20171130 https://www.diariolibre.com

Joaquín Phoenix regresa a las cámaras

Por|| 30 NOV 2017, 12:00 AM

La carrera de Joaquín Phoenix parecía haber terminado cuando se presentó con David Letterman, en una entrevista por televisión donde se mostraba totalmente borracho anunciando que dejaba la actuación. Pero aquella, tal vez resultó ser una de sus mejores actuaciones, porque en realidad, solo estaba filmando un documental que incluso dirigió el último ganador del Oscar Casey Affleck (si, sí, el hermano de Ben Affleck). La idea era justamente fantasear sobre la idea de lo que pasaría si realmente renunciara a todo... para dedicarse al rap. El mundo entero creyó que era verdad. Y así como aquella burla llevó el título ‘I’m Still Here’ (Todavía Estoy Aquí), siete años después, Joaquin Phoenix fue premiado como Mejor Actor en el último Festival de Cannes en una película con un título que también se burla de aquel mismo título ‘You Were Never Really Here’ (Realmente Nunca Estuviste Aquí).

Ya sabemos que estás muy lejos de renunciar a la actuación, pero volviendo entonces al principio de tu carrera... ¿Qué momento de tu vida crees que definió tu idea por dedicarte a la actuación? ‘Taxi Diver’ es probablemente una de las películas que realmente consiguieron que yo quisiera ser actor, un estilo diferente de actor. Estoy seguro que ejerció cierta influencia en mí, incluso en mi nueva película ‘You Were Never Really Here’, aunque no me haya dado cuenta.

¿Es posible definir con palabras tu método de actuación? Realmente no tengo un proceso de actuación determinado. Lo importante para mi es no sentir que estoy trabajando. Lo que sea que me ayude a conseguirlo, es bueno. Por lo general, me siento avergonzado y a veces me siento bien interactuando con gente en un estudio y es cuando me siento más cómodo. Otras veces, cuando estoy trabajando ni siquiera me animo a ver directamente a los ojos a otros actores y la experiencia resulta mucho más solitaria. Todo depende de la película y lo que sienta. En ‘You Were Never Really Here’ bromeamos todo el tiempo, constántemente. La directora (Lynne Ramsay) incluso venía a mi camarino a cantar karaoke.

Pasaron siete años desde aquella vez en que Joaquin Phoenix engañó al mundo entero con un comportamiento totalmente extraño, haciéndole creer que había renunciado a la actuación. Pero él mismo es el primero en admitir que “quería explorar la fama y la relación con los medios y las celebridades, con algo que se sintiera auténtico”. En el desarrollo de esa misma idea, al ver diferentes programas en TV de reality shows, hasta él se había sorprendido que la gente creyera que eran reales, porque “aunque los vendan como reales y la gente use nombres reales, la actuación es terrible”. Es por eso que se le ocurrió filmar su propia fantasía de reality show donde pudiera usar su propio nombre, para que la gente pensara que todo era real. “Esa fue la idea que tuvimos. Y para ser francos, no sabíamos como iba a responder el público y los medios”. Ni siquiera él imaginó que podían llegar a creerle cuando anunció que se retiraba “Fue una broma, es gracioso que una persona de 35 años se jubile de la actuación, pero no pensé que nadie se iba a preocupar”. Pero la broma terminó agrandándose como una bola de nieve cuando con una larga barba, lentes oscuros y el cabello largo despeinado apareció en televisión como si estuviera drogado o borracho. Recién con el estreno del documental ´I’m Still Here´ se supo la verdad. Así fue como también volvió con la actuación, tal cual como antes, con la historia de un veterano de guerra en ‘The Master’ o el éxito con la voz de Scarlett Johansson en ‘Her’, antes de interpretar el rol del profesor de filosofía, con Emma Stone y la dirección de Woody Allen en ‘Irrational Man’. Sí. Joaquín Phoenix siempre estuvo con nosotros, aunque el título de su nueva pelìcula ‘You Were Never Really Here’ diga todo lo contrario.

Joaquín Phoenix regresa a las cámaras

¿Con la película ‘You Were Never Really Here’, pasaste por algún entrenamiento extraño o particular? No, no pasé por ningún entrenamiento militar, tengo que ser honesto. El personaje es bastante difícil, tampoco quiero tirar abajo ningún mito, pero la clave fue reirnos mucho durante el rodaje.

