20180303 https://www.diariolibre.com

Massy Arias: “Puedes progresar sin mentirle a la gente”

Por|| 03 MAR 2018, 12:00 AM

Tiene una fuerza envidiable. Con cada gesto irradia una energía colosal que podría tener la fuerza para derribar un muro. Aunque eso logró Massiel Indira Arias: hizo trizas las barreras en un mundo de estereotipos en su contra, y conquistó con su autenticidad, seguridad en sí misma y preparación, a toda una tribu que le sigue y le respeta. Más allá de la excelencia que sella su profesión de entrenadora, tuvimos de frente a la guerrera, la sensible, la esposa, la madre... a la mujer que no se dio por vencida y hoy cosecha el fruto de haber luchado, contra todo pronóstico, por alcanzar sus sueños.

Tienes un imán muy especial con las personas...

Amo mi trabajo y ni en mil años pensé que iba a llegar al lugar donde estoy hoy. Y no lo digo por la fama, lo digo porque tengo mi propio negocio, por las compañías que están tocando mis puertas sin importar mi color, porque estoy llena de tatuajes... Cuando eres tú misma, transmites ese mensaje y no importa lo demás.

Recientemente hice la portada de Women’s Health. Yo estaba rodeada de mujeres blancas. La única representación negra y latina fui yo. ¿Por qué? Porque creo que la energía que transmites es la energía que el mundo recibe.

Para cualquier persona que esté tratando de penetrar a cualquier industria, especialmente a las que me ven y dicen: “Dios mío, pero ¿cómo esa muchacha hizo eso o llegó ahí?”, les digo que la esencia es tuya. Nadie puede ser quien eres tú.

Y eso se traduce a lo que transmites en las redes. Eres lo que vemos en ella.

Sí. A mi página le doy un uso muy diferente. Cuando comencé, me di cuenta de que había una brecha sin ocupar. Vivo en América, y en América son capitalistas. En RD son capitalistas. Todo el mundo está tratando de buscar dinero. Pero cuando inicié con todo esto lo hice, más que por mi salud física, por mi salud mental. Cuando no tenía ni un peso para pagarle a un nutricionista, un psiquiatra o un entrenador personal, empecé como consumidora a buscar, a educarme. Ahora mismo la minoría está sufriendo porque no se educa. Entonces me dije: “voy a hacer recetas de lo que como para ayudar”. Y así empecé y he crecido, hasta el punto de que todo lo que he puesto en mi vision board (tablero de metas) se está manifestando. Y para los que se preguntan cómo llegué hasta aquí... no hay estrategia. Lo que hay es amor a lo que hago y creo que eso es lo que las personas dicen que sienten cuando me ven: no me conocen, pero es como si me conocieran.

Pareciera que hay una fórmula...

Creo que tienes que ser genuino en lo que haces, y ver los hechos y los efectos de las situaciones que se presentan, no por lo que está pasando ahora. He tenido muchísimas ofertas, he podido venderme por cualquier cosa. Pero no. Yo veo cuál es mi meta máxima. Porque hay mucha gente que se desespera y no ve la importancia de darse su valor y mantenerse firme en lo que cree; creen en eso que apuestan. Trato de ser una líder, no de seguir las tendencias. Yo no me vendo por las cosas que no creo, y tampoco creo en mentir a las personas que me han puesto aquí. El que quiere progresar lo puede hacer manteniendo su integridad, sin engañar al otro, sin mentirle a la gente, y si te apasiona algo hazlo con el mejor amor del mundo. La energía que le das al mundo tiene una manera de pagártela con mucho más de lo que diste.

“La educación es algo que nadie te puede quitar”
Massy Arias: “Puedes progresar sin mentirle a la gente”

Ya muchos conocen que te acercaste a los ejercicios para superar una situación personal. Pero, ¿qué fue lo que encontraste en ejercitarte que te alivió?

Las personas, cuando piensan en ejercicio, lo asocian a verse bien, con algo estético. El ejercicio, mantenerse activo, aparte de la nutrición, libera hormonas que nos hacen sentir felices. A mí el ejercicio me enfocaba, me abría la mente, me hacía feliz. Con el tiempo comencé a conocer diferentes personas que me ayudaron a mantener mi compromiso o responsabilidad personal, mi proactividad... que preguntaban por mí, me animaban. Me encontré más afuera tomando el sol, siendo desafiada de maneras en las que el mundo en el que me encontraba no me desafió. Todo era nuevo. Quien me ve ahora ni se imagina cómo era antes.

¿Y cómo eras antes?

Me llevaba del metabolismo. En nuestro país las mujeres hacen lo que las mujeres hacen y los hombres hacen lo que los hombres hacen. Es un patrón. Y las personas no tienen ni idea de lo que te enseña llevar este estilo de vida: a valorar lo que tienes, a tener un régimen, a ser disciplinada, a trabajar duro, a tener compasión por el otro. El deporte para mí es primordial. Y una cosa que a mi hija tengo que enseñarle es el compañerismo del deporte. Saber que sin tu equipo no puedes hacer nada.

¿A ti qué te enseñó?

Que tu cuerpo es una máquina que se adapta a lo que sea. Vas a fallar, mucho, pero lo vuelves a intentar. Que falles hoy no significa que fallarás mañana. Eso te enseña a que nunca pierdes: ganas o aprendes. Por ejemplo, llegaba al Central Park, y a veces me llevaban a una persona, o dos. Y fue tanta mi persistencia, el sacrificio y el amor que yo le tenía a eso, que me sacaron de Central Park porque ya eran de 80 a 100 personas que asistían a entrenar conmigo. Y es que yo no le tengo miedo a nada, me lanzo por mis sueños. Y si no fuera por este estilo de vida que llevo, como atleta y deportista, no lo hubiera hecho. Poquito a poquito, sacrificándome, creyendo que lo puedo lograr. Voy a hacer cualquier sacrificio que deba para conseguir mis sueños. Eso es lo que he estado haciendo. Y todavía, cuando logro algo, me pregunto qué más vamos a alcanzar, qué otra meta.

Dices que nunca pensaste que lograrías lo que has alcanzado al día de hoy.

Nunca me lo imaginé, pero cuando las cosas se estaban poniendo...

¿Serias?

Sí. Ahí dije: tengo que educarme. A mí me encanta aprender. La educación es algo que nadie te puede quitar. Es una de las cosas que quiero enseñarle a mi hija: edúcate y prepárate. Porque hay muchas personas que son educadas en su ambiente, pero no continúan. Cuando me di cuenta de que esto era lo mío y me apasionaba, me comencé a educar. Ahí empezó todo y sigo educándome, hasta llegar al punto de que pueda estar tan preparada que nadie pueda remplazarme en mi trabajo.

“Yo no me vendo por ‘cosas’ en las que no creo”

De hecho, tus rutinas son muy creativas. ¡Haces de todo! ¿De dónde lo sacas? (Risas).

No espero que estés “dándole” en un aeropuerto (risas). El mensaje detrás de eso es que aproveches tu ambiente. Este país es tan hermoso. No entiendo cómo hay personas con mala forma si tienen la naturaleza... tu cuerpo se puede mover en tantas direcciones. Mira, las personas piensan que todo tiene que ser perfecto para comenzar. ¡No! Trabaja con lo que tienes. ¿Es un parque cerca de tu casa? ¿Una madre con tres hijos? Hazlo. ¿Veinte minutos, diez? Lo que sea, pero hazlo. Lo malo es que te quedes sin hacer nada y diciendo que no puedes. Si las personas supieran... Yo tengo asma inducida por el ejercicio. No podía correrte una avenida. Y no empecé temprano como muchos atletas profesionales. Pero entreno ahora mismo con muchos de ellos: NBA, MLB, fútbol... y todos estos atletas están entrenados para ser los mejores en su área. Yo no tengo ningún plan, puedo hacer lo que sea. El cuerpo es una máquina que se adapta a cualquier estrés. La mente no se puede quedar pequeña. Tienes que pensar en grande.

Con todo lo que está sucediendo en el país y en el mundo en el tema de la mujer, ¿cómo crees que pueden ser empoderadas?

Todo comienza desde la crianza de los niños. Un padre o madre que golpee a su hijo/a, cuando esa niña crezca va a pensar que su marido puede darle golpes y eso es normal. De la misma manera, un niño golpeado puede entender que puede controlar cualquier reacción de esa manera: con la violencia. El primer paso es crear conciencia en el país; hablar de cómo se deben criar a los hijos sin golpearlos, porque entonces tus hijos crecerán creyendo que la violencia es normal. El mismo respeto del hombre a la mujer lo debe tener la mujer con el hombre. Pero específicamente, ¿qué les estamos enseñando a nuestras niñas? Yo me corté el pelo por mi hija, porque va a llegar un día en que ella, una negra hermosa, con un pelo hermoso, tiene que saber que su madre se siente bella como ella es, como Dios la trajo al mundo. Quiero que mi hija sea valiente, que su educación sea lo más importante, puedes ser bella, puedes tener un cuerpo espectacular, pero eso, lo exterior, ¿qué te deja? ¿A qué quieres aspirar? ¿A estar por debajo de un hombre siendo mantenida o educarte de manera que tengas un compañero por esposo? Los tiempos están cambiando muchísimo. Tanto la mujer como el hombre tienen que trabajar. ¿Cómo podemos cambiar esto? Enseñando valores en nuestras vidas y que una mujer no necesita a un hombre para tener su casa, ser independiente.

Hay quienes piensan, incluyendo mujeres, que la independencia espanta.

No lo creo. Espanta a un hombre que no es un hombre. Y ser hombre es valorar a tu familia, estar ahí para ella... Cuando una mujer es independiente el hombre la va a valorar de una manera muy diferente. ¿Por qué no estamos hablando del abuso? Crees que sentarte al menos, hablar antes de que pase, no es normal. Pero que un hombre te pegue, eso no es normal. Que un hombre te pegue y luego te traiga flores y te diga que te quiere, eso no es querer. Está pasando en RD y el Gobierno no está tomando precauciones al respecto. Muchas de esas mujeres están en esas relaciones porque se sienten solas, porque no tienen nada para salir adelante. Por eso tienen que educarse, ser independientes, luchadoras, porque llevan las de perder si no lo hacen.

¿Te has sentido en algún momento irrespetada por tus seguidores?

Cuando eres auténtica atraerás a las personas correctas a tu vida. En mi plan, como he sido, los que me siguen son encantadores. Es más, ¡a veces me dan tanto amor! No me causa temor compartir mi vida por ahí. La gente que me sigue es increíble. Pero sucede que cuando vengo aquí tengo que ir donde nadie me conozca. Sobre todo a entrenar. Porque el gimnasio es mi santuario y mucha gente no lo entiende. Y pueden pensar que soy odiosa o que no soy humilde, y no es cierto.

¿Te has sentido acosada?

Cuando vengo al país, un poquito. Mi look es muy diferente y el dominicano no tiene filtro en la boca para decir las cosas y eso a mí me ofende. Yo me visto como la gente me ve en las redes. Aunque hay quienes me dicen: “¿Pero Massiel, tienes un cuerpazo, por qué no lo muestras?” Yo tengo niñas de catorce años que me siguen y, como hay tantas mujeres que se muestran de esa manera, yo tengo que ser el cambio que quiero ver en el mundo. ¿Quieren ver mi cuerpo? Que lo vean con ropa.

Puedes seguirla www.massyarias.com instagram: @massyarias Facebook: Massy Arias

Fotos: Sahira y Geber —dirección de arte: Norca Amézquita Estilismo: Pamela Núñez —Maquillaje: Zoranlly Flores —Peinado: Violeta Rudecindo —Locación y agradecimientos: Magia Landia (Centro Comercial Sambil)


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos