Darys Estrella, dedicación sin límites

$!Darys Estrella, dedicación sin límites
(Foto: Jochy Fersobe)

Darys Estrella es una reconocida profesional que ha cultivado una larga y exitosa carrera que la ha llevado desde laborar en empresas como Goldman Sachs & Co. en Nueva York hasta ser la gerente general en la Bolsa de Valores de la República Dominicana. Asimismo, su sobresaliente trayectoria le ha permitido entrar en contacto con personalidades como Richard Branson y Steve Forbes. Estrella también comparte sus conocimientos y experiencia en charlas motivacionales y ahora en su nuevo libro “El hierro que forjó a la dama”, que pondrá a circular el próximo 20 de marzo y que ya está disponible en Amazon.

¿Cuáles son los mayores obstáculos a los que se enfrenta la mujer en el ambiente laboral?

Tenemos que partir de que nuestro sistema está diseñado para garantizarle privilegios a los hombres. Sí, hemos avanzado mucho, pero todavía nos falta mucho por hacer y alcanzar. Muestra de ello es que, hoy en día, en el caso de un hombre y una mujer con la misma capacidad y responsabilidades laborales, la mujer por lo regular gana un 24-25% menos que el hombre a nivel global. Hoy tenemos más mujeres con títulos de grado y postgrado y, aun así, los puestos de dirección siguen siendo ocupados predominantemente por hombres. Existe una falta de modelos a seguir y muy pocas políticas públicas para generar mayores niveles de equidad de género.

¿Dirías que el fracaso es importante en la evolución de un profesional?

No solo lo creo importante, sino que lo creo primordial para la evolución de cualquier profesional. El fracaso forma parte del éxito y fracasando es como verdaderamente aprendes. Todos cometemos errores, pero es cómo actúes ante ellos lo que marcará la diferencia. El fracaso te hace más fuerte, más resiliente, más empático.

¿Cómo iniciaron tus charlas motivacionales?

He dado charlas durante mis 25 años de vida profesional. Cada vez que presentaba en algún lado, en cualquier rincón del mundo, sin importar el tema (mercado de capitales, inversiones, sostenibilidad, etc), la gente siempre terminaba preguntándome lo mismo: ¿cómo alcanzaste el éxito?, ¿qué te ayudo en tu carrera profesional a escalar siendo mujer y latina?, ¿cómo puedo ser mejor líder?, entonces me di cuenta de que no solo había una gran necesidad de cubrir estos temas sino que a mí realmente también me apasionaba estar en un escenario pudiendo impactar de manera positiva a la gente. Me decía en broma, “cuando sea grande, quiero ser conferencista”. Desde septiembre del año pasado me dedico a dar conferencias local e internacionalmente y estoy disfrutando plenamente de esta nueva etapa de mi vida.

¿Cuáles crees que son los mitos más comunes sobre la Bolsa de Valores de RD?

La gente piensa que invertir en la Bolsa de Valores es para gente con mucho dinero y es muy complicado. No sabe lo sencillo que es. Por ejemplo, para ser un inversionista apenas necesitas RD$1,000 o US$20. La gente también le teme mucho por falta de conocimiento y porque no entiende cuáles son los riesgos. Piensa que “allí se pierde mucho dinero.” Es un mercado regulado y hay instrumentos con diferentes clasificaciones de riesgos para el apetito de cada cliente.

A lo largo de tu impresionante carrera has tenido la oportunidad de interactuar con importantes personalidades como Richard Branson, Desmond Tutu o Bill Clinton, pero ¿cuál de estas personas te ha impactado más a nivel profesional y personal?

He tenido el privilegio de conocer a muchos líderes mundiales. Entre los que más admiro mencionaste a dos de ellos. Para mí haber conocido a Desmond Tutu fue una experiencia sin igual. Lo admiro por su gran corazón, empatía, el poder perdonar de la manera que lo hizo, el unir a una nación como Sudáfrica (junto con Nelson Mandela) haciéndoles ver más allá del rencor. Cuando estás a su lado no te cruza ni un solo pensamiento negativo por la cabeza. Otra persona que admiro muchísimo es a Richard Branson, el magnate inglés. Su sencillez, su humildad, son dignas de admirar. Ese señor multimillonario no solo es un brillante hombre de negocios sino que dona mucho de su dinero a excelentes causas y es sumamente humilde. Dos características para mí muy valiosas. Otra persona que debo mencionar es a la Jueza Federal de los Estados Unidos, Sonia Sotomayor. Su historia es impresionante y me identifico mucho con ella. Viene de un pasado muy difícil y superó todo hasta llegar a donde llegó sin nunca perder la humildad ni olvidarse de sus raíces.

¿Qué fue lo que más te impactó cuando hiciste el cambio laboral de Estados Unidos a Santo Domingo?

Yo trabajaba en los mercados de capitales de Nueva York en Goldman Sachs, uno de los bancos de inversión más grandes del mundo. Era un campo de acción 24/7. Tenías que estar enterada de todo lo que ocurría en todo el mundo porque eso afectaba el mercado en Nueva York. Al llegar aquí me encontré con otro ritmo de vida mucho más lento. La manera de enviar un email era diferente. La impuntualidad de la gente era otra cosa que me chocaba. Por otro lado, me encantaba la calidez de la gente.

¿Cuál crees que es la mejor herramienta o habilidad para sobresalir y alcanzar el éxito?

Me atrevería a sugerir unas cuantas. En primer lugar, la pasión. Si no sientes pasión por lo que haces: ¡olvídalo! Deben brillarte los ojos por lo que haces, debe llenarse tu pecho de aire por la alegría de lo que estás emprendiendo. En segundo lugar, saber para qué eres bueno y para qué eres malo, tener conciencia plena de tus habilidades y desarrollarlas, y de tus debilidades para fortalecerlas. En tercer lugar, debes saber que solo/a no llegarás a ningún lado. Crea esa red de contactos solidarios que te permita resolver con eficiencia los desafíos que se te presentarán. En cuarto lugar, debes cacarear tus huevos, debes dar a conocer lo que estás haciendo. Y, por último, nunca vendas tu alma. Tu integridad y ética deben estar por encima de todo.

¿Qué necesita una empresa para ser sostenible?

Lograr el equilibrio entre los aspectos económicos, ambientales y sociales. El modelo de liderazgo de hoy debe tener esto como punto esencial dentro de sus estrategias empresariales, pues forman parte de una nueva conciencia universal. La actividad empresarial de hoy está obligada a cambiar; el mundo se lo demanda y se lo exige. Hablar hoy de liderazgo sostenible es hablar de liderazgo femenino. La conjunción de esa triada que busca el equilibrio entre lo económico, lo ambiental y lo social es conocimiento femenino, conocimiento creado por las mujeres. Ese conocimiento, ese valor de cómo cuidar, compartir, de ser inclusivos y de cómo construir sin impactar negativamente el entorno son algunos de los aportes fundamentales que las mujeres proporcionan en la construcción de empresas sostenibles para nuestra época.

¿Qué vamos a encontrar en tu libro “El hierro que forjó a la dama”?

Cuando decidí escribir este libro lo hice con una intención: dejar un testimonio de mi vida que permitiera dar algunas herramientas a otras mujeres -y, ¿por qué no?, hombres también- para abrirse camino en lo profesional y en lo existencial. Una forma de decir a mi manera: ¡sí se puede! Este libro no es solo una autobiografía. De ser solo eso no lo recomendaría. Pretende ser un espejo para mucha gente donde pueda reflejarse y creo que puede cumplir esta función, porque al leerlo la gente podrá ver que esta mujer que llegó tan lejos en Wall Street y el mundo corporativo en la República Dominicana no es en nada diferente a la mayoría de la gente que sueña con triunfar en la vida.

¿Cuál es tu siguiente gran desafío?

Desarrollar este nuevo proyecto en el que estoy inmersa, de modo que sirva para impactar colectivamente y ayude a empoderar y dar herramientas a las mujeres para seguirse abriendo paso en el mundo de negocios.

20181107 https://www.diariolibre.com

Temas

+ Leídas