¿Pero en la escena de sofocación con una bolsa de plástico y la toalla, no hubo ninguna preparación en particular? ¿No analizas partes tan importantes del guion como esa escena, para mejorar tu actuación? La verdad, si te pones a pensar no hay ninguna forma efectiva de matarte. Aunque hay una parte en mi personaje que quiere suicidarse, una bolsa de plástico en tus manos no puede funcionar. Lo que hace es ponerte en un espacio donde todo es silencioso, en cierta forma. Yo creo que es eso lo que buscaba. Hay algo de autodestrucción, pero creo que él busca un momento de silencio en su cabeza. Ese día del rodaje, la directora me acuerdo que me pasó unos archivos de audio con explosiones y fuegos artificiales diciendo “Eso es lo que pasa por su cabeza”, como si hubiese un bombardeo en sus pensamientos y recuerdos. Y esa escena fue una forma de silenciarlo todo al menos por un momento.

Sin que tenga nada que ver con el documental de ‘I’m Still Here’, la película ‘You Were Never Really Here’ realmente está basada en una novela del mismo nombre, con un guion escrito por la misma directora Lynne Ramsay que también ganó el premio Mejor Guion en el último Festival de Cannes (ovacionada en el estreno, con el aplauso del público que duró más de cinco minutos). Se trata de un thriller sobre la perdida de una adolescente y la misión de rescatarla, con el poder de la corrupción y la venganza que desencadena una tormenta de violencia donde Joaquin Phoenix es el protagonista.

¿Podrías describir lo que pasó por tu mente al momento de la transformación física de un personaje como la película ‘You Were Never Really Here’? Puede sonar estúpido decirlo en voz alta porque parece demasiado obvio, pero pensé que era un niño que creció con muchos traumas y no podía protegerse de otras personas. Y por necesidad, al crecer, tratas de ser lo más poderoso posible. Pero cuando lo encontramos en sus últimos días es medio asiático. Nosotros también quisimos alejarnos del aspecto físico que siempre vemos en esta clase de personajes en Hollywood. Esa era la idea.

¿Tu personaje de Joe es un héroe o antihéroe? No lo sé. Fue un proceso extraño descubrir mi personaje en medio del rodaje. Pasó por una verdadera evolución y nosotros también quisimos alejarnos de la típia idea del héroe masculino. En cierta forma, nuestro productor James Wilson a veces lo describía como todo lo opuesto a la masculinidad. Y aunque establecimos que este personaje es muy capaz, en muchas formas no lo es. Es lo interesante de la película, donde la mujer es la que se salva. No hay ningún hombre que la salva. Fue una de las tantas evoluciones de la historia.

Joaquín Phoenix regresa a las cámaras

¿Durante el rodaje te dejaron hacer algún cambio en el guion que ganó el gran premio de Cannes? Dios, no. Todo había llegado muy rápido con algo que iba a ser totalmente diferente. Con Lynne, (guionista ademas de directora), habíamos hablado en un principio y me dijo “¿Crees que puedas empezar en el verano” cuando apenas faltaban dos meses. Yo no podía creer que pudiera preparar todo en tan poco tiempo. Y lo logró, rapidísimo.

¿No es cierto que hubo demasiados cambios durante el rodaje de la película? Creo que la mayor parte de la historia Lynn la había escrito a las dos de la madrugada de un miércoles antes de empezar el rodaje. Virtualmente, todos los días sentí que había algún cambio o una idea nueva, evolucionando todo el proceso. No fue para nada típico.

¿Y tantos cambios no afectaron para nada tu actuación que incluso fue premiada en el Festival de Cannes? La verdad, yo no le presto atención a nada. Pero esa forma de trabajar afecta todo el proceso. Es difícil de explicar pero se sintió el cambio constante. Y supongo que es lo que también experimentan los personajes, así que funcionó también para mi actuación. Creo que en cierta forma, no sabíamos lo que iba a pasar después de cada escena. Probamos de todo. Y probablemente ayudó tanta incertidumbre. Se sentía todo emocionante y también hizo que todos estuvieramos bien enfocados en el trabajo, porque a veces los guiones están tan perfectos que genera una aburrida rutina de filmación. Todo el tiempo tratamos de descubrir algo nuevo. Con cada escena pensábamos “No, eso solo no es suficiente”.

¿Algún ejemplo? Hay una escena donde un hombre estaba entrando a la casa y con un revolver en la mano yo dije “Esto es ridículo, es como la TV. No puedo andar por ahí con un revolver en la mano”. Y Lynne me sacó el revolver, lo intentó por su lado y me dijo “Sí, no está para nada bien, es ridículo”. No la hagamos. Cambios así, eran constantes. Fue emocionante filmar una película de este estilo.

Fotos: Disponibles Bajo Derechos Reservados de Columbia Pictures y Shutterstock.


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos