Cómo cuidar a tus perros de un golpe de calor

  • A ellos también los afectan las altas temperaturas ¡Aprende a identificar sus síntomas!

¿Tienes un perro y te preocupas mucho por el, no es cierto? Claro, es uno más de tu familia y siempre estás atento que no le falte su comida, sus paseos diarios, ¡incluso tienes tu tiempo destinado a jugar y correr con él ya sea en jardín o en el parque! Si hasta juegas adentro de tu casa, aunque los espacios no sean los más adecuados. Pues bueno, también querrás protegerlo de un eventual golpe de calor cuando la temperatura sube abruptamente.

Hay que estar atentos a sus señales y la forma que tienen de hablarnos, porque nuestros perros también tienen su manera de hacernos saber como se sienten. Porque ellos regulan su temperatura corporal de una manera distinta a los humanos, entonces ante las olas de calor hay que prestarles mucha atención.

Primero: aprender a identificar los síntomas.

Una señal a tener en cuenta es si el perro jadea con la lengua hacia afuera por mucho tiempo.
Una señal a tener en cuenta es si el perro jadea con la lengua hacia afuera por mucho tiempo. ( )

Si tu perro jadea con la lengua hacia afuera por mucho tiempo, es una señal a tener en cuenta. Si bebe más agua de lo habitual, es otro punto a tener en cuenta, como si se acuesta en lugares fríos y escondidos. Y si tu perro es juguetón y lo ves caído, sin el ritmo de siempre, bueno también tienes que observar eso.

Lo que tienes que atender ante un golpe de calor: Si tu perro tiene un jadeo intenso y su respiración se acelera. Mira sus ojos y observa si están vidriosos. Observa si tiene hipersalivación y sus mucosas están de color rojo ¿Lo notas debil y descoordinado? Observa si vomita y si tiene diarrea. Si observas más de uno de estos síntomas, llama pronto a tu veterinario.

Que nunca les falte agua

En épocas de verano debes tomar el hábito de cambiar con más frecuencia el recipiente de agua de tu perro. Ellos beben más cantidades en momentos de mayor calor, pero también el agua se calienta más rápido. Si hace mucho calor, incluso puedes agregarle un par de cubos de hielo para que el agua mantenga una temperatura fresca y agradable.

Puedes modificar los horarios de alimentación

Es posible que tu perro no tenga muchas ganas de comer si hace mucho calor. Por eso, es un buen consejo buscar alimentarlos cuando la temperatura haya bajado. Puedes probar dándole su comida o bien temprano o por la noche. Además, con el calor la comida puede echarse a perder y dañar su estómago.

Cambia la rutina de paseos

Está claro que tu perro necesita pasear. No solo para ir al baño, sino que además necesita recrearse, caminar, correr, cansarse y gastar sus energías. Pero seguramente no esté muy animado - y tu tampoco - en horas donde el sol está muy fuerte. Por eso, en verano es preferible cambiar la rutina aunque te genere también un leve cambio en la tuya. Trata de hacerlo bien temprano o por la noche. Además, cuando la acera está muy caliente ellos también pueden lastimar sus patas. Prueba llevar agua fresca contigo por si lo notas sediento ¡así no le falta agua para beber!

Bañalo más seguido

Cómo cuidar a tus perros de un golpe de calor

Puedes aumentar la rutina de baños de tu perro, es recomendable hacerlo más frecuentemente y así también podrán refrescarse. ¡Eso sí!, ten los recaudos de secarlo para que la humedad no permita que crezcan hongos. Pregúntale a tu veterinario, además, si es recomendable cortarle el pelo. Quizás puedas hacerlo en la previa al verano, pero tampoco le quites todo su pelo. Su piel podría quedar desprotegida ante el sol y producirle quemaduras.

Y siempre, siempre que notes que sus hábitos cambian abruptamente, llama a su veterinario ¡Finalmente es uno más de tu familia! Y es lo que harías con cualquiera de ellos, ¿o no?

20200212 https://www.diariolibre.com

+ Leídas