, ya que hablamos de eso... ¿cuándo fue la última vez que agradeciste a Dios por lo que has recibido?

• Hoy puedo... compartir: una taza de café, una buena idea, un chiste malo, un momento de intimidad con mi pareja, mis hijas, mis amigos. Hoy puedo compartir mi tiempo con otros, los talentos especiales que poseo para cambiar la realidad que me rodea. Hoy puedo iniciar un cambio.

Comparte tus deseos. Comparte tu lista y pon de tu parte. Haz algo hoy por ti, por otros, por la Patria... algún día será la más hermosa. No me queda la menor duda.

Ilustracion. Ramón L. Sandoval.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos