Mentalidad de consumidor vs. productor

“La mentalidad es más importante que la forma de ganarme el dinero”
Por|| 06 OCT 2018, 12:00 AM
Mentalidad de consumidor vs. productor

Pensar que el productor no consume no es la intención de este escrito. Entender las consecuencias de pensar como uno u otro sí.

¿Producir o consumir? Una pregunta que muchos se hacen solo cuando ya es tarde. Los que son productores no se preguntan al inicio de su carrera si harían otra cosa. De la misma forma los jóvenes que construyen dogmas de consumidores no usan tiempo para tomar la decisión.

No quiero que confundamos empleado con consumidor, ni productor con emprendedor. Vamos a la intención real de este artículo: A lo que me refiero es al que pone a producir una parte de lo que recibe Vs. El que todo lo usa en consumir.

Después de unos años, quizá décadas, muchos piensan en cambiar su forma de vivir. Casi nunca los productores, sino los consumidores.

Recibir dinero de un empleo, una actividad como independiente o un negocio es lo normal y no hay gran diferencia para construir un patrimonio. El dinero bien trabajado llega y no por casualidad ni suerte, sino por la ardua labor realizada. ¿Qué hacemos con él?

El empleado. En la gran mayoría de los casos tiene la mentalidad de que no es suficiente el ingreso. No importa cuánto sea, el que lo gasta todo y el que toma prestado para realizar consumos nunca le resultará suficiente (tener gastos no prioritarios y luego no tener para los básicos es gastar en lujos). Un aumento se convierte en más adquisiciones y hasta en mayores préstamos. ¿Puede el asalariado ser productor? Sí, siempre que una parte del ingreso la convierta en ahorro. Utilizará el mismo para invertir... ya está produciendo.

El independiente. Produce de manera irregular; en frecuencia y monto. Tener dinero en la cuenta da holgura para adquirir; no tenerlo conlleva a restringirse o endeudarse. No es tan fácil moverse en aguas turbulentas o arena movediza. Como independientes necesitamos tener planes y disciplina si queremos producir y no solo consumir. Siempre recomiendo tener dos cuentas de manejo y por lo menos una de ahorro. En una cuenta entra lo que se cobra a los clientes. A la otra nos hacemos un pago fijo: mensual, quincenal o semanal. Como si fuera un salario. Sí, da la sensación de poca libertad, lo sé, pero ser independiente no significa que sea libre financieramente. No importa cuánto haya en la cuenta de ingresos, debemos gastar por el plan y contando con lo que tenemos en la cuenta del salario. También le pondremos una asignación periódica a la tercera cuenta, la podemos llamar “capital, ahorros, inversión, reserva o como desee”. En ella reuniremos el dinero que cada dos o tres meses convertimos en inversión... ya somos productores.

El negociante y el emprendedor. Producimos dinero con nuestro negocio o emprendimiento. Podemos poner una parte a producir más invirtiéndolo en el negocio, o colocándolo a un lado para cuando necesitemos inyectarle capital al negocio; lo convertimos en un bello círculo vicioso. Una vez esté todo funcionando bien y con regularidad, debemos crear capital que invertiremos. “No tener solo huevos en las canastas” es mi dogma.

En conclusión; no es solo producirlo, sino retener una parte. Eso nos hace productores.

UN REGALO: El 11 de octubre presentaré mi conferencia “Abuelos Modernos” en Escenario 360 de Santo Domingo. Reserve en AFP Popular llamando al 809 544 8704.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos